Volver Noticias de Soria - SoriaNoticias.com
Ana Carazo: valiente apuesta por la Ribera soriana

Ana Carazo: valiente apuesta por la Ribera soriana

NOTICIAS DE SAN ESTEBAN DE GORMAZ
Actualizado 04/04/2021 11:34
Encarna Muñoz

Una década después de su desembarco en Matanza de Soria, Ana Carazo hace, cada día, historia con La Loba. De amplia sonrisa y carácter indomable, reconoce que le altera el “inmovilismo soriano”.

Ana Carazo es la propietaria de la bodega La Loba y se ha colado en la actualidad provincial porque las empresas Nokia, Cellnex y Quobis eligieron su proyecto para demostrar las potencialidades de la conectividad 5G en zonas remotas. No obstante, esta alicantina de origen soriano tiene una historia que merece la atención por sí misma; ha conseguido recuperar las viñas familiares en Matanza de Soria y elaborar un vino que el mercado recibió con los brazos abiertos. Ha trabajado contra viento y marea y presume de haber creado una bodega referente en la provincia y en la denominación de origen Ribera del Duero.

Tradición heredada

Ana Carazo es enóloga por vocación. La chispa prendió sin que ella se diese demasiada cuenta. Su padre se dedicaba a la distribución y el contacto con bodegueros, hosteleros y restauradores despertó en esta joven la curiosidad necesaria para amar una profesión. Un maestro entre maestros, Mariano García (Bodegas Mauro) le recomendó iniciar sus estudios en la Escuela de Viticultura y Enología de Requena (Comunidad Valenciana) y, sin sospecharlo, su destino quedó relacionado para siempre con Matanza de Soria, localidad donde su familia siempre había cuidado algunas viñas para el propio consumo.

Con la base de la formación adquirida, Ana Carazo compaginó el trabajo con un Máster de Empresas Vitivinícolas y comenzó a viajar. Primero a Francia para realizar unas prácticas en la zona de Chinon y después a Nueva Zelanda para hacer todo lo contrario, “gestionar kilos de uva que entraban en una bodega de viticultores y luego se lo llevaban a granel”, y seguir ampliando horizontes. En 2011, mientras “gestionaba irme a Sudáfrica”, aparecieron Javier Ajenjo, de Bodegas Neo, y sus padres para convencerla y que “hiciese mi vino” con “un depósito y las viñas”, cuenta.

Un vino único

Carazo comenzó con La Loba con 27 años. Lo hizo recuperando de forma completamente artesanal las viñas centenarias de su familia. Acariciando los troncos y dejándose guiar por una intuición que “pocas veces” le ha fallado. Tal y como reconoce, por aquel entonces “no quería tal responsabilidad”, pero la sorpresa, para quien no conociese a esta enóloga de carácter y con las ideas muy claras, llegó después de la primera vendimia. “Me metí a ello y no pude parar porque salió un vinazo”, recuerda con una amplia sonrisa.

Afirma que le resultó “muy emocionante” ir descubriendo “cómo iban encajando todas las piezas del puzzle”, un camino de crecimiento, empresarial y personal. En la quinta vendimia en Matanza de Soria nació La Lobita (segundo vino de la marca) y, con ella, “comenzamos a pensar que necesitábamos un espacio propio”. Esto se materializó en 2018, “hicimos la primera vendimia en casa”. El despegue no ha acabado: “ahora es la fase de enterarte de todas las obligaciones administrativas , pero ya con los pilares bien anclados”, explica.

El favor del público

La Loba se elabora a partir del fruto de viñas centenarias cultivadas en minifundio. “Son parcelas únicas en el mundo y el vino es igual de exclusivo”, refiere Carazo. La enóloga expresa que su intención sigue siendo “que la gente disfrute con mi vino”, por lo que su objetivo “no es convertir La Loba en un producto elitista con un precio de 600 euros la botella”.

Tampoco busca la producción masiva porque “La Loba dejaría de ser La Loba”, lo que implica que “a una menor producción, si se mantiene la calidad y se consolidan decisiones acertadas, el vino se revalorizará”. Por el momento el público se rifa las botellas porque han quedado prendidos de un sabor que califican de sorprendente.

Ribera del Duero

Matanza de Soria es una pequeña localidad (pedanía de San Esteban de Gormaz) situada al comienzo de la Denominación de Origen Ribera del Duero. Con 38 habitantes censados (INE, 2020), pertenece al municipio de San Esteban de Gormaz. La climatología está marcada por el frío, lluvias moderadas, heladas tardías en primavera y veranos cortos pero intensos.

La Loba forma parte de la Denominación de Origen Ribera del Duero desde sus orígenes. Primero lo hizo como marca, porque carecía de las instalaciones necesarias, y desde el año 2018 como bodega. Contar con este sello ha significado “una puerta abierta” para La Loba. “Ribera es muy amplia y a la vez muy perfecta. Dentro de esa perfección tiene autenticidad y el equipo técnico que hay detrás trabaja teniendo en cuenta a todos los que formamos Ribera, desde una bodega de gran producción a otra con una autencididad ‘x’ como la mía. Saben que hay suelos distintos y ahora se abren al blanco. Ribera no es la parte clasista, se está empezando a romper y evoluciona”, refiere Ana Carazo.

El futuro, ¿lejos?

Ana es una mujer con grandes alas. Su libertad le ha abierto horizontes pero, en ocasiones, se ha estampado contra el inmovilismo de Soria. “Escuchas que no tenemos de nada, pero es porque nadie hace nada. He llorado mucho y he pensado en alquilar esto e irme, pero La Loba es la Loba”, reivindica. De las caídas aprende, y es inevitable que su energía tenga repercusiones en la zona. Por el momento, gracias a ella Matanza y la comarca cuentan con las infraestructuras necesarias para el despegue del 5G.

¿Con 5G o sin 5G?

Las empresas Cellnex, Nokia y Quobis escogieron La Loba, para desarrollar su proyecto 5G-LEAN y demostrar cómo la digitalización contribuye al desarrollo económico y social.

Una inversión de 1 millón de euros posibilitará que se instalen una serie de sensores en el viñedo para captar datos relativos a temperatura y humedad atmosférica y de la tierra, así como los niveles de radiación infrarroja y ultravioleta. La tecnología 5G ayudará en un futuro al transporte y almacenaje de estos datos de forma que no solo sirvan para su análisis posterior, sino que permitan el visionado a tiempo real y actuar en base a ellos.

Eso sí, todo esto depende de que una operadora apueste por dotar de cobertura a esta zona, algo que “depende de que las instituciones se pongan de acuerdo y subvencionen parte del despliegue”, afirma Ana Carazo.

Comentarios...