Volver Noticias de Soria - SoriaNoticias.com
Javier Sierra: "Tras la pandemia habrá un regreso progresivo a las ciudades pequeñas y a los pueblos"

Javier Sierra: "Tras la pandemia habrá un regreso progresivo a las ciudades pequeñas y a los pueblos"

REPORTAJES
Actualizado 04/09/2020 10:40
Marina López

“Pensábamos que la naturaleza estaba bajo control y que en un país desarrollado no nos iba a tocar”./ “Nuestro sistema nos devora a impuestos”.

El autor participa en las IV Jornadas de Novela Histórica que se celebran en el Palacio de la Audiencia, el 4 de septiembre.

Javier Sierra es periodista, escritor, Premio Planeta (en 2017), hijo adoptivo de Ágreda, director de un programa en televisión y, sobre todo, un niño con zapatos nuevos. Cuando no levantaba un palmo del suelo se hizo un carnet extraoficial, el de la CIA, pintado en una cartulina. Poco después, le expidieron otro, uno ya legal. En la Biblioteca Pública de su Teruel patrio, de comelibros.

Desde ese día, los libros no le caben casa y se ha quedado sin habitaciones en la mollera para las incógnitas que ‘van de estreno’. Por eso las tiene en cuenta, las examina con minuciosidad, y las concluye. Porque el saber y el buen sexo nunca han sido dos cuestiones aisladas.

También nos cuenta, al otro lado del teléfono, que la magia existe, y que es “bueno” que haya cosas que la ciencia y la razón no sean capaces de explicar; que le entristece ver cómo se va excluyendo a las humanidades en los planes de estudio, porque “son los humanistas los que nos dan sentido como especie” ; y que su padre, cartero, ha tenido mucho que ver con que su última novela, ‘El mensaje de Pandora’ (Planeta), sea epistolar.

Para él, este último libro es el más especial de los 13 ya publicados. “No estaba en mi espectro de intereses escribir una obra así”, comenta. Para él esta nueva obra es una epifanía: “Muchas de las ideas, teorías y debates eran cosas que yo tenía en la cabeza desde hacía muchos años, pero nunca había encontrado la forma de relacionarlas. La irrupción de la pandemia les ha dado sentido a todas”.

‘El mensaje de Pandora’ es una llamada de atención, un toque, un primer aviso. Una amalgama de historia, ciencia y mitos que nos trata de tú y nos interpela directamente. Un texto que intenta dar explicación a la pandemia con esa paciencia, que solo da el leer y escuchar mucho, y a muchos.

Mañana, viernes 4 de septiembre, el autor estrena el otoño con un coloquio: a las 20:00h, en las IV Jornadas de Novela Histórica.

Historia y el cosmos: las raíces de la covid-19

Sierra opina que en el Centro de Coordinación de Alertas y Emergencias Sanitarias (CCAES) faltan astrobiólogos. Es curioso, porque en España existe un centro muy avanzado de Astrobiología, que depende de INTA y de la NASA. Comenta el autor a este periódico que, “si pudiéramos aceptar que nuestro planeta está siendo bombardeado continuamente por aminoácidos y microorganismos vinculados a la vida, que vienen del espacio, tal vez nos estaríamos planteando alguna vacuna atmosférica que pudiera aislarnos de esos contaminantes cósmicos”. También piensa que, a fin de cuentas, vamos hacia ello, a contemplar que “el ecosistema es el universo entero. Que no somos ajenos a lo que pasa ahí fuera”.

El autor sostiene que hay que echar un vistazo hacia atrás, y colocar a la historia en el sitio que se merece. “Pondría a un par de historiadores en Moncloa. A la hora de explicar qué es una pandemia y el alcance que puede tener, hubiera sido necesario tenerlos cerca […] También haría falta una explicación de cómo funcionan las pandemias. La última, que fue la de 1918 (Gripe Española), duró dos años y medio. Nadie dice que la covid-19 vaya a durar dos años y medio, y puede que es lo que dure”.

En el libro también incide en que lo que hace evolucionar al ser humano son las pandemias. La Peste y el Renacimiento, del teocentrismo al antropocentrismo. Aunque aún no tiene claro qué cambios nos esperan a nosotros. “Creo que es una pregunta para la que no hay respuesta todavía”, sostiene. Desde su punto de vista, “los modelos inoperantes, las burocracias excesivas, y el alejamiento entre lo institucional y lo personal irán desapareciendo poco a poco”. Aunque para ello, “habrá que crear una mentalidad más próxima y practica. Quizá nos ayude mucho la inteligencia artificial”, puntualiza.

