Volver Noticias de Soria - SoriaNoticias.com
Lograr la igualdad, una tarea de todos
Compartir en Facebook
Compartir en Twitter
Compartir en WhatsApp

Lograr la igualdad, una tarea de todos

REPORTAJES
Actualizado 07/03/2020 10:48
Patxi Veramendi
Compartir en Facebook
Compartir en Twitter
Compartir en WhatsApp

La celebración del Día Internacional de la Mujer (8M) propicia la reflexión sobre la igualdad real del hombre y de la mujer. Soria Noticias trae las opiniones de tres mujeres y un hombre, sobre lo que significa este día tan emblemático: Mª Ángeles Fernández, Cristina Ochagavía, Sara López y Eder García.

Son personas de ámbitos profesionales e ideológicos diferentes, pero las cuatro coinciden en remarcar que la igualdad real del hombre y de la mujer, en la sociedad, todavía es una tarea pendiente, y que conseguirlo es responsabilidad de todos, seamos hombres o mujeres. Asimismo, las cuatro encuentran en la educación de los niños y de los jóvenes, una herramienta esencial para avanzar en esa igualdad.

Soria Noticias ha recabado una reflexión sobre la lucha de la igualdad del hombre y de la mujer, coincidiendo con la celebración del Día Internacional de la Mujer (8M), a Mª Ángeles Fernández, directora general de FOES; Cristina Ochagavía, representante de CC.OO.; Sara López, secretaria municipal; y Eder García, concejal del Ayuntamiento de Soria y miembro de la Ejecutiva Provincial del PSOE.

Eder García -la opinión masculina de este reportaje- no duda en reconocer que vivimos en una cultura “esencialmente machista”. Considera que los hombres tenemos un papel importante de acompañamiento y de apoyo a la mujer, para el que resulta imprescindible que nos desprendamos de los privilegios de los que disfrutamos, pero también de todas aquellas barreras que el modelo tóxico y único de masculinidad nos impone”.

Tanto Mª Ángeles Fernández como Sara López, ponen un acento especial en la educación que hay que hacer en la familia, para que los más pequeños hagan suyos los valores de igualdad entre el hombre y la mujer.

La despoblación, el envejecimiento y el medio rural aportan una singularidad a la desigualdad del hombre y de la mujer en la provincia de Soria. Así lo cree Eder García, porque son elementos que han propiciado un modelo social más machista y represivo para las mujeres, que han tenido menos reconocimiento social y patrimonial. También Sara López entiende que “la distancia entre hombres y mujeres se puede ensanchar en el medio rural”.

Aunque los cuatro opinantes valoran que la celebración del 8 de marzo debe ser un día de reivindicación de toda la sociedad, Ochagavía y García acusan a la derecha y, especialmente, a la ultraderecha de utilizar este día, mientras “ataca” los derechos de las mujeres, suprimiendo recursos de apoyo a las víctimas de violencia de género.

A Mª Ángeles Fernández le molesta que haya grupos que pretendan apoderarse ideológicamente del 8M, y piensa que nunca debe usarse como arma arrojadiza entre partidos políticos, entre hombres y mujeres, o entre las propias mujeres.

Marian Fernández (FOES): "Esto solo se cambia con la educación".

La igualdad entre el hombre y la mujer existe por ley, si bien culturalmente y de facto eso no es así. Cuando una mujer es brillante profesionalmente, se dice que intimida. El hombre es un triunfador. Afortunadamente, la cultura y la sociedad evolucionan y los tópicos de hoy no son los mismos que sufrían nuestras abuelas e, indudablemente, esto solo se cambia con la educación desde la infancia hacia niños y niñas. Educación en el colegio, pero sobre todo educación en casa, porque no olvidemos que el ser humano aprende por imitación, tanto del padre como de la madre. La ley no permite una diferenciación salarial por sexos, si bien son las mujeres las que renuncian a una parte de su jornada laboral, o a toda, para cuidar de sus hijos; además existen profesiones feminizadas y otras masculinizadas, y ello da lugar a esa “brecha salarial”.

Cristina Ochagavía (CC.OO): "Se logrará legislando y desde la educación".

Tomar conciencia de la situación de desigualdad que padece la mitad de la población mundial es el primer paso. Sin este cambio no puede darse un cambio social que ponga en tela de juicio y modifique, de raíz, una estructura patriarcal sobre la que se sujetan las sociedades, y que ha perpetuado, de manera intencionada, las desigualdades entre hombres y mujeres. Y en esta lucha, tenemos que estar todas y todos, trabajando desde todos los terrenos, pero especialmente desde la política, legislando, sin complejos y, sobre todo, desde la educación. La brecha salarial entre hombres y mujeres existe, claro que existe. La igualdad retributiva es un derecho pendiente en nuestro país, y una reclamación que desde el movimiento sindical llevamos siglos reclamando. Percibimos un salario medio menor que los hombres.

