Volver Noticias de Soria - SoriaNoticias.com
Hablar con el móvil y frotarse el tobillo a la vez, imposible en Noviales

Hablar con el móvil y frotarse el tobillo a la vez, imposible en Noviales

PROVINCIA
Actualizado 25/08/2020 19:52

En esta localidad, solo un punto cercano a la ermita y al cementerio tiene cobertura de un operador. Es un ‘locutorio’ improvisado para poder comunicarse. Pedro y Rebollosa de Pedro, también pedanías de Montejo de Tiermes, se suman para recoger firmas con las que demandar el servicio en los pueblos de la Sierra Pela.

Vecinos y veraneantes de Noviales, pedanía de Montejo de Tiermes recogen firmas estos días para requerir a las administraciones públicas competentes su intervención y la puesta en marcha de convenios con los operadores de telefonía móvil, al objeto de dotar de cobertura al propio Noviales, Pedro y Rebollosa de Pedro, tres entidades al pie de la Sierra Pela dependientes administrativamente del referido municipio. En 2020, ningún habitante ni veraneante de estas tres pedanías tiene la oportunidad de recibir una llamada en su propia casa, a menos que haya contratado un servicio de telefonía fija.

Y es que, según apuntan, “la cobertura de teléfono móvil es en muchas localidades de la España Vaciada una de las grandes asignaturas pendientes en lo que a equiparación de derechos y oportunidades entre el medio urbano y rural se refiere”, recuerda un vecino de Noviales, quien precisa que en este pequeño pueblo “la escasa y parcial cobertura que hasta el año pasado llegaba a la entrada del pueblo y casas aledañas, ha desaparecido completamente”. Esto es así hasta el punto de obligar a vecinos y veraneantes a acudir cada día al ‘locutorio’ improvisado junto a la ermita y cementerio de la localidad, y aun así la señal solo es proporcionada por uno de los mayores operadores en territorio nacional.

Rascarse el tobillo

A juicio de muchos usuarios, este hecho condiciona además la libertad de elección de compañía de telefonía, puesto que con frecuencia el servicio es contratado en sus localidades de residencia en función de las posibilidades de ser usado en el pueblo. Como apunte gráfico de todas estas singularidades, el testimonio de una vecina: “Si estoy en la ermita hablando por mi móvil y me agacho a rascarme el tobillo, pierdo la señal. Ni pestañear podemos”, señala con una mezcla de sorna e indignación.

“No es de recibo que en bien entrado el siglo XXI sigamos disponiendo únicamente de los servicios de los últimos años del siglo pasado”, señalan los afectados, en referencia a que el único servicio de que se dispone para comunicarse en el pueblo es la telefonía fija, “sin infraestructura adecuada por otro lado para contratar servicios de internet para uso doméstico y mucho menos empresarial”, denuncian.

“En un verano atípico, en el que abundan en los medios reportajes y noticias sobre las posibilidades de teletrabajo desde segundas residencias, en la Sierra Pela sigue siendo imposible descargarse un archivo de apenas 15KB desde casa”, precisa una de las afectadas. Otra de ellas, apostilla: “Si yo hubiera podido teletrabajar desde junio en Noviales, hubiera comprado al panadero, al carnicero o al frutero que acuden al pueblo; me acerco a la localidad más cercana a tomar algo (en Noviales tenemos cerrado el centro social por normativa local), con lo que además hago un gasto de combustible que tengo que repostar en la gasolinera más próxima, o acercarme al taller a reparar una rueda. En definitiva, el dinero se mueve dentro de la comarca y localidades cercanas, como San Esteban de Gormaz”.

Sombra de un nuevo confinamiento

Todo ello sin olvidar que en una demarcación donde parece haberse detenido el tiempo hace tres décadas. Las posibilidades de los jóvenes de ver una película online, recibir clases de modo telemático, o realizar una consulta por internet, son nulas.

La sombra de un nuevo confinamiento en grandes ciudades ha hecho a muchos de sus habitantes volver la mirada hacia el medio rural, alquilando o comprando casas cerca de las megaurbes (estas localidades de Sierra Pela están a menos de 150 kilómetros de Madrid, por ejemplo), un hábito que sin duda contribuirá a mantener en pie muchos de esos pueblos entre los que no estarán, si nadie ni nada lo remedia, Noviales, Pedro y Rebollosa de Pedro. Vecinos y veraneantes apremian con esta recogida de firmas la actuación institucional inmediata para solventarlo.

Comentarios...