Volver Noticias de Soria - SoriaNoticias.com
Profesores de la UVa plantean soluciones rápidas y económicas para adaptar el espacio público a las medidas de desconfinamiento
Compartir en Facebook
Compartir en Twitter
Compartir en WhatsApp

Profesores de la UVa plantean soluciones rápidas y económicas para adaptar el espacio público a las medidas de desconfinamiento

CASTILLA Y LEóN
Actualizado 31/05/2020 09:28
Compartir en Facebook
Compartir en Twitter
Compartir en WhatsApp

Luis Santos y Ganges y María A. Castrillo Romón destacan algunas propuestas en un artículo publicado en “Cuadernos para la reconstrucción económica y social", que edita el Consejo Económico y Social de Castilla y León.

Medidas tan sencillas como ampliar los pasos de cebra en los puntos de mayor aglomeración, disminuir los tiempos de espera en la fase verde de los peatones o incluir en muchas zonas de aceras estrechas la señal S-28 (zonas acondicionadas especialmente para los peatones pero que pueden circular vehículos a no más de 20 km/hora) son algunas de las propuestas rápidas y económicas que plantean los profesores del Departamento de Urbanística y miembros del Instituto Universitario de Urbanística de la Universidad de Valladolid Luis Santos y Ganges y María A. Castrillo Romón para una movilidad segura tras el desconfinamiento. Las medidas han sido publicadas en la edición especial del Consejo Económico y Social (CES) de Castilla y León “Cuadernos para la reconstrucción y social" y buscan conseguir una ciudad sostenible, habitable y saludable.

En el artículo manifiestan cierta preocupación por el efecto que esta distancia social pueda tener en el uso masivo del automóvil, ya que advierten que derivaría en una congestión inasumible y daríamos un paso atrás en materia de sostenibilidad. Y éste es un momento clave dado que el transporte público tiene que asumir una reducción drástica de viajeros por la limitación de aforo, por lo que la medida urbanística que facilite la movilidad del peatón y ciclista es bienvenida.

En opinión de Santos y Ganges, “está bien que se esté hablando de ampliar las zonas peatonales de los centros de las ciudades", pero a su juicio no resuelve el problema, porque se pregunta “¿y el resto de la ciudad?,¿seguiría con el mismo de aceras estrechas, zonas de invasión de terrazas que dejan poco espacio para el viandante...?" Cree que iniciativas para solventar estos problemas no solo competen a los ayuntamientos, sino que el Ministerio para la Transición Ecológica debería actuar y editar guías y recomendaciones que sean válidas para todos y trasladadas a la Federación de Municipios y Provincias de España, que el organismo de interlocución válido con todos los ayuntamientos. En su opinión se están tomando medidas, pero éstas son aisladas y dependen de cada municipio.

Entre las medidas de adaptación del espacio público dirigidas a la mejora de las condiciones de circulación y estancia de las personas, los profesores de la UVa proponen ampliar temporalmente los espacios para peatones y ciclistas a costa de carriles de calzada o de bandas de estacionamiento. “Es preciso, en estos momentos promocionar la movilidad a pie y en bici, medios sostenibles y activos", advierten. “En este país –explica Luis Santos- estamos poco acostumbrados a ver a trabajadores trasladarse en bici, cuando otros países como en Francia es algo habitual, e incluso esa costumbre que tenemos de sacar el coche cuando hace mal tiempo, lo que tampoco ocurre en lugares con climas más lluviosos y fríos que el nuestro".

Otra de sus recomendaciones son las campañas informativas de prevención, con el fin de recordar a la ciudadanía la necesidad de comportamientos seguros y facilitar medios de limpieza en lugares críticos. Pero tendría que ir acompañada de una reducción de los picos de presencia humana, mediante cambios de horarios de comercios y servicios, flexibilización de aperturas y cierres de establecimientos o jornadas flexibles de trabajo.

También recomiendan en sus medidas la desinfección del viario, los espacios libres y las dotaciones, esencialmente de las superficies de mayor contacto y que pudieran facilitar la transmisión: bancos, pasamanos, manillas y pomos, pulsadores, mesas y mostradores, grifos, papeleras, fuentes y monumentos, maquinaria de ejercicios, etc.

Y por último, aconsejan que se debería facilitar información clara a las comunidades de propietarios y a los administradores de fincas sobre protocolos y procedimientos de limpieza y sobre el uso seguro de los entornos comunitarios, tanto los de uso privativo como los de uso público.

En estas propuestas se hace hincapié en que la movilidad, el diseño y la planificación urbana deben contemplar medidas de urbanismo táctico para facilitar el distanciamiento interpersonal, con vigencia de meses, pero también deberán incorporarse medidas de largo plazo, que guiarán además la adaptación del PGOU y del PMUS. Unas y otras darán seguridad y confianza en los espacios públicos, que son un asunto clave de la reconstrucción de nuestra economía y nuestra vida social, concluye este artículo.

Comentarios...