El futuro de la España vaciada

En cuanto a la despoblación, Sierra lo tiene claro: “En los próximos 20 años, vamos a vivir un movimiento inverso al que se vivió en los 50 y 60 de huida hacia la ciudad. Habrá un regreso progresivo a las ciudades y a los pueblos”. Para el autor, esta pandemia nos está advirtiendo de que “las grandes ciudades son mortales”. Pero, entre tanto ruido, emergen las tecnologías de las comunicaciones para darnos una tregua. “El año que viene ya estará completo el Proyecto Starlink, obra de Elon Musk, que consiste en suministrar internet de alta capacidad a cualquier rincón del mundo por aire, sin necesidad de fibra. Que tú puedas trabajar desde Soria en las mismas condiciones que en una oficina, va a hacer que la gente se lo piense”.

Para él, el problema de la superpoblación está condicionado, también, por una mentalidad atrincherada en lo de antes, que “va a empezar a cambiar ahora”. Dice el autor que “tenemos que reivindicar que en el mundo rural uno se puede desarrollar intelectual y profesionalmente, y llegar a sus cuotas en la vida”.

Añade, con cierta ilusión agarrada a las cuerdas vocales, que cree que se va a generar una especialización profesional en cada pueblo: “Un pueblo que se dedique solo a la forja de metales, a la creación de publicidad… Ya ha habido intentos, incluso en Soria, aunque un poco fallidos”. Habla de Sánchez Dragó, que se estableció en Castilfrío de la Sierra y propuso a muchos autores que se comprasen una casa en el mismo pueblo, y creasen una comunidad. “Todavía no ha funcionado, pero es una idea visionaria. Yo creo que es lo que va a pasar en un futuro, y que va a salvar a muchos pueblos de la situación a la que se encuentran”, nos dice el autor.

Dios y las corrientes negacionistas

Sin medias tintas: ¿Qué pasa con Dios? “Yo no creo en Dios, lo que quiero saber es si Dios existe”, nos dice Sierra. “No quiero creer, quiero saber. Es mi postura, porque entiendo que cuando crees en algo suspendes tu sentido crítico. Lo aceptas de manera incondicional y ya no vuelves a reflexionar profundamente sobre ello”. Su idea de Dios, es más como “un gran reloj cósmico” del que le gustaría “conocer el mecanismo de sus engranajes. No puedo ni imaginar qué clase de relojero ha construido eso”, puntualiza.

También charlamos sobre el negacionismo, los manifestantes antimascarillas del 16 A, el terraplanismo y los antivacunas. Les trasladaría, nos dice, un mensaje de "necesaria formación y acceso a la información". Para el premio Planeta “muchas de las proclamas que ellos han defendido no son sostenibles, sencillamente”. Comenta que mezclan muchas cosas, desde la negación de la existencia del virus hasta su creación para el control mundial. “Las pandemias son algo natural, absolutamente. Lo que pasa es que a nosotros nos ha pillado de nuevas, en un mundo que se creía ajeno a ellas”, matiza. “Pecamos de soberbios. Pensábamos que la naturaleza estaba bajo control y que en un país desarrollado no nos iba a tocar”. Considera, por otro lado, que hay algo de ego en todo negacionismo: “Buscan protagonismo. Un protagonismo que en sus campos normales no tienen porque hay gente más brillante que ellos. Al situarse a la contra destacan, y se convierten en figuras públicas”.

Amancio Ortega, ministro de Trabajo

Sierra lo tiene claro. Si fuese ministro de Trabajo y Economía Social “bajaría las cotizaciones a la Seguridad Social. Hay mucha gente trabajando en negro que no cotiza porque, como autónomos, tienen que pagar 300 euros cada mes”. Urbi et orbe, sostiene el autor, “nuestro sistema es muy voraz, nos devora a impuestos y eso hay que agilizarlo de alguna manera”. Para él, la raíz del problema está en el concepto: “Yo gano tanto, pago tanto. Aquí está lleno de trampas que solo benefician al que las conoce. Al final suele pagar menos el que más tiene, porque son los que pueden permitirse tener un asesor fiscal”.

El autor también sabe a quién nombraría ministro de Trabajo: a Amancio Ortega, “por lo menos él sabe cómo generar empleo. El problema es que a día de hoy muchos ministros son técnicos políticos pero no se han enfrentado nunca a montar una empresa”.

Por otro lado, nos cuenta que cree más en las pequeñas empresas que en las grandes, “porque opino que son más humanas, más realistas, más pegadas al individuo que a los beneficios. Pero para crear pequeñas empresas tienes que crear un tejido accesible”.

Las Jornadas de Novela Histórica arrancaban el 3 de septiembre en La Audiencia, con las ponencias de Antonio Garrido y José Luis Corral y que pueden ser vistas aquí:

Comentarios...