Volver Noticias de Soria - SoriaNoticias.com
Condenado a cuatro años por robar 751.000 euros de las cajas de seguridad de una entidad bancaria en Soria

Condenado a cuatro años por robar 751.000 euros de las cajas de seguridad de una entidad bancaria en Soria

CAPITAL
Actualizado 13/01/2021 20:54

En los hechos, que se remontan a 2018, el acusado, tras acceder a la cámara acorazada y llevarse el dinero, queda probado se presentó ante la Guardia Civil con algo menos del 10% de la cantidad robada mostrándose arrepentido.

La Audiencia Provincial de Soria ha condenado a un hombre, con domicilio en el País Vasco, a la pena de cuatro años por el delito de robo con fuerza de "especial gravedad", a cuatro años de prisión e inhabilitación especial por el robo continuado en las cajas de seguridad de una entidad bancaria en Soria, donde sustrajo dinero por un importe de 751.000 euros, cantidad perteneciente a varios clientes de dicha entidad.

Según consta en la sentencia, el hombre, cuya defensa aportó atenunantes de adicción a estupefacientes y alcohol, algo no probado, accedió a la sucursal contratando una de las cajas de seguridad de la misma aduciendo que se dedicaba al mundo artístico. Fue en abril de 2018 cuando contrató en primera instancia este servicio, a la vez que abría una cuenta en dicha entidad, frecuentando en varias ocasiones las instalaciones, hasta que el 20 de julio trató de forzar varias de las cajas de la cámara reseñada, si bien de manera infructuosa, por no llevar la herramienta adecuada.

Días después, el día 27 del mismo mes, volvía con la misma intención, con los útiles necesarios y consiguiendo el botín mencionado de 751.000 euros, extraidos de dos cajas, y repartidos en 500.000 y 251.000 euros. Dejó la herramienta tras la puerta de la cámara acorazada para que no pudiese ser vista a su salida.

Acto seguido, con otra vestimenta, el hombre hacía acto de presencia en la Comandancia de la Guardia Civil entregando, en una mochila (diferente a la bolsa con la que transportó el dinero robado) que contenía 65.905 euros, menos del 10% de lo extraído, mostrando su arrepentimiento por los hechos, y aduciendo su propia versión de los hechos, causados según sus declaraciones ante los agentes, de un "arrebato", devenido por su adicción a las drogas. Fue puesto en libertad el mismo día y en la Benemérita dieron cuenta de los hechos a la entidad creditica, a la vez que ponían el dinero entregado a disposición judicial.

La versión finalmente no coincidió con la grabación de las cámaras de seguridad, que dejaron constancia de la identidad del coondenado, además en las pruebas concurrentes aparecen las huellas dactilares del autor recogidas en el lugar de los hechos.

En la sentencia queda recogido que el hombre deberá abonar a los titulares de las cuentas las cantidades señaladas, intereses incluidos, las costas del proceso (sin incluir las causadas a las acusaciones particulares), además de otros 474 euros por los daños efectuados en la cámara acorazada, si bien se contempla igualmente la responsabilidad subsidiaria de la entidad financiera a la hora de resarcir las cantidades a sus propietarios.

Comentarios...