Volver Noticias de Soria - SoriaNoticias.com
La cara más oculta del Moncayo: una ruta interesantísima y una reivindicación

La cara más oculta del Moncayo: una ruta interesantísima y una reivindicación

PROVINCIA
Actualizado 21/11/2020 12:38
Patxi Veramendi

Esta ruta es también una reivindicación. El Moncayo suele identificarse con la parte aragonesa de Tarazona, su Parque Natural de La Dehesa o su santuario. Pero la Sierra del Moncayo es mucho más, abraza la provincia de Soria, en una cara oculta excepcional, con valiosas referencias naturales (ideal para el senderista), y otros singulares valores turísticos. Descubrámoslos .

Propongo que este recorrido lo abordemos desde la localidad de Noviercas, aunque también puede iniciarse desde Ólvega, que está en dirección contraria (si de donde se viene es de la comarca moncaína o de las provincias vecinas de Zaragoza o Navarra).

Tengo que recordar que la esposa de Gustavo Adolfo Bécquer era de Noviercas, que el poeta romántico vivió ahí, desde donde descubrió los misterios y las leyendas del entorno de la sierra del Moncayo, que tanto le fascinaron y que luego plasmó en su obra. Por eso hay un museo de Bécquer (llamar al 975 385047 para consultar horarios o concertar visita), sin olvidar otro lugar de interés: el centro de interpretación de la Ruta de los Torreones. Son edificaciones creadas en la Edad Media por el valle del Rituerto, para vigilancia y defensa en las luchas que mantuvieron cristianos y musulmanes. (petición de cita en el teléfono 630 415771)

La primera parada de esta ruta de la cara oculta del Moncayo, en la que nos acompañará permanentemente la silueta de la imponente sierra, es Borobia. Será importante controlar los tiempos, en unos recorridos cortos, pero por unas carreteras de montaña sinuosas que, para compensar, nos llevan a lugares llamativos, bellos y únicos.

Desde Noviercas, por la carretera autonómica C-101, y luego por la provincial SO-V-3442 llegamos a Borobia en unos 25 minutos (24 kilómetros).Recorriendo las calles te encontrarás con la iglesia de Nuestra Señora de la Asunción (gótica) y la ermita de Nuestra Señora de Todos los Santos (s. XIII y reconstruida en el XVIII).

Un lugar curioso de ver es el llamado Lago Gandalia, 100 metros de diámetro de agua y unos 50 de profundidad, un capricho de la naturaleza que ha aprovechado el ‘agujero’ dejado por una antigua mina de hierro a cielo abierto, cerrada hace décadas, y que ya explotaron los romanos.

Pero lo más característico y diferenciador de Borobia es su observatorio astronómico El Castillo (T. 676 726045 y 619 374129). Los 1.200 metros de altura de la localidad y su ubicación, aportan una plataforma ideal para observar el cielo con el telescopio ‘El Coyote’. Ofrece diversas actividades para familias, grupos de amigos y aficionados más expertos.

Para retomar la ruta, volvemos a la carretera C-101, y vamos a Cueva de Agreda (unos 17 minutos, con 17,7 kilómetros), cogiendo la provincial la SO-P-2016. Nos pegamos ya a las faldas del Moncayo. En Cueva destacan -monumentalmente- la iglesia de Santa María de la Cueva (románica del s. XII y reconstruida en el XVII), emplazada sobre un castro celtíbero, y la ermita de la Virgen del monte (s. XVII y XVIII)

Hay diversas rutas senderistas por los bellos parajes del entorno, de diferentes distancias y dificultades, desde la ruta de Los Praos (por la Dehesa), a la subida del pico Moncayo o San Miguel (2.314 metros).

Cueva cuenta con un centro de interpretación del Moncayo soriano y del murciélago. Este animal, que cuenta con una importe colonia que habita en la cueva que da nombre al pueblo, está protegido y supone un valor natural relevante. Dispone de una Sala Murciélago con un audiovisual de 25 minutos, y de cámaras que permiten ver el interior de la cueva; la Sala Moncayo, también con un vídeo explicativo de la sierra y otros paneles informativos; y una terraza panorámica del pueblo y su entorno.

Desde la entrada de la cueva, la panorámica deja ver el macizo de la sierra, con las cumbres Peña Negrilla, San Miguel, Castilla y Lobera, en dirección a Beratón. Espectacular

Continuando la carretera, se accede a Beratón, en el límite de la provincia de Soria y el de más altitud (1.391 metros). Este pueblo se asienta en el corazón de la vertiente sur de la sierra del Moncayo, o también llamada cara oculta, donde coinciden Soria y Zaragoza.

Beratón (con la iglesia de San Pedro Apóstol, el mirador de la Cruz de Canto, la Cruz de los Ladrones o su fuente-merendero) es un lugar ideal para disfrutar de diversas rutas de senderismo y montaña, accediendo a diversos cerros y cumbres que lo rodean.

Porque el Moncayo no es solo una montaña, es una cadena de unos 15 kilómetros de largo, perteneciente al Sistema Ibérico, que separa los límites administrativos de las provincias castellana y aragonesa.

Beratón está rodeado por el Parque Natural del Moncayo (lamentablemente, aún no se ha conseguido esta declaración para la parte soriana), y se asienta en un encrestado paisaje serrano, que se precipita por un puerto de vértigo nada más salir del pueblo, por el barranco del río Isuela, ya en la provincia de Zaragoza, con sus impresionantes farallones de roca. Es la carretera CV-360, que después de unos 25 minutos, y tras recorrer 8 kilómetros de enrabietado descenso, nos deja en el pueblo de Purujosa, por donde continúa la cara oculta del Moncayo.

Cerro Escoboso, Cima de San Mateo, Alto del Rebollar, Cima La Atalaya, Corona Alta, son solo algunos destinos posibles, junto a otros que se adentran en suelo de Zaragoza, o que continúan en línea hacia Cueva de Ágreda, hasta llegar a la cumbre del Moncayo o San Miguel, como Alto de la Majada Alta o Pico Lobera, en la divisoria longitudinal de ambas provincias.

El paisaje de la Sierra del Moncayo es una casualidad natural y excepcional. Sobre la tierras ribereñas del valle del Ebro, y con la meseta castellana recostada sobre la sierra, aparece un puzzle de bosques mediterráneos y atlánticos, de roble, encina, carrasca o pino, con manchas frondosas de haya, que se completan con los chopos y los bosques de ribera en galería, pastizales y campos de cereal.

Si vas a disfrutar del senderismo del entorno, seguramente quieras dormir. Encontrarás alojamientos en Cueva y Borobia, donde también podrás comer, al igual que en el bar-centro social de Beratón. Un consejo: hay que informarse muy bien de las rutas, y visitar las webs municipales, de turismo o de senderismo.

Comentarios...