Volver Noticias de Soria - SoriaNoticias.com
El agresor hondureño en Almazán pidió en una carta que cuidasen a su hija

El agresor hondureño en Almazán pidió en una carta que cuidasen a su hija

PROVINCIA
Actualizado 12/12/2014 16:11

Continúa el dispositivo de búsqueda de este hombre que ayer apuñalo a su ex compañera provocándole heridas de gravedad en el tórax. Los indicios apuntaban a que el riesgo de agresión era 'bajo'.

La Guardia Civil y la Policía Local de Almazán continúan la búsqueda del hondureño que en la tarde de ayer asestaba una decena de puñaladas a su ex pareja sentimental, con la que tiene una hija de cuatro años. El huido dejó una carta en la que pedía el cuidado de su hija.

Estos datos han sido desvelados esta mañana en la subelegación del Gobierno en Soria, donde María José Heredia, responsable del Gobierno en la provincia, ha confirmado que la víctima fue abordada en plena calle y tras ser atendida en el centro de salud de Almazán fue trasladada de urgencia a Soria, para ser intervenida quirúrgcamente durante un espacio de dos horas.

Durante esta jornada, la búsqueda del agresor se está intensificando y en la misma están tomando parte setenta agentes de la Benemérita, apoyados en el aire por un helicóptero llegado de Logroño. Las sospechas apuntan a que el hombre está en Almazán, si bien no se descarta que haya salido de la localidad y se encuentre escondido en localidades cercanas. Ayer mismo, una de las hipótesis que se barajaban centraban la presencia de éste en Motegaudo de las Vicarías, extremo este que no ha sido confirmado por fuentes oficiales.

En la rueda de prensa, Heredia ha significado que el agresor dejó un escrito en el que pedía el cuidado de su hija, de cuatro años de edad, fruto de una relación con la víctima y con la que ya no mantenía convivencia. Una intención que es interpretada de manera cautelar por los investigadores en dos sentidos: el suicidio o la huida.

Esta madrugada se ha dado con una furgoneta en la villa adnamantina, marca Ford Transit, de color blanco y con matrícula 1065 CVN, propiedad del agresor, con lo que el vehículo no fue utilizado para escapar tras la brutal agresión.

Riesgo 'bajo' de agresión

La subdelegada ha explicado también que tras la denuncia interpuesta por la agredida, -una ciudadana rumana cuya familia lleva años asentada en la propia villa adnamantina y en otras localidades sorianas-, la sentencia dictada por el Juzgado el pasado día 29 obligaba a que el ahora huido no pudiera acercarse a más de 200 metros de la joven. Si bien, el texto judicial tenía una característica "peculiar", ya que el agresor, de 32 años, trabajaba en un negocio local de distribución de bebidas y ella estaba empleada en un establecimiento de hostelería, sito en la calle Gran Vía. Por ello, en la sentencia se reconocía el hecho en el que ambos "tenían que concidir" por estas cuestiones laborales.

"El riesgo que se apreció fue calificado como bajo", ha significado la subdelegada, ya que las declaraciones efectuadas por la víctima así como la actitud del agresor no apuntaban a un desenlace como este. Unos parámetros que se aplican cuando hay por medio un delito de violencia de género. De hecho, Heredia ha indicado que precisamente la Guardia Civil efectuó sendas visitas de comprobación al lugar de trabajo de la víctima los días 6 y 8 de este mismo mes, sin que se diese ninguna anormalidad. Aún así, el pasado día 9, martes, los agentes acompañaron del trabajo al domicilio de la agredida de modo discreto. Este mismo día, el agresor mantuvo una conversación con agentes de la Benemérita en el propio cuartel adnamantino de la que tampoco se vislumbraba actitud violenta. En esta situación, en los últimos días, y de forma discreta, se aumentó la vigilancia durante la pasada semana sin que hubiera tampoco alteraciones.

Cabe señalar que tras la denuncia interpuesta, la joven decidió recoger sus enseres del domicilio que compartía con el agresor para instalarse en casa de sus familiares. La pareja llevaba siete años de convivencia sin que se cursaran denuncias hasta este mismo año.

Información

"Cualquier información vendrá bien". De este modo, el teniente coronel de la Comandacia de Soria, Andrés Velarde ha querido invitar a la sociedad a que ofrezca algún dato sobre el paradero del agresor, que como ya se ha reseñado, continúa en paradero desconocido. Un paradero cuyas sospechas se centran en Almazán, aunque el el oficial ha admitido que existen "varias hipótesis", resevando las pesquisas efectuadas para no alterar el curso de las mismas.

El mando también ha recalcado que la víctima, que se encuentra en la UCI, dispone de vigilancia así como su actual domicilio familiar y los hijos que el agresor tiene fruto de otras etapas sentimentales en la villa. De igual modo, los servicios sociales se ocupan de la atención de la niña de ambos.

Tanto el agresor como la víctima, esta de origen rumano, no disponen de la nacionalidad española, provienen de familias "con arraigo" en la provincia. Indicar también que la pareja no tenía vínculos legales de unión matrimonial o de hecho, y que al hombre se le imputa además un delito de quebrantamiento de condena.

Comentarios...