Volver Noticias de Soria - SoriaNoticias.com
Sorianos de primera
Compartir en Facebook
Compartir en Twitter
Compartir en WhatsApp

Sorianos de primera

REPORTAJES
Actualizado 04/01/2020 14:51
Encarna Muñoz
Compartir en Facebook
Compartir en Twitter
Compartir en WhatsApp

Las cifras demuestran que tener un bebé en Soria es un acto de ‘valientes’. La sangría poblacional cada vez es mayor y en el pasado 2019 murieron dos personas por cada nuevo niño. Por este motivo homenajeamos a unas madres que, además, comparten algo especial, sus niños son los primeros de sus respectivos años, todo un regalo.

Un nacimiento siempre es una buena noticia pero, si este tiene lugar en Soria, la alegría llega por partida doble pues en esta provincia cada bebé se cuenta individualmente y es un regalo contra la sangría poblacional.

Aunque los últimos datos del Instituto Nacional de Estadística (INE) dejan un total de 88.636 vecinos en la provincia (36 más que en 2018, la única provincia de la región que no pierde población) y en términos relativos Soria no tiene la tasa bruta de natalidad más baja del país, esta es reducida con 6,78 nacimientos por cada mil habitantes. Burgos con 6,62, Ávila con 6,15 o Zamora con 5,13 son algunas con una tasa inferior a la soriana.

A pesar de esto, las últimas cifras publicadas por la Consejería de Sanidad (de enero de 2019) muestran que en el Complejo Hospitalario de Soria nacen al día 1,48 niños al día, la cifra más baja de todas las capitales de provincia en la Comunidad. Además, volviendo al INE, Soria registra dos muertes por cada nuevo niño.

Valientes

Los números no engañan y reflejan que ser madre en Soria debe suponer salvar algún obstáculo más que en otros puntos de la geografía nacional. El famoso cheque bebé de la Diputación Provincial no ha demostrado su eficacia y las ayudas estatales no parecen suficientes. Aún así, quedan valientes que salvan las estadísticas.

Sonia Aranda y Sara Roncal son dos de ellas. Sonia tiene dos hijos y Sara está a días de traer al mundo al que será su primero. Además, son especiales: Sonia es la madre de Enzo, primer soriano de 2017 y Sara será mamá de Alanna, quizá el primer bebé de este 2020.

Enzo, el primero de 2017

Enzo Terrazas Aranda está a punto de cumplir tres años y crece entre juegos y riñas con su hermano mayor ajeno a que la casualidad quiso convertirte en un niño mediático. Él fue el primer niño soriano del año 2017 pero, al contrario de lo que suele suceder, se hizo de rogar y las 66 horas que esperó desde el comienzo del año hicieron que fuese también en el último en llegar al mundo de todas las provincias españolas.

Su madre, Sonia Aranda recuerda esos momentos como si no hubiese pasado el tiempo: “ya había salido de cuentas, el día 2 fui a regañadientes a tomar un chocolate caliente porque me dijeron que el azúcar ayudaba y funcionó. Después de 6 horas ingresada él quiso ser el primero. Fue muy emocionante porque en la habitación de al lado escuchaba a otra mamá que estaba también a punto de dar a luz”.

Las horas posteriores acaban siendo inolvidables a pesar de los inconvenientes pues “nada más nacer me preguntaron si podía pasar la prensa y tuve que decir que no. Estaba agotada”, confiesa Sonia. “Después te das cuenta de que es algo bonito aunque los que más lo disfrutan son los familiares porque les permite presumir de nieto y sobrino”. El título resulta ser meramente honorífico: “pensaba que regalaban algo, no fue el caso”, bromea Sonia. Aún así, el pequeño siempre será especial.

Alanna, de los primeros de 2020

Alanna Casado Roncal será si no el primero, uno de los primeros bebés sorianos de 2020. (Este reportaje se hizo antes de conocer que Pablo ha sido el primer soriano de 2020). Su madre, Sara Roncal, sale de cuentas el 6 de enero pero todo apunta a que esta niña tiene ganas de empezar a dar guerra. “Estuve ingresada con aviso de parto prematuro”, señala, para añadir que después de esos días “tengo muchísimas ganas”.

Sara Roncal será madre con 26 años y en su cara se dejan ver toda la ilusión y los nervios típicos de primeriza. “Prefiero no pensar en lo que está por venir, me gusta dejar que las cosas pasen. Sé que voy a estar en buenas manos”, confiesa. Eso sí, no puede obviar que su niña, ella y su pareja podrían recibir en esos momentos mucha más atención de la que acostumbran. “Lo reconozco, me haría ilusión que fuese la primera aunque no me gusta nada que me hagan fotos. Lo mío es hacerlas no recibirlas”, señala esta fotógrafa que intenta evitar los flashes.

De momento, la espera es llevadera, “lo peor es la ropa, la tripa se hizo enorme de repente”, confiesa entre risas. Está tranquila, “tengo todo preparado: ropa, cunita y habitación. Eso sí, es azul, me encanta sorprender a las visitas”, afirma. El embarazo ha sido redondo y el 2020 será sorprendente. Alanna, que según el significado de su nombre está llamada a ser bella y brillante, dará todas las alegrías,a su familia y quizás también haga historia en Soria.

Comentarios...