Sara López (militante de VOX): "Esencial, la educación intrafamiliar"

Hay que persistir para conseguir la conciliación de la vida personal, familiar y profesional; y es esencial la educación, intrafamiliar, donde hay que trabajar, fundamentalmente en nuestros jóvenes, para ir conquistando terreno en la igualdad entre el hombre y la mujer. Respecto a la brecha salarial, es cierto que existe, no hay que obviar la realidad. Pero no es menos cierto que es un campo que se va conquistando. Las mujeres tenemos que seguir reivindicando nuestro espacio en la sociedad. Es verdad que todavía persisten situaciones de desequilibrio en el ámbito laboral, pero recalco que esta situación se puede dar más en el mundo de la empresa privada que en la administración. Pero no me gusta la ley de cuotas, las mujeres debemos ocupar puestos por méritos propios, no por figurar, porque esto nos degrada todavía más frente al grupo.

Eder García (concejal del PSOE): "Esencialmente, nuestra cultura es machista".

En primer lugar, es fundamental que nos replanteemos todo lo que asumimos como normal desde la perspectiva de género. Nuestra cultura es esencialmente machista, producto de siglos de un modelo en el que el varón prevalece. Por eso mismo todavía hay gente que, a pesar de los datos, sigue teniendo dudas sobre si existe brecha salarial. Esas personas piensan que es ‘natural’ que la mujer sea la que se haga responsable de las labores de cuidado, por poner un ejemplo, una de las causas fundamentales que frustran la promoción y la carrera profesional de las mujeres. Todavía está asentado en la mente de muchas personas que el hombre que trabaja muchas horas o viaja a costa de compartir tiempo con su familia es un triunfador, frente a la visión de ‘mala madre’ que suscita ese mismo comportamiento en una mujer.

RESPUESTAS COMPLETAS DE Mª ANGELES FERNÁNDEZ

1. ¿Qué reflexión personal o valoración hace sobre lo que representa la celebración del Día de la Mujer Trabajadora (8M)?

Es una realidad que las mujeres a pesar de haber contribuido al 50% a construir el mundo, hemos permanecido en la sombra no sólo para la sociedad, sino también para la historia en mayúsculas y para la historia del día a día. Celebraciones como el 8M han sido importantes para visibilizar el papel de las mujeres, y hoy en día lo siguen siendo, ya que contribuyen al empoderamiento femenino. Dicho esto, como mujer me molesta sobremanera que haya grupos que pretenden apoderarse ideológicamente de esta celebración, que victimicen a la mujer o que utilicen al colectivo para sacar rédito electoral o personal, por exceso o por defecto. El día 8 de marzo debiera ser positivo, constructivo, pero nunca una celebración que se manipule, que se utilice como arma arrojadiza entre partidos políticos, entre hombres y mujeres o entre las propias mujeres. Yo entiendo, defiendo y practico la igualdad, 24 horas al día, 365 días al año. Y así es como la entiendo para el resto de mujeres y hombres, como una constante en nuestras vidas, en lo personal y en lo profesional. La igualdad debe entenderse como una responsabilidad de toda la sociedad, de las empresas, de los trabajadores, de los padres, de las madres, y de los hombres y mujeres en cada momento de su vida. Para mí, el 8M debería dar un paso hacia adelante, y poner en valor no sólo la igualdad, sino también la corresponsabilidad en el ámbito personal y familiar... Ése debiera ser el logro del 8M en el siglo XXI.

2- ¿Qué hay que hacer para lograr la igualdad de la mujer y el hombre, en qué hay que avanzar? ¿Existe una brecha salarial entre el hombre y la mujer?

La igualdad entre hombre y mujer existe por ley, si bien culturalmente y de facto eso no es así. Cuando una mujer es brillante profesionalmente, se dice que intimida. El hombre es un triunfador. Si levantamos la voz, se nos tacha de histéricas. Los hombres tienen carácter. Si vamos a la moda, somos frívolas; los hombres, elegantes. Si tenemos las ideas claras, nos llaman inflexibles. Ellos, líderes. Si nos dedicamos a cuidar de nuestros hijos somos unas mantenidas, y aun hoy, si los dejamos en la guardería a una edad muy temprana, se nos recrimina… ¿Ellos…? Afortunadamente, la cultura y la sociedad evolucionan y los tópicos de hoy, no son los mismos que sufrían nuestras abuelas, e indudablemente, esto sólo se cambia con la educación desde la infancia hacia niñas y niños. Educación en el colegio, pero sobre todo educación en casa, porque no olvidemos que el ser humano aprende por imitación, tanto del padre como de la madre.

