Volver Noticias de Soria - SoriaNoticias.com
'Leche y canela': el remedio de tres sorianas contra el confinamiento que adquiere forma de libro

'Leche y canela': el remedio de tres sorianas contra el confinamiento que adquiere forma de libro

NOTICIAS DE COVALEDA
Actualizado 10/01/2021 19:19
Encarna Muñoz

Julia Altelarrea, Marta Herrero y Yolanda Herrero son tres primas que compartieron diario digital durante el confinamiento. Gracias a él se hicieron más pequeños el desconcierto y la incertidumbre. El relato ha tomado ahora forma de libro y servirá como documento del encierro de tres mujeres distintas, en tres ciudades diferentes y con tres circunstancias radicalmente contrarias.

El coronavirus ha alterado nuestra existencia pero, sin duda, el momento más duro de la pandemia comenzó hace diez meses. El confinamiento nos sorprendió a todos el pasado 14 de marzo y, con él, llegaron la ansiedad y el miedo. Dos sentimientos que, con múltiples variantes, cada uno combatió a su manera desde la intimidad de su hogar.

Julia Altelarrea, Marta Herrero y Yolanda Herrero, tres primas procedentes de Covaleda, encontraron una forma única de compartir y, por tanto, minimizar el desconcierto y la incertidumbre. Cada mañana, intervenían con un texto propio en un grupo de Whatsapp. Este párrafo servía para narrar sus sentimientos, experiencias o preocupaciones. La idea germinó en Julia que decidió, el primer día de confinamiento estricto, cambiar los rutinarios buenos días a sus grupos de familiares y amigos por un relato que le sirviese como desahogo. "El segundo día me contestó Marta en el grupo de primas. El tercer día se animó Yolanda y las tres seguimos haciéndolo hasta el final del confinamiento", recuerda Julia Altelarrea.

El resultado es una descripción única que recoge todo lo vivido durante el encierro de tres mujeres distintas, en tres ciudades diferentes y con tres circunstancias radicalmente contrarias. Julia escribía a sus primas desde Zaragoza, Yolanda lo hacía desde Madrid y Marta desde Soria.

La primera de ellas, quien "se ha empeñado y ha peleado de verdad en este proyecto" según Yolanda y Marta, es profesora de instituto y el encierro supuso para ella toda una aventura de adaptación a la enseñanza online. Marta vivió entre cuatro paredes el desafío de afrontar las novedades con la compañía de un adolescente. A Yolanda, economista de profesión, el aislamiento le llegó tras una prejubilación sin ningún periodo de adaptación. "Pasé de trabajar de 08:00 a 20:00 con alta dedicación y responsabilidad a tener todo el tiempo del mundo y no poder hacer nada", expresa.

"Contábamos todo lo que nos pasaba y nuestras añoranzas. Lo que hacíamos día a día y nuestras reflexiones. Lo más curioso es que los tres puntos de vista son distintos y hay muchas personas que se pueden identificar con nuestras palabras", explica Julia Altelarrea. "El diario del confinamiento me sirvió como catarsis porque me ayudaba a comunicarme con el exterior, más allá de mi núcleo familiar", cuenta Marta Herrero. "Me levantaba y, como soy menos madrugadora que mis primas, lo primero que hacía era conectarme y ver qué sentimientos o sensaciones me llegaban del exterior", refiere Yolanda Herrero.

Con la desescalada "se abrieron nuevos horizontes" y se cerró el diario del confinamiento. Fue entonces cuando otro grupo de Whatsapp le dio a Julia el valor que necesitaba: "Me recomendaron hacer una recopilación de todo lo escrito y empezamos a moverlo", afirma. Marta refiere que "mi intención era reunirlo en un formato físico y tenerlo para que lo vivido no se le olvidase nunca a mi hijo".

Julia se puso en contacto con una imprenta y "les gustó el texto". Las tres primas tuvieron que sufragar el coste de la publicación pero "nos lanzamos porque la pérdida de una primera edición de 50 ejemplares no era una locura". Hace 3 semanas nació 'Leche y canela', el conjunto de textos que vieron la luz frente a un matutino vaso caliente.

A la editorial solo le pidieron que "no alterase la esencia de lo que era una conversación coloquial". Por ello, el libro incluye "emoticonos que nos mandábamos, memes y poesía". También ilustraciones, que surgieron durante el confinamiento de las manos de Julia Altelarrea.

Esa primera tirada ya ha "volado" y 'Leche y canela' ya tiene en marcha su segunda edición. Las reacciones de quienes las conocen no se han hecho esperar. Yolanda afirma que cada día recibe un mensaje de quien ha descubierto esta nueva faceta suya. Marta continúa sin creerse que sus conversaciones sean ahora públicas pues "nunca lo escribí con esa intención".

La sorpresa ha sido "grata" para las autoras y también para su nexo de unión. En Covaleda el libro se ha recibido con los brazos abiertos pues en él queda patente la añoranza por las raíces y la preocupación por unos vecinos que Julia, Yolanda y Marta sienten casi como familia. "Somos las tres muy covaledenses y con la edad añoramos todo mucho más", cuenta Julia que a día de hoy continúa emocionándose al recordar el sueño que, durante el confinamiento, le llevaba a Covaleda para disfrutarla en libertad.

'Leche y canela' vuela para recordarnos lo vivido. Julia, Yolanda y Marta viven su primera experiencia como escritoras y no se cierran puertas aunque todas ven complicado lo de escribir el segundo libro. Yolanda, tras este brusco paréntesis provocado por la pandemia visualiza el futuro con optimismo.

Comentarios...