Volver Noticias de Soria - SoriaNoticias.com
De un tiempo y fiesta no vividos

De un tiempo y fiesta no vividos

OPINIóN
Actualizado 04/05/2020 16:31
Tribuna de invitados

Pablo García Pérez, quien iba a ser jurado de la cuadrilla de El Rosel y San Blas este 2020, escribía durante la jornada de ayer, domingo del Catapán, estas emocionadas reflexiones que quiere compartir con todos los lectores de Soria Noticias.

El tiempo pasa, las sensaciones y la vida avanzan.Y sin duda, los San Juanes cambian…

Cambian con el devenir de la sociedad, es su deseo insaciable de libertad. Cambian en el seno de una ciudad que de Mayo a Julio vive, por unos días, al margen del orden que marca la realidad. Sin embargo, hoy ,3 de Mayo de 2020, es una fecha que muchos no olvidaremos jamás. Un día en que todos fuimos conscientes que la sociedad supera el bien individual.

Hemos soñado, hemos reído, gozado y sufrido este maldito año perdido. Un año 2020, que sin duda debe una mención especial a aquellos que han luchado día a día con una nueva y grave enfermedad.

Hablo de médicos, enfermeros, policías y cajeros; Hablo de barrenderos camioneros y repartidores. Hablo de aquellos que han cargado sobre su espalda la soledad de una ciudad que se confina. Hablo de aquellos que han vivido sobre sus carnes el enfriamiento social. Hablo de aquellos que han vivido con el riesgo de un contagio real. Todos ellos han aunado esfuerzos para que muchos hoy pudiésemos acordarnos únicamente del Catapán.

Han sido, son y serán, muchos los vecinos que no verán el próximo San Juan, muchas historias abandonadas en un invierno demasiado largo que no termina por acabar, y que este domingo no ha escuchado su despertar.

Sin embargo, entre ese mar de dudas y oscuridad, entre esas calles vacías, esta tarde se han escuchado melodías de viejo sonar, sanjuaneras , canciones; gritos e ilusiones, que sin duda presagian el cercano despertar. Nadie olvida lo vivido, pero todos deseosos de poder continuar. Nadie deja a un lado la cruda realidad, pero hoy empezaba la verdadera primavera de esta ciudad y en nuestra mano queda el volverla a reavivar.

Debemos ver nuestras calles con paseantes, que con la distancia convenida vuelvan a charlar. Ver esas ventanas repletas de vida, que de lado a lado de una calle no dejen de conversar. Escuchar a jóvenes y mayores que de aceras a balcones se vuelvan a saludar. Debemos ver como la vida lentamente vuelve a recobrar las arterias de esta capital.

Es un tiempo sin duda nuevo, que no sabemos hasta cuando nos acompañará, pero es voluntad de todos ser responsables, para no retornar a ese estado confinado en el que nos hemos visto estas semanas de atrás.

Hoy he visto desde mi ventana, vecinos que volvían a desempolvar botas de vino, pellejos mal guardados, que lustros atrás, algún San Juan les hicieron gozar. Y hoy he sentido en mis actos la posibilidad de que en 2021 todos los podamos volver a disfrutar.

“Un Catapán para el olvido, y para su recuerdo 03/05/20 “

Comentarios...