La ley no permite una diferenciación salarial por sexos, si bien son las mujeres las que renuncian a una parte de su jornada laboral, o a toda para cuidar de sus hijos; además, existen profesiones feminizadas y otras masculinizadas, y ello da lugar a esa brecha salarial. Las mujeres ocupan mayoritariamente profesiones de áreas relacionadas con la administración y con las ramas sanitarias, que están peor remuneradas que las profesiones técnicas, mayoritariamente ocupadas por hombres; ello ocurre porque las niñas no tienen mujeres referentes en profesiones técnicas en las que reflejarse. Afortunadamente, la sensibilización de la sociedad en este tema es cada vez mayor, y cada vez hay más iniciativas que buscan inspirar y motivar a las nuevas generaciones para desechar de una vez por todas los estereotipos de género, en cuanto a profesiones se refiere.

3- ¿Cree que se está utilizando el simbolismo de esta fecha del 8M de manera interesada, por ciertos sectores, cuando es algo de toda la sociedad? ¿Por qué?

A nadie se le escapa que vivimos una época de extremos, en la que o eres blanco o eres negro, y en la que no tienen cabida tonalidades intermedias. Ello viene derivado, en cierta manera, del hecho de que las redes sociales nos obligan a condensar nuestra opinión en un tweet de 280 caracteres, por lo que si una persona se dice feminista, hay quienes la catalogan como feminazi; si no se declara abiertamente feminista, entonces ya se le puede considerar machista, y acto seguido corre el riesgo de que le tachen de ser insensible con la violencia de género…¡Y esto es terrible!, porque por mucho que nos empeñemos, las cosas no son tan simples, y un tema como la igualdad de género debería tratarse con mucha mayor profundidad y desde la responsabilidad. Y todos sabemos que cuando cuestiones trascendentales se tratan desde la superficialidad, es muy fácil hacer bandera con ellas...

4- En Soria, la desigualdad o el camino para conseguir la igualdad, ¿tiene alguna singularidad especial que la diferencia?

No, para nada. Soria está en España, en Europa y en el mundo, y la cultura de la igualdad nos llega a todos de la misma manera. Insisto en que la educación es esencial, y en la provincia de Soria contamos con excelentes profesionales implicados, desde la infancia, con la igualdad y con la corresponsabilidad.

RESPUESTAS COMPLETAS DE CRISTINA OCHAGAVÍA

1. ¿Qué reflexión personal o valoración hace sobre lo que representa la celebración del Día de la Mujer Trabajadora (8M)?

El 8 de marzo, Día Internacional de la Mujer, es -sin ninguna duda- un día de reivindicación, de movilización y, sobre todo, es un día de confluencia civil y social en el que nos toca denunciar lo que hacemos el resto de los días, cada una desde sus espacios. No dejo de emocionarme todos los 8 de marzo pensando en aquellas que nos abrieron el camino, nuestras madres, nuestras abuelas…Es un día de reflexión sobre el camino andado, valorando los avances conseguidos, pero sin perder de vista que todavía queda mucho por hacer. Tanto, que no hay espacio suficiente en estas líneas para visibilizar las discriminaciones y la violencia que sufrimos las mujeres en todos los ámbitos de nuestras vidas, y en todos los rincones del planeta; y como no, en el plano laboral, en el que siguen persistiendo los mismos problemas para nosotras: mayor precariedad laboral, más paro, más inactividad, brecha salarial, brecha en las pensiones, etc.

2- ¿Qué hay que hacer para lograr la igualdad de la mujer y el hombre, en qué hay que avanzar? ¿Existe una brecha salarial entre el hombre y la mujer?

Tomar conciencia de la situación de desigualdad que padece la mitad de la población mundial es el primer paso. Sin este cambio no puede darse un cambio social que ponga en tela de juicio y modifique, de raíz, una estructura patriarcal sobre la que se sujetan las sociedades y que ha perpetuado, de manera intencionada, las desigualdades entre hombres y mujeres. Y en esta lucha, tenemos que estar todas y todos, trabajando desde todos los terrenos, pero especialmente desde la política, legislando, sin complejos y sobre todo desde la educación.

