Volver Noticias de Soria - SoriaNoticias.com
Margarita de Francia (Marge Simpson): "Se han dicho muchas mentiras sobre el mundo del doblaje"

Margarita de Francia (Marge Simpson): "Se han dicho muchas mentiras sobre el mundo del doblaje"

REPORTAJES
Actualizado 27/03/2021 19:49
Marina López

Margarita de Francia es una actriz de doblaje soriana que ha puesto voz a Cameron Díaz en ‘Una historia diferente’, peronajes en ‘South Park’ y 'La princesa Mononoke' y la icónica Marge Simpson.

El 7 de abril de 1837, Andersen, publicaba uno de sus cuentos más icónicos. Hablaba en una sirena que se quedaba sin voz y acababa convirtiéndose en espuma. Se las sabía todas, Hans Christian: sin voz no somos. Nuestra identidad se esfuma. Desaparece. Deja de existir.

Esto también lo conoce muy bien la soriana Margarita de Francia, actriz de doblaje y profesora de lengua y literatura. Margarita da voz, entre otros personajes a toda la dinastía de las Bouvier, en 'Los Simpson'. Nos cuenta, al otro lado del auricular que para saber doblar hay que saber actuar, que el doblaje "no está lo suficientemente remunerado" y que "alrededor del mundo del doblaje han surgido muchas mentiras a lo largo de la historia".

¿Cómo empieza una mujer de Soria a trabajar en el mundo del doblaje? ¿Tuviste algún mentor o mentora?

La interpretación siempre me había interesado mucho. De hecho, siempre había hecho teatro amateur y, por casualidad, en el año 1987 aproximadamente, escuché por la radio que se iban a hacer unos cursos de doblaje, que antes no era nada habitual que hubiese una escuela para eso. Entonces me apunté e hice el curso. Era justo cuando iban a empezar las cadenas privadas, por lo que iba a haber un volumen de trabajo importante. De ello empecé a trabajar en el año 89, según salí del curso. Al principio fueron cosas muy pequeñitas y luego ya cada vez más grandes.

En cuanto a lo que comentas del mentor, yo creo que todos los directores que te llaman para trabajar al principio podrían asociarse a esa figura. Al final, cuando estás empezando todos te enseñan y te ayudan en algo. Si vuelven a llamarte es que algo has hecho bien. Así es un poco la dinámica de esta profesión.

¿Qué escena recuerdas con más cariño?

Recuerdo con mucho cariño una película con Ken Loach, que se llamaba ‘Mi nombre es Joe’ (1998). Era una historia muy intensa, muy social. Yo hacía ahí el papel de la protagonista, interpretada por Louise Goodall. Me gustó mucho doblarla porque era muy emotiva. Además, estaba muy a gusto con el papel y con los compañeros. El problema con los doblajes es que son muy breves, por eso no da tiempo a coger tanto cariño. La cosa ha cambiado mucho, pero para que te hagas una idea cuando yo empecé para doblar una película entera eran necesarias unas cuatro o cinco jornadas de unas seis horas para doblar una película entera. Con las series la cosa cambia, claro. En Los Simpson, por ejemplo, cuando llega una temporada nueva podemos estar grabando durante dos o tres meses.

¿A qué te refieres con que el doblaje ha cambiado mucho?

Cuando llegó la era digital perdió todo un poco de magia. Antes todos doblábamos en el atril, en la misma sala. Juntos. Entonces, si yo tenía una escena con Homer (Carlos Revilla hasta la temporada 11) y con Bart (Sara Vivas) estábamos los tres actores en el atril y nos dábamos la réplica. Ahora no funciona así. Ahora estás en el atril tú solo y se graba en salas separadas. ¿Ventajas? Se hace muy rápido. Haces todo el papel seguido y se hace muy rápido. ¿Desventajas? Que, desde mi punto de vista, no tiene la misma frescura. No es tan divertido, tampoco. Antes había veces que el compañero te comentaba algo que te ayudaba a interpretar mejor o se lo comentabas tú, y era muy divertido.

Además, cuando estás con gente tan buena como lo son todos los que doblan Los Simpson, que son unos profesionales estupendos siempre te dan unos tonos muy buenos para actuar, cosa que viene también muy bien para interpretar el papel de una. Si estás tú solo tienes que tirar más de imaginación para poder interpretar de una determinada manera que antes salía de forma más natural. Ahora es más frío todo. Los primeros capítulos lo pasábamos tan bien y disfrutábamos tanto que, una vez doblado, solíamos ver el episodio todos juntos. A mí, ahora, alguna vez me pasa que no sé ni remotamente de que trata. Veo un capítulo en emisión y prácticamente es nuevo para mí porque claro, solo he visto y hecho lo mío.

