Volver Noticias de Soria - SoriaNoticias.com
17 kilómetros este año y a esperar. Así (de lenta) avanza la autovía entre Soria y Valladolid

17 kilómetros este año y a esperar. Así (de lenta) avanza la autovía entre Soria y Valladolid

PROVINCIA
Actualizado 23/04/2021 10:00

Más de 80 kilómetros todavía están pendientes de licitación. Se espera que el tramo del Temeroso, ya al 78%, se pueda abrir antes de finales de año. El enlace entre El Burgo y San Esteban de Gormaz está solo al 34%. El Gobierno asegura que los servicios de autobuses volverán a sus frecuencias normales cuando se recupere la normalidad.

Los kilómetros de carretera más peligrosos de la provincia de Soria tienen los meses contados. El Temeroso podría ser historia a final de año si se cumplen los plazos en las obras del tramo de la Autovía del Duero, que une la Venta Nueva con Santiuste.

Se trata del tramo que más avanzadas lleva las obras, que prácticamente permitirá unir El Burgo de Osma con la capital por la A-11 con 17 nuevos kilómetros, y que vendrá acompañado de la recuperación de 6 kilómetros de calzada romana que aparecieron en las obras. Pero ante todo supondrá la eliminación del Temeroso, del recorrido Soria – Valladolid.

Las obras superan un porcentaje de ejecución del 78%, señala el subdelegado Miguel Latorre, que espera que “si siguen el ritmo actual se puedan poner en servicio a final de año”. Latorre apuesta por no pisarse los dedos con los plazos, y señala que el tiempo atmosférico es un factor clave en este tipo de obras.

Con esa apertura de los ocho tramos en territorio soriano de la Autovía del Duero estarán en funcionamiento cinco. El siguiente tramo más avanzado, aunque solo al 34%, es el que une El Burgo de Osma con San Esteban. Once kilómetros que “han recuperado su ritmo normal tras su reactivación hace un año”, señala Latorre en declaraciones a Soria Noticias. Explica el subdelegado que la pandemia “ha condicionado muchísimas situaciones” en las obras de esta infraestructura largamente demandada.

Tramos a la espera

Peor suerte corren los tramos que dan inicio y final a la autovía en la provincia de Soria. Tanto el Langa – Aranda (21 km. que unen Soria con Burgos) y el Los Rábanos – La Mallona (otros 20 km. que unen la Autovía del Duero con la de Madrid y la Soria capital) están a la espera de la redacción de un nuevo proyecto por parte del INECO. Es decir, estos 40 km. van para largo.

Pero la Autovía del Duero continúa más allá de Aranda (de hecho, lo hace más allá de Valladolid, porque los tramos que unen Zamora con Portugal están pendientes de ser licitados). Más de 77 km. unen la variante de Aranda con Tudela y la ronda sur de Valladolid. De ellos, se está trabajando en dos tramos que suman 35 kilómetros cuya apertura no llegará, siendo optimistas, hasta 2023 o 2024.

Y por último está el tramo que es la madre de todas las disputas, el Castillo de la Vega – Quintanilla de Arriba, que con más de 40 kilómetros, afecta a muchas de las bodegas más importantes de la Ribera del Duero. Estos 40 km. están todavía pendientes de licitación y también van para largo.

Por ello, pese a la buena noticia de la eliminación del Temeroso este mismo año, el balance no puede ser positivo. Decisiete kilómetros este año, 46 km. en tramos que avanzan muy lentos, y más de 80 km. en tramos que ni siquiera están licitados. Así está la Autovía del Duero.

Autobuses

Latorre señala que el Gobierno no ha obligado a cumplir los compromisos contractuales de las empresas concesionarias de los servicios de transporte de viajeros durante la pandemia. Explica que las restricciones de movilidad hacía imposible exigirlos, y que hacerlo habría supuesto mandar a las empresas a la ruina. El subdelegado asegura que “cuando volvamos a la normalidad habrá que ir recuperando poco a poco los servicios reflejados en las concesiones”.

Sobre la Soria – Calatayud explica a este medio que la única forma de que tenga interés para las empresas es adjudicarla de manera conjunta, mediante una hijuela con la Soria – Zaragoza. Señala Latorre que para que el servicio fuera rentable por sí solo harían falta “entre 10 y 15 pasajeros en cada viaje”.

Señala que muchas regiones de España querrían un servicio similar, y recuerda que las dos primeras licitaciones del servicio fueron saboteadas por las patronales del sector. La tercera se la llevó por delante la pandemia, y ahora el objetivo del Gobierno es que esa línea sea declarada de interés público para que sea financiada por las distintas administraciones. Latorre señala que frente a otras zonas que podrían reivindicar un trato similar, el “elemento diferencial” de la Soria – Calatayud es que la provincia es de las pocas que se ha quedado fuera del mapa de la alta velocidad.

Comentarios...