Volver Noticias de Soria - SoriaNoticias.com
La Junta abre la exposición 'Huerta frente al agua'

La Junta abre la exposición 'Huerta frente al agua'

PROVINCIA
Actualizado 04/11/2020 19:27

La muestra, realizada por la Consejería de Cultura y Turismo con una inversión de 18.000 euros, recorre la realidad histórica del Monasterio y su relación con el agua

La delegada territorial, Yolanda de Gregorio, ha visitado esta mañana el Monasterio Cisterciense de Santa María de Huerta, en el que la Junta de Castilla y León ha abierto la exposición ‘Huerta frente al agua’, muestra que da cuenta de las actuaciones realizadas por el Gobierno regional en el cenobio tras las inundaciones de 2018.

Junto a la delegada, han recorrido la nueva instalación expositiva, en la que la Consejería de Cultura y Turismo ha invertido 18.000 euros, el abad del Monasterio, Isidoro Anguita, el alcalde de Santa María de Huerta, Juan Pascual, el jefe del Servicio Territorial de Cultura y Turismo, Carlos de la Casa, y la comisaria de la exposición, Marisol Encinas.

En el año 2018, el monasterio cisterciense de Santa María de Huerta sufrió la última de las devastadoras inundaciones, a las que se ha visto sometido a lo largo de su dilatada historia. El actual cenobio hortense se ubica en la vega del Jalón, en la franja de tierra rayana entre los reinos de Castilla y Aragón. Sus orígenes se remontan a pocos años antes de mediar el siglo XII cuando, bajo el reinado de Alfonso VII, se asentó en el lugar de Cántabos a un grupo de monjes procedentes de la abadía francesa de Verdoues. Lo inhóspito del lugar y la falta de leña y agua hizo que, a los pocos años, se buscara un nuevo lugar, en la 'granja de Huerta' o 'Huerta de Fariza', situada en el fértil valle del Jalón, para construir el que sería uno de los monasterios cistercienses más importantes de España.

El agua fue uno de los motivos, si no el principal, para ubicar el Monasterio en el lugar actual, en una fértil vega sobre el antiguo cauce de un arroyo desviado. Pero el agua también ha marcado parte de su historia por otras vías. Por un lado, la arqueología y la documentación sacan a la luz su complejo sistema de instalaciones hidráulicas. Por otro, ha convivido con el agua en su vertiente catastrófica: las inundaciones del monasterio son conocidas documentalmente, por lo menos, desde el siglo XVI. Así pues, puede afirmarse que la elección de aquella huerta en la vega del Jalón puso al monasterio, literalmente, frente al agua. Cuando esta se ha presentado periódicamente en su versión catastrófica, las personas vinculadas al monasterio, por diversos motivos, se han visto en la tesitura de tener que hacerle frente.

Tras la última catástrofe, la Junta de Castilla y León respondió con prontitud. Tras un análisis de la situación y planificadas las actuaciones a realizar, se concedió una subvención de 1.200.000 euros enfocada, fundamentalmente, a tres ámbitos: rehabilitar los destrozos causados, tanto en bienes muebles como inmuebles, ejecutar intervenciones preventivas para evitar futuras inundaciones y, por último, elaborar un plan de emergencia en el que se estableciesen las medidas a adoptar ante cualquier problema que se pudiese presentar, como inundaciones, incendios, robos, catástrofes, etc.

'HUERTA FRENTE AL AGUA'

Concluida esta imprescindible labor, la Dirección General de Patrimonio Cultural de la Consejería de Cultura y Turismo de la Junta de Castilla y León decidió realizar una muestra, que permanecerá ‘sine die’ en el Monasterio de Santa María de Huerta, con el fin de da a conocer a la sociedad la actuación realizada.

La exposición ‘Huerta frente al agua’ muestra esta realidad histórica, realizando un doble recorrido a través del tiempo. Uno de los caminos recorre el tema de la ‘domesticación del agua’, indagando en los sistemas hidráulicos necesarios para satisfacer las diversas necesidades cotidianas de la Comunidad que habita el monasterio. La segunda vía se centra en las inundaciones históricas, recuperando noticias sobre cuándo y qué sucedió, o las medidas que se tomaron para remediar los daños. Finalmente, ambas sendas conducen al tiempo más reciente, marcado por las inundaciones de 2015 y 2018, así como por las medidas tomadas para prevenir riesgos y reparar los daños: plan director y de emergencias y actuaciones de urgencia y preventivas. Como ha señalado la delegada territorial, “la mejor manera de intervenir es, previamente, conocer”.

Esta muestra, como cita su catálogo, ha sido comisariada por Marisol Encinas y coordinada, desde el Servicio Territorial de Cultura y Turismo, por Carlos de la Casa y la arqueóloga territorial Elena Heras.

Comentarios...