Volver Noticias de Soria - SoriaNoticias.com
Tipos de conductores y diferentes actitudes al volante

Tipos de conductores y diferentes actitudes al volante

ESPECIALES
Actualizado 24/03/2020 09:46

Conducir es una actividad que siempre requiere gran atención, tranquilidad y concentración. Aunque el conductor tenga mucha práctica y experiencia, siempre su actitud y estado de ánimo son fundamentales para concentrarse al volante y garantizar una conducción segura.

Mantener siempre una conducción responsable suele ser la actitud habitual de la mayoría de los conductores. Normalmente hay que respetar las normas de circulación de tráfico en todo momento y no arriesgar nunca la seguridad de los otros conductores. También debemos llevar un calzado adecuado, no conducir bajo los efectos del alcohol o las drogas y por ejemplo, gafas de repuesto si tenemos problemas de vista. Aún así en ocasiones, podemos tener algún problema al volante y debemos contar con un seguro como el de Verti para protegernos ante cualquier contingencia.

Hay que tener en cuenta que muchos accidentes de tráfico pueden deberse a la personalidad y el estado de ánimo del conductor. Por ejemplo, los conductores inmaduros, los que suelen mantener actitudes de riesgo constantes al volante o los que se muestran demasiado imprudentes pueden sufrir más contratiempos. También se debe evitar la conducción si se está tomando alguna medicación pueda tener efectos secundarios que afecten a la conducción. Incluso deben tener cuidado los que están sufriendo en ese momento ansiedad o depresión.

Actitudes irresponsables de los conductores

Conducir con una actitud responsable debe ser siempre una obligación del conductor. Por ejemplo, conducir con niños sentados en el asiento delantero, hablar durante el trayecto o fumar dentro del coche puede considerarse situaciones que denotan una actitud irresponsable del conductor.

Se puede decir que un conductor mantiene una actitud agresiva cuando por ejemplo, participa en carreras en las vías públicas, realiza cambios bruscos en la velocidad o adelanta a otros vehículos sin mantener la distancia de seguridad. Estas actitudes suelen además desembocar en multas, pérdida de puntos e incluso delitos graves. Incluso hay conductores que conducen de forma incorrecta. Por ejemplo, circulan por un carril inadecuado, no ceden el paso o no atienden a las señales.

Hay conductores también que tienen una actitud descortés en la conducción y por ejemplo, suelen no indicar debidamente los giros, no dejan pasar a los peatones en los pasos de cebra, realizan detenciones y adelantamientos bruscos e incluso no encienden las luces durante la noche. Este tipo actitud además de peligrosa es bastante desconsiderada hacia los demás conductores.

Otros conductores peligrosos son los que tienen una actitud entorpecedora. Por ejemplo, conductores con más de setenta años que van muy lentos y además no dejan pasar a otros conductores propiciando con esta actitud atascos de tráfico. En la mayoría de las ocasiones, esta actitud se debe a la falta de reflejos de estos conductores debido a la edad u otras enfermedades. Pero también en todas las ciudades podemos encontrar los típicos conductores de cualquier edad que tienen esa actitud de ir de paseo por las ciudades y las carreteras. Una actitud prudente en días de lluvia o niebla con escasa visibilidad pero desesperante si es una carretera normal.

También hay conductores que se comportan de forma prepotente y no suelen dar preferencia de paso o van una velocidad más rápida de lo normal. Incluso pueden no utilizar los espejos retrovisores o dificultar las maniobras cuando alguien está intentando aparcar.

Por último, hay que tener en cuenta que algunos conductores se muestran agresivos al volante y esa es una de las causas más importantes de los accidentes de tráfico. Este comportamiento se puede limitar a gestos o comentarios violentos o ser más agresivo y resultar peligroso para los demás conductores.

Un buen conductor debe evitar siempre todo este tipo de comportamientos irresponsables y tiene que mantener siempre la calma y la tranquilidad al volante. Respetar al resto de los conductores y las normas de circulación es fundamental para evitar los accidentes en los trayectos en ciudad y carretera. Un conductor responsable logrará reducir los riesgos y reaccionar ante cualquier contratiempo.

Comentarios...