Volver Noticias de Soria - SoriaNoticias.com
La Junta saca a información pública la declaración B.I.C. de la villa romana y necrópolis celtibérica de San Martín en Ucero

La Junta saca a información pública la declaración B.I.C. de la villa romana y necrópolis celtibérica de San Martín en Ucero

PROVINCIA
Actualizado 31/05/2014 19:08

La Junta saca a información pública la declaración como B.I.C. de la villa romana y necrópolis celtibérica de San Martín en Ucero.

La Consejería de Cultura y Turismo de la Junta de Castilla y León ha publicado, en la edición de hoy del Boletín Oficial de Castilla y León, la apertura de un periodo de información pública sobre el expediente de declaración de Bien de Interés Cultural, con categoría de Zona Arqueológica, de la villa romana y necrópolis celtibérica de San Martín, en Ucero (Soria).

El expediente de declaración se encuentra en tramitación y, en consideración al estado en que se encuentran las actuaciones y el alcance de las mismas y dando cumplimiento a lo establecido en el art. 10.2 de la Ley 12/2002, de 11 de julio, de Patrimonio Cultural de Castilla y León, se abre un periodo de información pública de un mes, durante el que cualquier persona puede alegar cuanto estime conveniente en orden a la declaración que se pretende.

El expediente estará expuesto de 9.00 a 14.00 horas en el Servicio de Protección del Patrimonio Histórico (Palacio del Licenciado Butrón, Plaza de Santa Brígida, s/n, Valladolid).

Descripción de la zona

La necrópolis prerromana y la villa romana de Ucero se localizan al noroeste de la provincia de Soria, en la zona de contacto entre la llanura aluvial del curso alto del Duero y las primeras estribaciones de los Montes Ibéricos, dentro del término municipal de Ucero.

El yacimiento consta de sucesivas áreas funcionales que abarcan una dilatada cronología, pues presenta restos esporádicos desde el Paleolítico Medio y se reconocen vestigios estructurales, tanto residenciales como funerarios, de época romana y medieval. El núcleo principal, mejor conocido gracias a las excavaciones arqueológicas efectuadas desde los años 80, se localiza en el sector sureste del pueblo, en la margen izquierda del río Ucero, a ambos lados de la carretera SO-920 a la altura del kilómetro 13,500.

Ocupa una zona llana con ligera pendiente hacia el este, delimitada al oeste por el río Ucero, al sur por el arroyo de Valdeavellano, al este por el límite de término con Valdeavellano de Ucero y al norte traspasa ligeramente la carretera SO-V-9110 que lo atraviesa en dirección este-oeste.

Las investigaciones arqueológicas han permitido identificar dos habitaciones correspondientes a la 'pars urbana' de un complejo vilicario tardorromano, que se extiende a ambos lados de la carretera SO-920, ocupando los parajes de San Martín y Pozo de Jaray.

Esta ocupación presenta una fase monumental datada en el siglo IV y principios del siglo V después de Cristo, a la que corresponden los mosaicos hallados de manera fortuita en 1887, y de los que tan sólo conocemos el dibujo de uno, representando a Belerofonte montado en Pegaso y huyendo de la quimera que, herida mortalmente por un dardo, se lanza contra él figurando la leyenda 'BELEROFONS / IN EQUO PEGASO / OCCIDIT / CIMERA.

Por otro lado destaca la presencia de una necrópolis de incineración celtibérica, mejor investigada y con una dilatada trayectoria comprendida entre finales del Primer Hierro y hasta entrada la Segunda Edad del Hierro (siglos V-III después de Cristo). Los ajuares funerarios recuperados consisten en las urnas cinerarias en cerámica conteniendo los restos cremados de los difuntos, así como armas metálicas ?espadas, lanzas, elementos de escudos? y restos de indumentaria ?tahalíes, fíbulas, joyas de plata, adornos de bronce?. Destaca el acompañamiento de restos de animales, probablemente consumidos en banquetes ceremoniales. Las tumbas se alojaron en una simple fosa, a menudo cubiertas por un túmulo de piedras y señaladas exteriormente mediante estelas.

Por último, ha de mencionarse la presencia de una necrópolis de inhumación medieval (siglos X-XII d.C.), probablemente ubicada en relación con los vestigios materiales de la villa tardorromana, consistente en sepulturas de lajas o empleando ataúdes de madera en simples fosas y sin ajuar.

En definitiva, la zona arqueológica comprende un complejo de ocupaciones sucesivas de muy distinta entidad, muy representativas del tipo de yacimientos constatados en la región. La necrópolis celtibérica ha proporcionado unos ajuares de extraordinaria calidad e importancia, recuperados a través de trabajos científicos. Por su parte, la villa romana se ha reconocido muy parcialmente, si bien la constatación de espléndidos pavimentos musivarios polícromos de tema mitológico indica la relevancia de la quinta aristocrática aquí ubicada en época tardorromana. Estas características muestran el alto valor cultural del patrimonio que alberga el lugar y justifican su declaración bajo la máxima categoría de protección legal.

Comentarios...