Volver Noticias de Soria - SoriaNoticias.com
Soria, y sus corredores, añoran San Fermín

Soria, y sus corredores, añoran San Fermín

PROVINCIA
Actualizado 08/07/2020 20:50
Encarna Muñoz

Este verano atípico ha dejado a los corredores sorianos sin su mayor afición. Sin La Saca, sin San Fermín y sin ningún encierro de los que hacen crecer una afición que se lleva en la sangre.

Soria es tierra de encierros. Aquí han nacido, y "han mamado la tradición", cientos de corredores que cada año se recorren la geografía nacional para participar en unos eventos que traspasan lo taurino. "Los encierros no solo son una fiesta, tienen un enorme impacto en las localidades que los acogen y mueven muchísima afición", explica José Ignacio Corredor, miembro en la directiva de la Asociación Cultural y Taurina Soriana de Encierros.

Para todos ellos, este verano será más que atípico. El coronavirus ha obligado a la suspensión de todos los encierros y los sorianos que respiran al ritmo de la adrenalina contemplan el desarrollo de los acontecimientos con "resignación pero mucha añoranza".

Meses raros y días, estos que se extienden entre el 7 y el 14 de julio, todavía más extraños. "Aunque personalmente no es de los sitios donde más disfruto, no se puede negar que San Fermín es nuestra meca", narra Corredor para afirmar que "llegar a correr en Pamplona es el objetivo de cualquier corredor pues aquí llgen las mejores ganaderías y están los toros más grandes".

Con 41 años, José Ignacio ha corrido una decena de años en Pamplona y este 2020 cosecha todos los recuerdos impregnados en su memoria para "llenar el verano". Aunque le cuesta encontrar las palabras para expresar un sentimiento tan grande, afirma que "correr en Pamplona es una mezcla entre angustia, miedo y necesidad".

En los 875 metros que atraviesan las calles más conocidas del país, Corredor ha presenciado lo mejor y lo peor del mundo de los encierros. "Allí se ve a los corredores más experimentados velar por la integridad de todos y compartir valores de compañerismo y solidaridad. También se comprueba la preparación de los más jóvenes, que nos superan por portento físico".

Por el contrario, también ha asistido a "momentos de egoísmo extremo donde la ley de jungla impera y sabes que si no empujas, te van a empujar y vas a acabar en el suelo", señala. Este soriano, además, pide que no se altere la esencia de los encierros y no se prepare a toros y cabestros. "Los animales no son atletas, tienen que ser bravos y la seguridad no puede acabar con la espontaneidad del evento", afirma.

También aquí comprobó en primera persona que "la vida de un corredor de encierros puede ser efímera". Un miura le demostró el valor de la suerte al dejar en un susto una cogida que podría haber sido terrible. "El toro se me llevó un poco de carne de las costillas pero se quedó en un susto". Un percance que traspasó fronteras e hizo que toda la provincia ahogase un grito al ver una camiseta del Numancia colgando de uno de los pitones de aquel miura.

"Después de una cosa así, y al contrario de lo que puedas imaginar, no sientas la cabeza. A mí solo me sirvió para volver e intentar hacerlo mejor", recalca este corredor soriano. Y no solo regresó a Pamplona pues, según aclara, "cada verano llego a correr 90 encierros. Esta es la vida de los corredores, cuando coges años quieres ir a más, llegar a más lugares y conocer mejor".

Cuéllar, San Sebastián de los Reyes, Ciudad Rodrigo... Tampoco este 2020 se correrán estos encierros pues, por el momento, están todos suspendidos. Algo que abre la incógnita sobre lo que podría suceder si alguna localidad decidiese celebrar un evento de estas características. "Ninguno de mis compañeros hemos podido decidir todavía si iríamos o no pero lo que sí que te puedo asegurar es que si se hace uno será de escándalo, la mayor festividad del mundo porque el toro mueve mucha afición", afirma José Ignacio Corredor.

A la espera de resolver la duda, pero por encima de todo, a la espera de que "el coronavirus se vaya y se asegure la salud que es lo más importante"; este corredor soriano continúa entrenando pero "con menor intensidad". Como a los atletas, le falta una meta para encontrar la motivación. Esta llegará pronto, quedan menos de 12 meses para el mejor encierro del mundo, La Saca.

Comentarios...