Volver Noticias de Soria - SoriaNoticias.com
5 fieles y mucha emoción; así fue la primera misa en Soria de la fase 1
Compartir en Facebook
Compartir en Twitter
Compartir en WhatsApp

5 fieles y mucha emoción; así fue la primera misa en Soria de la fase 1

VILLAR DEL RíO
Actualizado 18/05/2020 19:45
Compartir en Facebook
Compartir en Twitter
Compartir en WhatsApp

Toño Arroyo fue el primer cura de la provincia en celebrar los oficios el pasado domingo. A las 11 de la mañana cinco fieles participaron de una liturgia “muy emocionante” en Bretún en honor a los fallecidos por esta crisis.

San Pedro Manrique y su zona básica de salud fue la primera comarca de Soria que pasó a la fase 1. Y entre los `privilegios´ de los que disfrutaron durante una semana en exclusiva fue la celebración de eventos religiosos. Antonio Arroyo, el padre Toño, muy querido en la zona tenía el privilegio y también la responsabilidad de celebrar los primeros oficios de la era coronavirus en la provincia de Soria. Por prudencia quiso esperar al domingo y el lugar elegido fue la Iglesia de San Pedro en Bretún.

Cinco fueron los fieles que acudieron a esta primera misa de la nueva era del coronavirus. La cita estaba marcada para las 11 de la mañana y, aunque no era la voluntad del párroco, sonaron las campanas como aviso. “Qué bonito fue ver llegar al cura por la carretera en lugar de a la Guardia Civil” relata Ramón Jiménez uno de los asistentes al oficio.

Con 5 files es más que evidente que se respetaron las medidas de distancia social. La homilía, corta e improvisada pero muy emotiva sirvió para recordar a todas las victimas del covid 19 precisamente en un día, el 17 de mayo, en que la iglesia recuerda a los enfermos en soledad.

Cuenta Jiménez nadie se acercó ni a la sacristía ni al altar y que cada uno retiró su propia forma durante la comunión. “Ha sido la primera oportunidad que hemos tenido los fieles para recordar a todos los fallecidos para esta crisis” señala emocionado.

Toño, que durante el confinamiento había continuado celebrando misas en soledad, se cercioró de cumplir todos los mandamientos, en este caso paganos, pero también importantes, de las autoridades. De allí marchó para dar misa a las 13:00 en San Pedro Manrique con una mezcla de temor, prudencia y respeto. Tanto es así que la primera misa de difuntos celebrada en Soria tras la cuarentena acabó con consejos sanitarios, algo así como un podéis ir en paz pero sin juntaros mucho.

Comentarios...