Volver Noticias de Soria - SoriaNoticias.com
Sólo Rubén Sanz corta una oreja en la primera de la Feria de San Juan

Sólo Rubén Sanz corta una oreja en la primera de la Feria de San Juan

SAN JUAN
Actualizado 25/06/2014 21:09

El torero soriano logró el trofeo en su primero, tercero de la tarde. Flojos toros en general los de Martínez Pedrés. Miguel Abellán toreo populista, Joselito Adame voluntarioso en su primero, se dejó escapar el quinto. El sexto toro fue devuelto al corral por inválido.

Miguel Abellán: Blanco y plata. Macareno , negro. 484 Kg. Media tendida y lateral. Dos descabellos. Pitos al toro y al torero. Macareno , castaño. 562 kg. Aviso. Dos pinchazos y cuatro descabellos.

Joselito Adame: Gris y oro. Domido negro mulato. 511 kg. Tendida y trasera, pitos al toro, aplausos al matador. Moro , negro. 560 kg. Dos descabellos.

Rubén Sanz: Nazareno. Caribello , negro mulato. 503 kg. Estocada arriba. Oreja. Soñador, negro. 557 Kg, devuelto al corral, cojo pata trasera derecha. Macareno, castaño. 509 kg. Estocada caída.

Toros de Martínez Pedrés, de Salamanca. Flojos, el quinto devuelto al corral. Sólo se salvó el tercero y el quinto.

Comenzó la feria taurina de San Juan en Soria con una solitaria oreja, la que logró el torero local Rubén Sanz en el tercero de la tarde. Previamente, Miguel Abellán no hizo nada en el primero, un toro, muy pitado, flojo que no gustó ni al público ni al torero. Abellán no se la jugó y con el pico de la muleta, con la mano arriba, dio algunos pases. No se podía bajar la mano o el toro se iba al suelo, como así pasó. El cuarto, segundo del madrileño fue un toro que dedicó Abellán a las peñas. Un toreo populista, conocedor de que, en fiestas, el aplauso más sonoro es el bullicioso y no el crítico. Pero se torea para todos, por lo que no es recomendable, para posteriores ocasiones si las hay, llevar el toro al tendido de las peñas, mirarlas, comenzar el brindis por ellas, y hacer desplantes para un aplauso fácil, cómodo y sin arriesgar. Hubiera tenido oreja sí, pero la espada se lo impidió.

Joselito Adame estuvo voluntarioso en su primero. Un toro que iba siempre con la manos por delante. El mexicano lo intentó con la muleta, pero poco a poco el de Martínez Pedrés se iba quedando corto al pasar. Estocada tendida y trasera, pitos para el animal, aplausos y saludo para el torero. Su segundo, se le fue. Había más toro, una pena. Adame no lo encontró, prueba de ello son los dos sustos que le dio el animal. En uno de ellos le rompió el traje, afortunadamente fue eso, susto. A la hora de matar, lo hizo recibiendo. El toro se arrancó y pese a ello, Adame dio una buena estocada, pero necesito en dos ocasiones el descabello. SIlencio.

Rubén Sanz. El soriano cortó la única oreja de la tarde. Se encontró cómodo. Lo recibió con unas buenas verónicas, y destacar el segundo par de banderillas de Alberto Berzosa. Rubén se fue gustando, y comenzó una serie de buenos pases, lentos, a los que le faltó un poco más de ligazón. A la hora de matar posiblemente dio la mejor estocada de su carrera, arriba, hasta la empuñadura. Oreja. El sexto toro era un inválido nada más salir. La afición comenzó a recriminar el estado del animal. La presidencia tardó, pero sacó el pañuelo verde. Sólo, el animal se fue a corrales. El sobrero fue capaz de derribar al picador 'Ramitos', de nuevo susto. Rubén, en los medios, dio un par de pases buenos, pero no como los del tercero. De nuevo aparecieron los fantasmas y a la segunda dio una estocada lateral, silencio.

El soriano logró el único trofeo de la tarde, una tarde, flojo, de entrada, media plaza, y de ganadería. Ahora, a esperar el Sábado Agés.

Comentarios...