Volver Noticias de Soria - SoriaNoticias.com
La Junta prevé un verano propicio para el crecimiento rápido de incendios
Compartir en Facebook
Compartir en Twitter
Compartir en WhatsApp

La Junta prevé un verano propicio para el crecimiento rápido de incendios

SORIA RURAL
Actualizado 19/06/2019 18:33
Compartir en Facebook
Compartir en Twitter
Compartir en WhatsApp

En los cinco primeros meses del año los conatos de fuego forestal aumentan, si bien desciende la media de superficie arbolada quemada.

A 31 de mayo de este año, el número de incendios en Castilla y León asciendió a 846, y el dato de conatos subió al 66 % –muy por encima de la media del decenio anterior que es del 55 % lo que supone 11 puntos más–.

En ello ha influido el despliegue del operativo y el incremento de meses de prestación de los helicópteros y sus cuadrillas helitransportadas durante estos meses y el fuerte incremento de meses de dotación de autobomba, en especial en León y Zamora. La superficie arbolada ha sido de 657 hectáreas, por debajo de la media del decenio que es de 720 hectáreas, y la superficie forestal ha sido de 4.728, también por debajo con una media de 5.449 hectáreas, en consonancia con el incremento del número de conatos.

El año hidrológico 2018-2019 es un año seco con poca precipitación, las precipitaciones están un 33% por debajo de la media y en zonas de montaña incluso por debajo del 50 % de lo normal y con periodos de temperaturas muy elevadas a principios de enero, gran parte de febrero y mayo. Por lo que ahora se inicia la época de Peligro alto, con una gran sequedad que provoca elevado riesgo, y el verano va a depender del comportamiento de la meteorología durante estos próximos meses, poco propicios a precipitaciones y sí a temperaturas elevadas.

Las perspectivas, según la Junta, son de un verano con baja humedad en el suelo y en el ambiente donde los incendios crecerán rápidamente. Con respecto a la vegetación, hay poco pasto y ello reducirá los incendios en dehesas sin embargo hay que tener precaución en las cosechas al bajar los peines de las cosechadoras, y en el medio forestal, el fuerte estrés hídrico de la vegetación leñosa la hacen propensa a arder y una vez comienza el fuego se propaga rápidamente ante la falta de humedad.

Comentarios...