Volver Noticias de Soria - SoriaNoticias.com
Soria Patrimonio, preocupada por el estado de la concatedral y su claustro

Soria Patrimonio, preocupada por el estado de la concatedral y su claustro

CAPITAL
Actualizado 12/07/2020 18:46

Agrupación defensa y difusión de la riqueza histórica y cultural de la provincia de Soria repasa la situación de este inmueble, cuya conservación requiere ser atendida.

La agrupación Soria Patrimonio se ha mostrado preocupada por el estado en el que se encuentran tanto la concatedral de San Pedro como su claustro, ambos en la capital soriana. En sus redes sociales la asociación detalla la situación de ambos, instando a su conservación y a una actuación necesaria.

Así, en este repaso, la agupación comienza con el examen de la cubierta del templo, cuya rehabilitación "lleva años coleando". De hecho, indican con imágenes que presenta "numerosas tejas rotas y corridas" que están produciendo filtraciones. "Pensábamos que no estaba afectando al interior, pero nada más lejos de la realidad", exponen.

También sobre la cubierta, de la cubierta del templo, en la asociación indican que "a simple vista" presenta numerosos puntos con cobijas desplazadas y falta de piezas en los aleros, lo cual "ha empezado a deteriorar los muros y las bóvedas. Se ven marcas de humedad, chorretones y desconchones", describen.

Además del estado del tejado, se alude igualmente a las dependencias anejas, como son el claustro y sacristía, cuyo estado es "aún peor". Aquí, Soria Patrimonio indica que estos lugares se hallan con abundante vegetación, tejas desplazadas, "y afección sobre la estructura de madera con ligera curvatura en su encuentro con las arquerías por lo que no evacúa como debería". Aquí remarcan que el estado de la estructura de madera del claustro y de los aleros y canes es "de pena", ya que según afirman "hay agujeros, se ve como pasa la luz, piezas afectadas por la humedad y maderas desplazadas. Incluso la acción del agua ha empiezado a afectar a la cornisa de piedra de las arquerías. No hay punto que no esté afectado".

Abundando, en la asociación lamentan que "pese a ser una joya del románico, este claustro no ha experimentado ningún tipo de restauración en sus arquerías. La meteorización de la arenisca está dejando irreconocibles algunos puntos con pérdidas de material importante en columnas, basas y capiteles". Un recinto que presenta "sillares desencajados, grietas, rejuntados con cemento, antiguas intervenciones con tejos para rellenar oquedades y asentar sillares. La mala evacuación de los aleros ha afectado más si cabe a los paramentos exteriores de las pandas".

En los muros interiores, apuntan que los arcosolios de la zona oeste "hacen malabares para no desprenderse" ya que están "deshechos". De hecho, recuerdan que esta zona fue objeto de intervención antes de las Edades del Hombre para evitar las humedades pero consideran que "necesita una reposición y rehabilitación profunda de sus elementos". Así mismo, teniendo como referencia aquella exposición Edades del Hombre, hace ya más de diez años, ponen el acento en lo que describen como "búnker de chapa" que daba acceso al claustro durante la exposición. "Ahí sigue, abandonado y con basura, tapando la fachada barroca de la que asoma el entablemento superior. Esto es un atentado patrimonial", dicen.

Torre y campanas

"La torre también es tema recurrente en nuestras denuncias tanto por las disgregaciones que presentan las balaustradas de cornisa y troneras como por toda la vegetación que crece en cada ranura de los sillares, produciendo un grave deterioro en la misma", testimonian.

En este punto se refieren igualmente a las campanas. Un conjunto "interesantísimo" para el que reclaman una intervención para solucionar los problemas que arrastran. En 2018 ya mencionaron que el estado de estos elementos era "lamentable, con dos campanas rajadas, las de 1601 y 1657, problemas de conservación en los yugos de madera, sustitución de yugos originales por metálicos, tres de ellos guardados, o incluso la refundición de una campana de 1823 en el año 2000". De las siete campanas existentes, cinco son anteriores a 1700, de las cuales destaca un campanillo anepígrafo del siglo XIV. El resto son de 1601, 1657, 1666 y 1700, "siendo las más modernas de los años 1984 y 2000". Así, insisten que tanto las campanas como la torre "precisan de una necesaria actuación que resuelva los problemas de conservación y devuelva la sonoridad al conjunto. La Asociación Campaners ya recogió en su día las actuaciones necesarias y la recuperación de los toques tradicionales".

Por último, en el recorrido hecho por miembros Soria Patrimonio se hacen eco de vegetación, restos de antiguas alarmas, canalones "y bajantes del demonio por doquier". Abundando, reconocen que "el entorno sin urbanizar tampoco ayuda".

"Los propietarios son los responsables pero suponemos que la administración, como veladora del Patrimonio, tendrá también algo que decir en esto. No hemos visto una catedral en España en este estado de conservación", concluyen en esta descripción.

Comentarios...