Volver Noticias de Soria - SoriaNoticias.com
Una mañana en la Zona 1 de Soria

Una mañana en la Zona 1 de Soria

PROVINCIA
Actualizado 14/05/2020 09:50

Visitamos Yanguas, Villar del Río, San Pedro Manrique y Oncala. Cuatro localidades que pertenecen a la Zona Básica de Salud de San Pedro Manrique, la única que ha conseguido ascender a la Fase 1 de la desescalada.

Desde este lunes 11 de mayo, la "nueva normalidad" se sitúa un peldaño más cerca para aproximadamente el 51% de la población española. En Soria, sin embargo, tan solo una Zona Básica de Salud consiguió dar ese ansiado paso. Es la de San Pedro Manrique, que abarca 11 municipios (41 localidades) y 909 tarjetas sanitarias.

Hace ya tres días, el Gobierno concedió una serie de alivios en el confinamiento a los habitantes de San Pedro Manrique, Las Aldehuelas, Cerbón, Fuentes de Magaña, Oncala, Santa Cruz de Yanguas, Valdeprado, Valtajeros, Villar del Río, Vizmanos y Yanguas.

Sobre el papel, estos vecinos llevan ya más de 60 horas pudiendo disfrutar, por ejemplo, de reuniones de hasta 10 personas en sus hogares o compartir una agradable charla en alguna de las terrazas de los establecimientos hosteleros de la zona. Esto es la teoría porque, cuando uno se baja del coche en cualquiera de estas localidades descubre que, irónicamente, la actividad y el trasiego de personas es mucho más intensa en cualquier otro punto de la provincia pese a quedar anclado en la Zona 0.

Yanguas

Quizá es debido a que la lluvia amenaza detrás del manto de nubes que cubre el cielo este miércoles pero, al desembarcar en Yanguas, la sensación es la de que el que es uno de los Pueblos Más Bonitos de España ha perdido durante esta crisis sanitaria parte de su brillo.

Las calles están más vacías que nunca pero los 60 vecinos de esta localidad pueden sentirse los más afortunados de toda la provincia. Aquí se encuentra el único bar que ha abierto sus puertas en toda la Zona Básica de Salud. Dos carteles avisan a los clientes de El Albergue de Yanguas de que "se respete la distancia de seguridad" y que "los miércoles el establecimiento permanecerá cerrado por descanso del personal". Mala suerte. Hoy no es el día para disfrutar de ese café imposible de igualar en casa.

Si está abierta la Tienda de Yanguas. Dos personas guardan riguroso orden para entrar en el local. Una vez dentro, su responsable, Nieves Gonzalo, nos cuenta que este cambio de fase no ha supuesto un paso hacia delante para los vecinos de la zona, sino más bien todo lo contrario. "Nos ha dejado en una isla. Ahora no podemos ir a Soria porque está una fase por debajo y tampoco podemos ir a La Rioja porque es otra Comunidad. Necesitamos un papel del Ayuntamiento para absolutamente todo, es muy complicado".

Pero Nieves es "optimista" y agradece el esfuerzo que han decidido realizar los responsables de El Albergue porque "permite a los vecinos darse una alegría". Eso sí, en su negocio "damos el año por perdido aunque tenemos confianza en que todo esto pasará y Yanguas volverá a deslumbrar como siempre".

Villar del Río

Más vacío vive Villar del Río. Aquí ha cerrado hoy hasta la panadería, los miércoles también es el día de descanso de personal. Llama la atención que a pesar de esto ningún vecino se queda sin su barra de pan fresca. Hay barras en un saco en la puerta del establecimiento. El panadero confía en que se deje el coste de la misma en unos cuencos que coloca al lado. Hace bien, los céntimos de euros relucen demostrando que todavía queda gente de palabra.

Olivia disfuta de su día libre caminando por la localidad. Cuenta que es la única vecina de Varduélteles, un pueblecito que pertenece a Villar del Río. No lleva mascarilla y luce una amplia sonrisa. Expresa que a pesar de que "vivo el confinamiento dentro del confinamiento y estoy más que acostumbrada a la soledad" ahora "se nota que hay más vida gracias en parte al Albergue de Yanguas. Se nota que la gente está más contenta".

Pueden estarlo, los contagios han sido más que escasos porque "la gente ha respetado muchísimo y aunque la vigilancia no era mucha se han quedado en casa por salud".

San Pedro Manrique

El pueblo más poblado, y cabecera de la Zona Básica de Salud, da una bienvenida similar al visitante. Inusualmente, la mayoría de movimientos se concentran este miércoles en torno a su farmacia. Aunque esta comparte calle con los dos bares más importantes de la localidad, lo más habitual, antes de que la Covid19 nos obligase a cambiar todo, era descubrir en sus terrazas que Tierras Altas también tiene ambiente.

Ningún movimiento. Las mesas están completamente vacías y las sillas permanecen apiladas a la espera de tiempos mejores. Pero una puerta permanece abierta en la acera de enfrente. Es el supermercado Motores y cruzar su cortina se asemeja a un lujo en los tiempos que corren.

Su propietario, José Ignacio del Rincón, nos explica que "los dueños de los bares han preferido no abrir porque no les iba a salir rentable con este tiempo y las condiciones que les pedía el Gobierno". Él no ha pensado cerrar, "le doy un servicio a mis vecinos", pero explica que "el cambio de fase no ha supuesto ninguna alegría. Estamos igual que antes".

Por ello, José Ignacio reflexiona que "hubiese sido mejor pasar de fase toda la provincia a la vez. Este pueblo tendría mucho más movimiento porque seguro que algún soriano hubiese venido a su segunda residencia".

Oncala

La ruta concluye en Oncala, el corazón de la trashumancia soriana que parece haber regresado a aquellos años en los que el pueblo perdía a la mitad de sus habitantes cuando los hombres bajaban a Extremadura acompañando a sus rebaños.

En el paseo por la localidad solo interrumpe el sosiego la labor de un equipo de albañiles que continúan su actividad a pesar de la amenaza inminente de lluvia. Los parques permanecen cerrados, también el museo y el bar. Toca volver al coche sin encontrar ese café caliente y, sin poder evitarlo, asaltan imágenes del último Belén Viviente donde el pueblo latía inundado de vida.

Con suerte, antes de arrancar, dos vecinos aparecen y responden amablemente a la invitación a conversar. Es una pareja, ella tiene la posibilidad de teletrabajar durante estos días y él es ganadero. "Poco o nada ha cambiado" para ellos con el ascenso en la desescalada.

Ella afirma que "habría esperado con gusto 15 días y pasar toda la provincia a la vez a la Fase 1". Él no está de acuerdo y señala que "sería peligroso que permitiesen los viajes en la provincia si hay sitios que están peor que nosotros". Mejor no meterse en el debate para no provocar un enfrentamiento. Nos despedimos recordándoles que, aunque no esté abierto el bar, tienen a su disposición un entorno increíble. También es llamativa su respuesta, "con esto del confinamiento ya no se ven avionetas que disuelven las tormentas, ahora está el campo más verde que nunca".

Damos fe. El viaje de regreso a la zona 0 es toda una experiencia. A pesar del día gris, los colores de la primavera alegran el viaje de vuelta al confinamiento.

Comentarios...