Volver Noticias de Soria - SoriaNoticias.com
El mayor secreto de Cueva Serena, otro tesoro cerca de Castroviejo

El mayor secreto de Cueva Serena, otro tesoro cerca de Castroviejo

NOTICIAS DE DURUELO DE LA SIERRA
Actualizado 22/08/2020 13:20
Encarna Muñoz

Duruelo de la Sierra guard auténticas joyas entre sus pinos. El nacimiento del Duero y el Pico Urbión ceden hoy el protagonismo a Castroviejo y Cueva Serena. Esta última guarda un secreto con siglos de historia.

La visita a Castoviejo, en Duruelo de la Sierra, es prácticamente una obligación para todo aquel que quiera descubrir los encantos de la geografía soriana. El paraje durolense es un lugar mágico en el que las caprichosas formaciones rocosas, moldeadas por las fuerzas de la naturaleza, permiten soñar al visitante.

Muy cerca de aquí se encuentra Cueva Serena. Un rincón cada vez más habitual en las agendas y que sorprende por albergar una cascada a la que, dependiendo de la época del año y el momento del día, acompaña un radiante arco iris.

Lo que pocos saben de Cueva Serena es que este abrigo sirvió para el cobido humano desde tiempos inmemoriables. Los sabemos gracias a los vestigios que dejaron grabados en la roca y que han sobrevivido hasta nuestros días para el deleite de todos.

Aunque este lugar ha recibido las visitas de los lugareños desde siempre, las pinturas rupestres de Cueva Serena permanecieron en la sombra hasta el 29 de septiembre del año 2002, cuando Alfredo Jimeno las descubrió y notificó su hallazgo al equipo del profesor Juan Antonio Gómez Barrera. Este afirma que "la humedad del lugar, con los líquenes y musgos que en parte cubren el panel, harían solo visibles los motivos a hábiles ojeadores como sin duda lo es su descubridor".

Con este descubrimiento, el primero en una zona que se creía hasta el momento exenta de este tipo de arte primigéneo, se puede decir, sin dudar en absoluto, que Duruelo de la Sierra tiene un yacimiento con pinturas rupestres.

Símbolos de nuestros antepasados

Gracias a la ayuda de Juan Antonio Gómez Barrera pasamos a describir estas pinturas rupestres esquemáticas, típicas del Alto Duero que se localizan en este punto durolense y son sencillas pero no por ello menos hermosas y asombrosas. Se localizan en una pared del abrigo, a mano izquierda y antes de la cascada y lo que en ellas se descubre es:

1. Cuadrúpedo de 19 cm. de longitud. "Dibujado a partir de un trazo horizontal del que penden, al modo de patas, otros cuatro más pequeños. La cabeza y el rabo quedan también representadas al prolongarse, por ambos extremos la línea mayor. El animal parece abrir hacia la izquierda la marcha del grupo".

2. Segundo cuadrúpedo. "Dibujado en la línea y en la misma dirección que el anterior. Mide también 19 cm. y se estructura de la misma manera y trazado que el primero de sus compañeros".

3. Podríamos pensar que estamos ante un tercer cuadrúpedo "por encuadre, situación, similitud y semejanzas. Su diseño queda reducido al trazo, curvado en sus extremos que daría forma al lomo. Mide 17 centímetros y carece de patas".

4. En la parte central y en lo más alto del panel vemos un "esteleiforme o una forma circular de 10 centímetros de diámetro. Debe tratarse de una representación astral (sol o luna) y podemos suponer que presidiría una escena de pastroeo".

5. En perpendicular con el motivo anterior y en la parte baja del panel "aparecen dos antropomorfos de igual forma y condición. El de la izquierda, algo más pequeño, mide 10 cm. de altura. El de la derecha, más esbelto, alcanza los 14 cm. Los dos son varones y repiten la forma habitual de la Altimeseta soriana con los brazos y piernas en arco, prolongado sexo y marcada cabeza".

6. A la derecha del panel quedan restos de pintura de lo que sería la séptima representación gráfica que no termina por definir imagen alguna.

En la siguiente imagen se puede observar un calco del panel completo de las pinturas de Cueva Serena publicado por Gómez Barrera en 2006.

¿Protegerlas de algún modo?

A raíz del desubrimiento de Alfredo Jimeno muchas son las voces que piden que se protejan las pinturas rupestres de Cueva Serena. Gómez Barrera considera, por el contrario, que "sería algo complicado por la orografía de la cueva y seguramente no del todo eficaz poner una valla, por ejemplo" por lo que pide que "si se estudian medidas para ello deben estudiarse bien".

Lo que sería oportuno es preservar esta joya del paso del tiempo y el avance de la humedad ya que sería un error privar a las generaciones del futuro de este tesoro que nos legaron hace milenios.

Comentarios...