Volver Noticias de Soria - SoriaNoticias.com
Nacho y Cristina; la casualidad soriana de una carta de ánimos en tiempos del Coronavirus
Compartir en Facebook
Compartir en Twitter
Compartir en WhatsApp

Nacho y Cristina; la casualidad soriana de una carta de ánimos en tiempos del Coronavirus

REPORTAJES
Actualizado 05/04/2020 21:36
Compartir en Facebook
Compartir en Twitter
Compartir en WhatsApp

Un médico soriano que trabaja en San Sebastián recibe, aleatoriamente, una carta de ánimo escrita por otra soriana.

“Los pelos de punta” así describe Nacho Sanz cómo se quedó cuando, en un descanso de su guardia en el Hospital de San Sebastián, comenzó a leer la carta de ánimo que una auxiliar le había dado aleatoriamente por los pasillos. “La carta está muy bien escrita y es muy bonita”, explica, aunque eso no fuera lo más emocionante de esta anécdota.

En la tercera línea, la autora de la carta se presentaba; era Cristina y escribía desde Soria con la esperanza de que esa carta le llegase a alguien en un momento que pudiera venirle bien. Cuando leyó Soria, a Nacho le dio un vuelco el corazón. Nacho, casualmente, también es soriano, aunque a sus 31 años este joven médico ya lleva 7 años viviendo en el País Vasco.

“Me ha emocionado muchísimo, se me ha puesto los pelos de punta y la piel de gallina” explica Nacho a Soria Noticias. Cuando terminó de leer carta tuvo claro que tenía que hablar con Cristina y tras hacer un llamamiento en su grupo de WhatsApp de amigos sorianos “en 10 minutos estaba hablando con ella”.

“Ella la escribió si no sabía a quién le iba a llegar” relata, aunque ahora “va a tener la oportunidad de decidir qué quiere haga con esta carta” explica Nacho. Todo después de que se la enseñe a otros 3 sorianos más que conoce y que trabajan en el hospital. Luego le hará una copia y la pondrá en un espacio especial en su “corcho de los agradecimientos”.

Nacho trabaja “con bien ánimo” en el Hospital de San Sebastián en una de las áreas más complejas estos días. La zona donde se analiza a los pacientes sospechosos, un espacio con mucha “tensión e incertidumbre” y donde hay que extremar el cuidado. Fue en una de esas maratonianas jornadas de guardia que estos días se multiplican cuando una auxiliar que iba repartiendo las cartas entre médicos y pacientes decidió que aquel sobre era para Nacho. “igual me lo notó en la cara” bromea.

Comentarios...