Volver Noticias de Soria - SoriaNoticias.com
El Covid-19 dispara un 22% el número de sorianos que piden ayuda para poder comer

El Covid-19 dispara un 22% el número de sorianos que piden ayuda para poder comer

PROVINCIA
Actualizado 31/05/2020 20:52
Encarna Muñoz

La labor del Banco de Alimentos de Soria es ahora más necesaria que nunca. Aún así, la despoblación y el envejecimiento de la población hace que en Soria el incremento de la necesidad sea menos acusado que en las grandes capitales.

El Covid-19 no solo es un problema sanitario. Cuando los días más duros en los hospitales ya han pasado, es el momento de fijar el objetivo en otra de sus consecuencias, la grave crisis sanitaria que está afectando a numerosos hogares, también en la provincia de Soria.

Las últimas cifras del paro, al cierre del mes de abril, revelaron un incremento de un 11,4% del desempleo en la provincia. En concreto, son 444 personas más las que están inscritas en las listas del Servicio Público de Empleo. A este número hay que añadir el de trabajadores afectados por un ERTE, que según las estimaciones de la Junta de Castilla y León, en Soria ascienden 7.416.

Esta situación ha provocado que sobrevivir se haya puesto más que cuesta arriba para muchos sorianos. Ahora, en estos momentos, es cuando se demuestra la fortaleza y la necesidad de aquellas instituciones que ayudan a cubrir necesidades básicas cuando todo parece que se derrumba. Una de ellas es el Banco de Alimentos de Soria (BALSO). Su presidente, Ángel Crespo, cuenta que antes del coronavirus, atendían a 2.450 personas en la provincia. "Ahora, este número se ha visto incrementado un 22%".

Cambios a raíz del Covid-19

Sí. Durante el estado de alarma se ha mantenido activo el BALSO porque la necesidad de dar alimentos a desfavorecidos ha sido más que una actividad esencial. Además, "ha habido un incremento de necesitados, por lo que se ha tenido que reforzar el sistema de almacenaje y salida de productos a entidades benéficas". Crespo cuenta que se han mantenido abiertos, durante toda la pandemia, de 09:30 a 13:30 horas.

El trabajo diario se ha modificado un poco. Ante las nuevas peticiones de los CEAS, "hemos preparado cajas de alimentos para llevárselos directamente. Cuando normalmente nosotros lo que hacemos es dar alimentos a entidades para que ellas las repartan entre necesitados". También hemos empezado a utilizar nuestra furgoneta para el traslado de alimentos cuando estas entidades no han podido venir a recogerlos.

Todo ello, obviamente, implementando "todas las medidas de seguridad e higiene obligadas". Además se realizó una "desinfeccion total del almacén gracias al trabajo del cuerpo de bomberos de Soria", añade Crespo.

Respuesta de los sorianos

El coronavirus atacó a Soria en lo sanitario y en lo económico y el BALSO necesitaba ayuda. Hizo un llamamiento para encontrar voluntarios. La respuesta fue "muy buena". Crespo explica que "tuvimos que pedir voluntarios jóvenes pues los fijos somos mayores y teníamos más riesgo en el caso de contraer la enfermedad".

Se ha llegado a la cifra de 8 voluntarios. Que parecen pocos pero es "una cantidad más que importante". Tanto que se obligó a suspender el llamamiento pues "es malo pedir, que la sociedad responda y no tengamos trabajo para ellos".

Después de la respuesta de los voluntarios, se hizo necesario volver a llenar las estanterías del almazán. La segunda llamada fue para la adquisición de alimentos y, de nuevo, la respuesta no defraudó. "Hubo donaciones importantes para comprar alimentos en productores de la provincia", añade Crespo.

Incremento de la necesidad

Las estimaciones de Ángel Crespo han variado a medida que evolucionada la pandemia del coronavirus en la provincia. A comienzos de año, el BALSO llegaba a 2.450 personas. Hace unos días, Crespo preveía que "se aumentaría el número de personas que requieren nuestros servicios en unas 600. Ahora intento ser optimista y creo que nos quedaremos en las 400 porque ya se está activando, aunque muy despacio, la economía soriana".

El número de personas que se ven obligadas a pedir ayuda para comer "se incrementará en Soria un 22%", según afirma el presidente del BALSO. Este porcentaje, aunque duele del mismo modo, no alcanza el 30% que se espera en grandes capitales como Madrid, Barcelona, Valladolid o Sevilla.

Crespo explica que, según su opinión personal, esto se debe a la despoblación y el envejecimiento de la población en la provincia. "La población mayor en Soria es mucho más representativa que en otros lugares y, habitualmente, los mayores tienen asegurado el sustento gracias a las pensiones", refiere el presidente del BALSO.

A día de hoy no se ha alcanzado una situación crítica gracias a voluntarios y donaciones pero "hay que mantener el espíritu". Ángel Crespo agradece iniciativas como la que puso en marcha el AMPA del IES Antonio Machado. "El pasado fin de semana funcionó maravillosamente el Escape Room. En 4 horas recogimos 420 euros por Bizum y 450 por transferencia. Es encomiable y todo un éxito. La gente es consciente de que un grave problema social".

Para concluir, el presidente del Banco de Alimentos de Soria anima a pedir ayuda en caso de necesidad. "Nadie pide ayuda por gusto y el hambre no tiene cara. Da miedo pedir por la vergüenza. Los humanos preferimos que el vecino no lo sepa y por ello hay veces que no se pide ayuda". Tiene que desaparecer ese miedo. Como sociedad estamos obligados a no dejar a nadie atrás, el Banco de Alimentos de Soria nos ayuda en la labor.

Comentarios...