Volver Noticias de Soria - SoriaNoticias.com
A vueltas con la despoblación

A vueltas con la despoblación

OPINIóN
Actualizado 13/01/2015 19:56

La actividad económica y el consumo son prácticamente inexistentes en una provincia tan envejecida y con tan escasa población.

En los últimos meses han aparecido en el horizonte soriano dos actores interesados por protagonizar el drama que en los últimos sesenta años se lleva desarrollando en nuestra provincia. El título del drama no es otro que la despoblación, y los actores son, por un lado la Diputación Provincial con su presidente Antonio Pardo a la cabeza, y por otro una especie de Triple Entente formada por la patronales de Cuenca, Teruel y Soria.

El por qué de ese repentino interés en atajar la despoblación de nuestra tierra es evidente: su propia supervivencia está en juego. En el caso de la institución Provincial, parecen haber entendido lo que muchos llevamos pensando hace tiempo y es que en pocos años, Soria habrá dejado de existir como provincia, y llegado ese momento poco sentido tendrá una Diputación sin provincia a la que atender. Con respecto al empresariado soriano, de seguir esta dinámica, en pocos años no existirán ciudadanos a quien vender ni comprar nada. La actividad económica y el consumo son prácticamente inexistentes en una provincia tan envejecida y con tan escasa población.

Me parece muy interesante el nuevo camino que inician estos dos viejos actores. Ahora sólo hay que esperar que en lo sucesivo sus decisiones y posicionamientos sean coherentes con el nuevo camino que emprenden.

Porque a los diputados provinciales del PP, que son quienes gobiernan, hay que señalarles que no se lucha contra la despoblación practicando el caciquismo, ni persiguiendo trabajadores, ni privatizando y eliminando residencias de la tercera edad, ni precarizando las condiciones de los trabajadores, ni aplaudiendo cobardemente cierres de escuelas en el ámbito rural y en definitiva, ejecutando y tolerando políticas clientelistas que han conducido a nuestra provincia al estado en el que se encuentra.

Del empresariado soriano cabría esperar otro tanto. Y ojalá se consigan esos fondos europeos por los que luchan, pero esperemos que hayan aprendido que las inversiones públicas mal hechas son pan para hoy y poco más, que merecía la pena haberse pronunciado con rotundidad contra el dispendio de la CMA, que probablemente debieran hacer lo mismo contra el proyecto de la mina de Borobia, que dejará arrasada una zona en 20 años, y que debieran responder con contundencia ante las políticas de tierra quemada de la Junta cerrando centros médicos y escuelas rurales.

Esperemos eso. Que unos y otros hayan aprendido de errores pasados.

Comentarios...