Volver Noticias de Soria - SoriaNoticias.com
El escritor soriano César Ibañez premiado por el Ateneo Español de México
Compartir en Facebook
Compartir en Twitter
Compartir en WhatsApp

El escritor soriano César Ibañez premiado por el Ateneo Español de México

CAPITAL
Actualizado 23/07/2014 12:13
Compartir en Facebook
Compartir en Twitter
Compartir en WhatsApp

Su obra titulada 'Última voluntad' fue premiada en el XXII Certamen Literario Juana Santacruz.

César Ibañez fue premiado por el Ateneo de México en el XXII Certamen Literario Juana Santacruz por su obra 'Última voluntad'. El jurado tuvo en cuenta "la claridad narrativa, la concisión estilística y la fuerza del argumento". El premio del jurado coincide con el 75 aniversario de la llegada de los exiliados republicanos.

ÚLTIMA VOLUNTAD

César Ibáñez París

Todas las mañanas, a eso de las siete, sonaban andanadas de fusilería dentro del cuartel. Dos, tres y hasta cuatro. El descanso dominical hacía que todo pareciese más claro, casi cristalino.

Aquel martes, el sargento mandó formar al pelotón y que atasen el prisionero al poste.

?Tú, ¿quieres un pitillo?

?No. Quiero un último paso doble.

El sargento, que ya había echado mano al paquete de tabaco, se puso rígido como un perro de muestra.

? ¿Qué gilipollez es esa?

No hubo respuesta. En el pelotón, Pérez sacó tímidamente su armónica y dijo que se sabía un par de pasodobles. El sargento lo miró como si también lo fuera a fusilar a él.

? ¡Estupendo! ¿Algún voluntario para ser su pareja?

Gómez levantó un poco la mano.

? Llevó un año sin bailar, mi sargento. Y sé hacer de chica. Al fin y al cabo, es una última voluntad?

El sargento los mandó a todos a tomar por culo y se alejó a fumarse su cigarro de picadura. Desataron al prisionero. Sonó la armónica de Pérez. Bailaron.

Cuando al músico se le acabó el resuello, al sargento el cigarro y a los demás las risitas, todo volvió a la normalidad, como si la música hubiera abierto un boquete en el tiempo, un hueco sin balas ni cadáveres en el que fuera posible no buscar la muerte de nadie.

Lo malo es que los disparos de después no seguían el compás.

Comentarios...