Volver Noticias de Soria - SoriaNoticias.com
Carmelo Gómez se sienta en el Rincón de Soria Noticias
Compartir en Facebook
Compartir en Twitter
Compartir en WhatsApp

Carmelo Gómez se sienta en el Rincón de Soria Noticias

REPORTAJES
Actualizado 18/11/2019 08:47
Patxi Veramendi
Compartir en Facebook
Compartir en Twitter
Compartir en WhatsApp

En una de sus entrevistas más íntimas, el agricultor asegura que "no soporto las jeringuillas. Me pongo tenso solo de pensar en ellas”.

Pregunta: Cuando tiene una tarde libre, ¿A qué le gusta dedicarla?

Respuesta: Que es eso de una tarde libre... Si pillo una, la dedico a estar en casa, a descansar.

P: ¿Libro o película, qué prefiere? ¿Cuál es el último libro que ha leído o película que ha visto?

R: Depende del libro o la película. Cuando paso por el escaparate de alguna librería, y me llama la atención un título por algo especial, lo compro. Uno de los últimos, una enciclopedia sobre tractores y camiones.

P: ¿Qué música pone cuando se ducha? ¿Canta?

R: No pongo música, y tampoco canto. Hasta espantaría a las nubes, y hace falta que llueva.

P: ¿Una palabra favorita?

R: Amistad y lealtad. Son muy importantes.

P: ¿Le gustan los animales? ¿Cuál es su favorito?

R: Sí. Mi favorito es el perro, tengo tres mastines preciosos, que se llaman Mimosa y Arisca, y un macho que se llama Thor.

P: Si pudiera viajar en el tiempo, donde iría, al pasado o al futuro? A dónde y por qué.

R: El pasado ya pasó. Me quedo en el presente, que es lo que me preocupa, y donde estamos, en Soria. No la cambiaría por nada. He estado en muchos sitios por trabajo, y me quedo en Soria, con sus virtudes y sus defectos.

P: ¿Cómo era en el colegio?

R: Revoltoso. Mal estudiante. Estuve internado en Escolapios desde los 9 años, e iba a casa, a Torreandaluz, cada tres meses. Fue un golpe muy duro abandonar el pueblo, cuando en la escuela estábamos 14 niños.

P: Recuerda a algún profesor, de manera especial? ¿Por qué?

R: Al ‘Huevo’, al padre Félix, porque nos llevaba firmes.

P: Un poco más mayor...¿Era muy fiestero?

R: Mucho. Recorría las verbenas de todos los pueblos. Era el ocio que teníamos en los pueblos. Y entonces las fiestas se espaciaban más en el tiempo, no como ahora que se concentran en agosto. Antes empezabas en San Gervasio, en junio, y terminabas en octubre, en El Pilar.

P: ¿Quién o quiénes han influido más en tu forma de ser?

R: Mis padres, que me transmitieron la importancia de la honradez en la vida; y la educación de los Escolapios, donde, a pesar de todas las cosas, nos enseñaron unos buenos valores.

P: ¿Y qué no le enseñó nadie, y tuvo que aprenderlo a base de palos?

R: La paciencia y la esperanza. La experiencia vivida con el grave accidente que sufrió mi hijo fue tremendamente dura, y no había otra cosa que la paciencia y la esperanza.

P: ¿Cuál es el mayor fracaso de su vida?

R: No lo sé. Siempre hay cosas que nos salen bien y mal. Pero lo que no sale bien no se puede considerar un fracaso. Sirven para aprender, para seguir adelante y mejorar.

P: Dígame algo que no soporte.

R: Las agujas de las jeringuillas. ¡Buff! No puedo con ellas, es imposible. Pánico es poco, lo siguiente... No puedo hacerme analíticas... Ya me estoy poniendo tenso solo con hablar.

P: En qué rincón de la provincia le gusta perderse. ¿Por qué?

R: El Cañón del Río Lobos, cuando no hay gente.

P: ¿Cuál es su momento favorito del año, el más especial?

R: Cuando recojo la cosecha. Es un momento tremendamente emocionante y de tensión para un agricultor, unos días muy protocolarios en los que se recoge el fruto del trabajo de todo el año.

Comentarios...