La brecha salarial entre hombres y mujeres existe, claro que existe. La igualdad retributiva es un derecho pendiente en nuestro país y una reclamación que, desde el movimiento sindical, llevamos siglos reclamando. Percibimos un salario medio menor que los hombres por realizar un trabajo similar. Ahí están los diferentes estudios de organismos que lo confirman, como la Encuesta anual de Estructural Salarial del INE. Y derivado también de una inserción laboral realizada en peores condiciones que la de nuestros compañeros varones, en las que soportamos más temporalidad, más parcialidad y mayores tasas de inactividad, vemos como eso repercute directamente en nuestra protección social, por lo que somos más pobres.

3- ¿Cree que se está utilizando el simbolismo de esta fecha del 8M de manera interesada, por ciertos sectores, cuando es algo de toda la sociedad? ¿Por qué?

El trabajo que desde el feminismo se viene desarrollando a favor de la igualdad real entre mujeres y hombres no se limita a una fecha, ni a un día, sino que tiene un extenso recorrido. El 8M, ya lo he dicho, es un día de reivindicación y de unión de toda la sociedad, que defendemos, desde valores democráticos, la defensa de la igualdad frente a las posiciones de una ultraderecha que ataca sistemáticamente los derechos de las mujeres, sobre todo de las más vulnerables, eliminando recursos de apoyo a las mujeres víctimas de la violencia machista, allá donde gobierna. Ante este posicionamiento, no puede haber caminos intermedios: no se puede defender la democracia, apoyando posicionamientos que vulneran los derechos de las mujeres.

4- En Soria, la desigualdad o el camino para conseguir la igualdad, ¿tiene alguna singularidad especial que la diferencia?

La singularidad de Soria viene determinada, en general, por lo que ya todo el mundo conoce, y es la situación de despoblación y envejecimiento, que afecta directamente a toda su estructura social y, obviamente, al empleo también. En los datos sobre brecha salarial en Soria, comprobamos que somos la provincia con el menor porcentaje. Sin embargo, la segregación profesional hace que sigamos cobrando 3.000 euros menos que nuestros compañeros, por lo que comprobamos que la desigualdad es patente, y es un problema que persiste y es de carácter internacional.

RESPUESTAS COMPLETAS DE SARA LÓPEZ

1. ¿Qué reflexión personal o valoración hace sobre lo que representa la celebración del Día de la Mujer Trabajadora (8M)?

Tenemos que seguir reivindicando nuestro espacio en la sociedad. Es verdad que, todavía, persisten situaciones de desequilibrio en el ámbito laboral, pero recalco que esta situación se puede dar más en el mundo de la empresa que en la administración, porque si analizamos el porcentaje de notarios, registradores, abogados del estado, funcionarios de alto nivel, hasta incluso en mi profesión, etc, somos las mujeres las que destacamos. Pero, en todo caso, entiendo que tenemos que seguir trabajando, y este es un día para reivindicar que avancemos en igualdad entre mujeres y hombres.

2- ¿Qué hay que hacer para lograr la igualdad de la mujer y el hombre, en qué hay que avanzar? ¿Existe una brecha salarial entre el hombre y la mujer?

Hay que persistir para conseguir la conciliación de la vida personal, familiar y profesional; y, sobretodo, es en la educación, intrafamiliar, donde hay que trabajar, fundamentalmente con nuestros jóvenes, para ir conquistando terreno.

Respecto a la brecha salarial, es cierto que existe, no hay que obviar la realidad. Pero no es menos cierto que es un campo que se va conquistando.

3- ¿Cree que se está utilizando el simbolismo de esta fecha del 8M de manera interesada, por ciertos sectores, cuando es algo de toda la sociedad? ¿Por qué?

Como he dicho en la primera respuesta, es importante tener un día para reivindicar nuestra situación: mujer trabajadora, fuera de casa pero también dentro, asumimos un rol que es muy difícil sustituir. Si hay intereses extraños o ajenos e interesados, hay que sacarlos a la luz, acabar con ellos. Efectivamente, la igualdad es responsabilidad de hombres y mujeres, no de partidos políticos, ni de determinadas organizaciones. Pero no me gusta la Ley de Cuotas, la mujer debemos ocupar puestos por méritos propios, no por figurar, porque esto nos degrada todavía más, frente al grupo.

4- En Soria, la desigualdad o el camino para conseguir la igualdad, ¿tiene alguna singularidad especial que la diferencia?

