Volver Noticias de Soria - SoriaNoticias.com
Las setas de primavera, un buen motivo, todavía, para salir al campo

Las setas de primavera, un buen motivo, todavía, para salir al campo

Actualizado 08/05/2021 21:34

La práctica de la micología, en todo tiempo, es una actividad que permite compatibilizar los tiempos que marca el compás del covid. Se puede guardar la distancia de seguridad, conservando la mascarilla y salir al campo para mantener una vida sana.

Pese a que la primavera está deviniendo en un tiempo seco y frío, bien es cierto que en los últimos días se ha apreciado un aumento de temperaturas y se han dado precipitaciones que favorecen la salida de las setas de primavera en la provincia. Marzuelos, perechicos, senderillas, champiñón campestre y boletus (pinícola) centran la atención de los seteros, abundantes en la provincia soriana, cuya riqueza micológica siempre ha sido generosa.

Beatriz Águeda, de Föra Tecnologies y del Departamento de Producción Vegetal de Ingenierías Agrarias en Soria, coincide en afirmar que en la próxima semana o diez días podría darse una floración, aunque los vaticinios meteorológicos aventuran un tiempo revuelto a partir de mañana domingo. Unos condicionantes que siempre afectan a la fructificación de las setas, aunque hay otros factores que vienen pautados por el microclima de cada zona, donde por otro lado, es preciso tener en cuenta el proceso de la fotosíntesis de algunas especies arbóreas, como es el pino para el boletus.

Para este hongo, mayo suele ser un buen mes para ser recolectado, aunque su calidad no es tan buena como en otoño. "El calor hace que aparezcan gusanos, sobre todo teniendo en cuenta que en Soria tenemos una primavera corta, y pasamos, prácticamente, del invierno al verano", sin que la suavidad de los ambientes propicie obtener un buen número de ejemplares sanos.

Con todo, la doctora afirma que se están recogiendo otras variedades micológicas de "pradera", como las senderillas, perrechicos y champiñones, aunque los marzuelos se están resistiendo a salir a la superficie.

Águeda ha señalado además que hace un año, el confinamiento obligó a cesar en las salidas al campo, dándose por ello "una menor presión recolectora", aunque ello no haya tenido que significar un aumento en la producción, ya que es preciso observar otros condicionantes, como el "cambio global" que se viene experimentando en las últimas décadas, y no solo en lo climático, sino también en los usos dados al monte.

Con todo, la doctora subraya que en la provincia de Soria "hay una gran cultura de setas", como se pone de manifiesto el respeto que la generalidad de los sorianos tienen sobre la micología. "Los niños vienen aprendidos del colegio", apunta, a la vez que insiste que el recolector local "sabe seleccionar los ejemplares", desechando aquellos que no tienen valor culinario pero sí que ejercen su función para cada tipo de variedad.

Al hilo de ello, menciona que otras provincias de la 'España vaciada' como son Cuenca y Teruel no disfrutan de esta pasión y cuidado por el mundo fungi, como así queda de manifiesto un informe elaborado por la red SSPA (Red de Áreas Escasamente Pobladas del Sur de Europa), donde Soria marca una diferencia más que apreciable en este sentido.

Águeda insiste en la importancia del recurso micológico, donde la "vinculación" de los sorianos es patente, a la vez que resalta el "valor cultural" del mismo que llevan a su cuidado y protección.

Estos días, pese al frío anunciado, la doctora comparte la intención de salir al campo para recolectar setas, aunque la cesta, una vez de vuelta a casa, no se vea rebosante, pero gratificará en la cocina la presencia de la variedad de sabores que los campos sorianos aportan estos días.

No olvidar, por cierto, que es necesario el permiso de recolección, gracias al cual se conserva este patrimonio tan querido y mimado en Soria hace tiempo.

Únete a nuestro canal de whatsapp

Comentarios...