Volver Noticias de Soria - SoriaNoticias.com
Cabrejas del Pinar: en el corazón de su excepcional 'enebral'

Cabrejas del Pinar: en el corazón de su excepcional 'enebral'

PROVINCIA
Actualizado 13/02/2021 12:15

Si la línea de la Sierra Cabrejas (desde el Pico Frentes) es una clara ‘raya’ que separa el paisaje más atlántico del mediterráneo en la provincia de Soria, el pueblo que mejor muestra esta divisoria es Cabrejas del Pinar. Su paisaje kárstico y encrestado, y su monte El Enebral, en el corazón del mayor conjunto de sabinares de España y del mundo, es un valor natural y cultural que disfrutarás.

Apenas media hora y una treintena de kilómetros, por la N-234, separan la ciudad de Soria de Cabrejas del Pinar, uno de los pueblos más interesantes de la provincia, y demasiado desplazado de las rutas turísticas habituales, cuando sus atractivos son muchos.

Según circulamos -desde la capital- en dirección a esa localidad, a la izquierda queda la continua barrera o paredón de la Sierra Cabrejas (siendo el Alto de la Risca, sobre Ocenilla, el punto más alto con 1.423 metros). Por la derecha quedan Toledillo, Cidones, Villaverde del Monte y Abejar, que se abren a la Soria más atlántica de pastos verdes, robledal o pinar silvestre. Sobre el paredón de la Sierra Cabrejas se esconde un paisaje único de crestas calizas y sabinares, que se abre generoso y accesible al llegar a nuestro destino: Cabrejas del Pinar.

Se asienta sobre una loma carasol, en el que están los restos del castillo (siglo XIV) que todavía se conservan, en lo que fue una alcazaba con una muralla que encerraba el caserío, y que aún se deja ver en forma de esporádicos fragmentos de lienzo, que se han aprovechado como socorrida pared de fachada para alguna de las casas.

Al recorrer la calle de entrada a Cabrejas del Pinar podrás ver una carreta de las que se usaban para transportar pinos, y -más adelante- una bomba de agua para incendios del siglo XIX.

En un paseo tranquilo, encontrarás algunos ejemplos de la arquitectura tradicional de la zona (entrada a la comarca de Pinares), la iglesia de San Millán, la ermita de Santa Ana, el rollo, la fuente romana, la fuente de los seis caños, o el potro (junto a la antigua fragua) donde se herraban las caballerías de trabajo. Junto a la N-234 está la imponente ermita de la Blanca, construida a principios del XIX por tres familias indianas de México.

Además, en torno a las crestas de la zona de La Llana, que envuelven Cabrejas, hay una interesante Senda de las Cabras que, a lo largo de 4,5 kilómetros, te acerca a conocer la parte más próxima de la sierra: el balcón-mirador de Maldifrades, el castro celta, el llamado chozo del cabrero, o el mirador Pico del Zarzo. Y no se puede olvidar el manantial del Chorrón de Fuentetoba (que mana formando una bella cascada cuando las lluvias son generosas). Esta senda se puede seguir con vehículo todoterreno, y es conveniente informarse muy bien del trazado de la senda, porque en la parte alta confluyen diversos caminos.

Pero el objeto de esta ruta es continuar, desde esta localidad, por la carretera que lleva a Muriel de la Fuente y, por tanto, al nacedero y monumento natural de la Fuentona, que está en término municipal de Cabrejas, si bien el acceso está en Muriel de la Fuente.

Son 11 kilómetros intensos, en un paisaje de especial valor, y no solo por los sabinares, entre los que se cuela alguna pequeña mancha de pino y otras más de encinar, incluyendo las recientes plantaciones truferas, que están animando la economía de la zona. Hay que circular despacio y estar muy atentos a la señalización que te encontrarás, con varios puntos de interés y de parada:

1. Molino Ranero. Es un merendero y zona de descanso, en el río La Hoz, que lleva el agua que más adelante caerá por la conocida cascada de La Fuentona (cuando llueve). Este río se alimenta de los chorrones y otros manantiales del entorno de Cabrejas.

2. La taina de las Verguillas. Esta zona ha sido tradicionalmente pastoril de ovejas y cabras, y la taina para el ganado es una construcción tradicional, aunque lamentablemente están casi todas hundidas. Por eso, a través de la Junta, se ha rehabilitado esta, como testimonio de esa cultura ganadera.

3. La Sima del Gato. El suelo calizo y kárstico de la Sierra Cabrejas ha propiciado la aparición de numerosos manaderos de agua, cuevas y sima, como esta que puede verse a pie de carretera.

4. Chozo pastoril. ¡Ojo! Hay que parar cuando se vea la indicación de parking Fuente Pedro. Ahí mismo sale una pequeña senda que te interna y te lleva -después de escasos metros- a otra construcción pastoril tradicional, en el que se guardaba el rebaño, que se ha reconstruido y rehabilitado para que se pueda conocer.

5. Mirador El Mirón. Antes de ‘caer’ al valle que se forma entre Calatañazor y Muriel de la Fuente, por un breve pero pronunciado descenso, un mirador que se encuentra a pie de carretera permite disfrutar con serenidad de la panorámica del Valle de la Sangre, donde la leyenda ubica la batalla donde el temido moro Almanzor fue derrotado. Con este pequeño trayecto se puede entender por qué Cabrejas del Pinar ha sido uno de los pasos y puerta de las tierras de los valles del Duero ya más ribereños hacia la comarca de Pinares.

6. Monumento natural de La Fuentona. La pista asfaltada que hemos recorrido termina en la carretera que une Calatañazor y Muriel de la Fuente (a tan solo 5,5 kilómetros entre ellos). Girando a la derecha, en dirección a Muriel de la Fuente, enseguida está el acceso a la Fuentona (en frente se encuentra el centro de interpretación Casa del Parque del Sabinar, de la Fuentona y el LIC Sabinares Sierra Cabrejas, en el palacio de Santa Coloma).

La Fuentona es la surgencia natural de agua que da lugar al nacimiento del río Abión, que conforman un bello paraje, junto a su entorno. Este manadero fue declarado monumento natural en 1998.

La vuelta se hace por Calatañazor, el conjunto histórico-artístico medieval más emblemático de la provincia. Antes de llegar al pueblo hay otro monumento natural, el Sabinar de Calatañazor, que destaca por las dimensiones del porte de las sabinas en esa dehesa.

El regreso lo hacemos por la carretera N-122, cerrando el espacio del LIC Sabinares Sierra Cabrejas por ese lado, siguiendo los términos de las localidades de Blacos, Torreblacos, La Cuenca, Villaciervos, Fuentetoba o Golmayo. El Pico Frentes hace de vértice y cierre del LIC, presente durante toda la ruta.

Comentarios...