¿Hay alguna serie o película que recuerdes con especial dificultad a la hora de doblar?

No sabría decirte una en concreto. Hay veces que un take (toma), mismamente se te atraviesa y no eres capaz de seguir. Mira, recuerdo una vez con Marge, doblando Los Simpson: era incapaz de decir el título del periódico: el Newsweek. Incapaz de decirlo. La frase era: “Al menos, eso leí en el Newsweek” y cuando llegaba al título del periódico lo decía mal, decía otro nombre… Siempre hay algún take tonto.

¿La situación de pluriempleo es por elección o por la precariedad que hay en el sector del doblaje?

(Risas) A ver, es una pregunta delicada esta. Cuando yo empecé a doblar por el año 89, el sueldo que se podía ganar doblando era mucho mayor del que se puede ganar ahora. Es importante diferenciar también que hay dos formas de trabajar.

Yo, además, nunca he estado contratada por un estudio: horario fijo, haces los papeles que te digan, cobras un sueldo ya establecido, etcétera. Y como yo trabajo: por libre. Eres trabajador por cuenta ajena. Si hay mucho trabajo esta opción es muy interesante, pero claro si no lo hay, no cobras. Yo estuve tres años dedicándome íntegramente al doblaje.

Me pedí una excedencia porque ya era profesora entonces y estuve tres años doblando. Luego, decidí volver al instituto por motivos personales y porque económicamente era un trabajo que se estaba empezando a estropear, como tantos otros. De hecho, ha habido varias huelgas en el sector durante estos años. Una que hubo en el 93, hasta otra que hubo en 2017. Ha habido más de una reivindicación porque no es un trabajo que ahora, para lo que supone, esté bien remunerado. Además, a mí dar clase es un trabajo que me gusta. Siempre me ha gustado y tiene una estabilidad que no tiene el doblaje. Durante bastante tiempo he podido compaginarlo bastante bien. De hecho, cuando empecé con Marge yo ya estaba trabajando en el instituto.

¿Cuáles dirías que son las sombras de la profesión? ¿Qué cambiarías de la industria?

Creo que no está lo suficientemente remunerado. Desde luego que no, pero eso pasa en muchísimas profesiones ahora mismo. Los trabajadores, en general, han ido perdiendo poder adquisitivo no solo en el doblaje. Pero en este sector en concreto sí. A parte de eso no sabría decirte

Por otro lado, ¿cuál es tu postura de que se contrate a personas con cierta fama para doblar películas, aunque no sepan doblar? Por ejemplo, lo que pasó con ‘Memorias de Idhún’

Me parece fatal. Porque, de hecho, el producto se resiente. Cómo no. Muy mal. Para empezar hay muchos cursos, escuelas, talleres donde se puede aprender. Por otro, si alguien quiere darle un punto de vista de marketing para que la ficción tenga una mayor difusión me parece muy bien. Es una estrategia como otra cualquiera y lo puedo entender. Pero que esa persona previamente aprenda a interpretar y a doblar para que el producto no pierda calidad.

Hay veces que, siquiera podemos hablar de intrusismo, porque muchas veces, como en este caso que comentas, los que doblan son actores. De hecho, hay actores y actrices estupendos que doblan fatal. Pero es que doblar es una disciplina distinta que tiene un aprendizaje y hay que saber adaptarse a cada formato y aprender.

¿Qué opinión te merecen esas personas que desprecian el doblaje, que solo ven películas en VO porque creen que el filme pierde esencia?

Somos libres para hacer lo que en cada momento nos parezca y qué suerte que ahora hay una serie de medios que nos permite tener acceso a muchas opciones distintas: doblado en un idioma, subtitulado en otro. Me parece maravilloso que sigan existiendo salas en versión original, también. Que podamos ver todo como lo queramos porque hay público para todo.

Ahora, se han dicho muchas mentiras alrededor del mundo del doblaje y a lo largo de su historia. Como por ejemplo, que era un invento del franquismo para censurar. No es verdad, se doblaba mucho antes del franquismo. Evidentemente alguna vez lo utilizarían para cambiar palabras etcétera, pero también existían de las tijeras. He llegado incluso a oír que en España se habla pero idiomas porque las películas se doblaban. Otra tontería. En Francia se ha doblado toda la vida. En Italia se ha doblado toda la vida. En Alemania se ha doblado toda la vida.

Comentarios...