Soria no es distinto a otros lugares, sólo que en zonas que se van despoblando, la distancia entre mujeres y hombres se puede ensanchar, fundamentalmente por las diferencias en la edad.

RESPUESTAS COMPLETAS DE EDER GARCÍA

1. ¿Qué reflexión personal o valoración hace sobre lo que representa la celebración del Día de la Mujer Trabajadora (8M)?

El 8 de marzo es una fecha para visibilizar con especial fuerza la lucha de las mujeres por sus derechos. De todas las mujeres: las que trabajan y las que no, de las niñas y las abuelas, las solteras y casadas, de nuestras vecinas sorianas y de aquellas que vienen países en las que son sujetos de tercera, también de las mujeres migrantes y las víctimas de trata y prostitución, de las mujeres trans o las lesbianas.

En definitiva, el 8M es un grito para llamar a la lucha por la igualdad real y efectiva de todas las mujeres con respecto a los hombres, sin importar su origen, nivel económico, edad o ideología. El movimiento feminista trabaja incluso por aquellas que reniegan del mismo, víctimas del machismo que, en mayor o menor medida, nos impregna a todos y todas.

En esta lucha, los hombres tenemos un papel importante de acompañamiento y de apoyo, para el que resulta imprescindible que nos desprendamos de los privilegios de los que disfrutamos, pero también de todas aquellas barreras que el modelo tóxico y único de masculinidad nos impone.

2- ¿Qué hay que hacer para lograr la igualdad de la mujer y el hombre, en qué hay que avanzar? ¿Existe una brecha salarial entre el hombre y la mujer?

En primer lugar, es fundamental que nos replanteemos todo lo que asumimos como normal desde la perspectiva de género. Nuestra cultura es fundamentalmente machista, producto de siglos de un modelo en el que el varón prevalece. Por eso mismo todavía hay gente que, a pesar de los datos, sigue teniendo dudas sobre si existe brecha salarial. Esas personas piensan que es ‘natural’ que la mujer sea la que se haga responsable de las labores de cuidado, por poner un ejemplo, una de las causas fundamentales que frustran la promoción y la carrera profesional de las mujeres.

Todavía está asentado en la mente de muchas personas que el hombre que trabaja muchas horas o viaja a costa de compartir tiempo con su familia es un triunfador, frente a la visión de ‘mala madre’ que suscita ese mismo comportamiento en una mujer.

3- ¿Cree que se está utilizando el simbolismo de esta fecha del 8M de manera interesada, por ciertos sectores, cuando es algo de toda la sociedad? ¿Por qué?

En primer lugar, es fundamental que nos replanteemos todo lo que asumimos como normal desde la perspectiva de género. Nuestra cultura es fundamentalmente machista, producto de siglos de un modelo en el que el varón prevalece. Por eso mismo todavía hay gente que, a pesar de los datos, sigue teniendo dudas sobre si existe brecha salarial. Esas personas piensan que es ‘natural’ que la mujer sea la que se haga responsable de las labores de cuidado, por poner un ejemplo, una de las causas fundamentales que frustran la promoción y la carrera profesional de las mujeres.

Todavía está asentado en la mente de muchas personas que el hombre que trabaja muchas horas o viaja a costa de compartir tiempo con su familia es un triunfador, frente a la visión de ‘mala madre’ que suscita ese mismo comportamiento en una mujer.

4- En Soria, la desigualdad o el camino para conseguir la igualdad, ¿tiene alguna singularidad especial que la diferencia?

Es evidente que contamos con una población especialmente envejecida, que ha convivido durante décadas con un modelo profundamente machista y represivo, para las mujeres que no ha tenido una contestación más visible y fuerte hasta fechas muy próximas.

Además, en el medio rural vemos como el trabajo que las mujeres han venido desarrollando dentro y fuera de las casas no tiene ningún reconocimiento ni social ni patrimonial, generando situaciones de dependencia y desprotección en edades avanzadas.

Finalmente, en Soria tenemos que avanzar mucho en materia de violencia de género. La pequeña dimensión de nuestra ciudad y nuestros pueblos viene siendo una lacra en materia de lucha contra la violencia de género, debido a la estigmatización social de la víctima y la falta de alternativas que le generen independencia. Tenemos la obligación de cambiar radicalmente esta desventaja en una oportunidad: las redes sociales de proximidad tienen que ser una herramienta de detección de situaciones de todo tipo de violencia hacia las mujeres, además de apoyo a las víctimas. La violencia de género no es una cuestión privada de la pareja. Si no actúas contra ella eres cómplice.

Comentarios...