Volver Noticias de Soria - SoriaNoticias.com
Covid-19, historia de una pandemia en primera línea que aún sigue entre nosotros

Covid-19, historia de una pandemia en primera línea que aún sigue entre nosotros

REPORTAJES
Actualizado 15/05/2021 10:31
Marina López

El Estado de Alarma ha llegado a su fin, pero cuatro profesionales sanitarias recuerdan cómo han vivido este año de pandemia, tras sus ojos. La pandemia todavía no se ha marchado, sigue entre nosotros, y tenemos que ser conscientes de ello.

Julia González, enfermera en el Hospital Santa Bárbara, comenta a Soria Noticias que la pandemia le ha enseñado “lo importante que es vivir”. Clara, técnica en emergencias sanitarias en la zona de San Esteban de Gormaz, por su parte, sintió que no tenía ningún tipo de información de a lo que se enfrentaba. Mercedes, técnica en cuidados auxiliares de enfermería en Urgencias, dice que las cifras que salen en los medios no son las correctas, aunque se saquen directamente del Portal de Transparencia de la Junta de Castilla y León; y a Julia López, médica de urgencias en el Hospital se le han quedado grabadas en la retina las parejas que se despedían para no volver a verse. Ahora que el Estado de Alarma ha acabado y la situación es más tranquila lo vemos con otra perspectiva. Este prisma es la de las sanitarias que la vivieron desde febrero de 2020.

Julia G. destaca que durante los primeros días de pandemia, en el Hospital de Soria sí había unas directrices a seguir, pero “el papel no reflejaba la realidad”. Por su parte, Mercedes añade que, al final, los protocolos de actuación se iban estableciendo sobre la marcha: “Cambiaban en horas. Los 20 primeros días fueron como una guerra. Tuvimos que adaptar el servicio como podíamos, porque desde arriba no nos daban ni infraestructura, ni soluciones”. Para Clara, la situación ha dado un giro de 180 grados a su forma de trabajar: “Desde que llegó la covid, la dinámica de trabajo cambió bastante. Los avisos empezaron a durar más porque equiparnos y quitarnos el traje lleva su tiempo. Además, en cada traslado hay que desinfectar el vehículo, lo que requiere 45 minutos. Había veces que ni siquiera podíamos quitarnos el traje, porque acto seguido teníamos otro aviso”. También comenta que, desde las ambulancias, no solo han tenido que aprender a lidiar con las muertes causadas por la propia enfermedad. “A partir de la primera ola he visto bastantes suicidios. Ha habido bastantes personas que se han quedado sin trabajo, tenían problemas de salud mental o que no han podido gestionar esta situación”.

Las tres sanitarias coinciden en que la primera ola fue el caos, la segunda pasó de puntillas y la tercera supuso, de nuevo, un sinfín de horas invertidas. “Al final, en la primera era trabajar a ciegas. Durante la segunda y la tercera hemos tenido más información, más facilidad y menos miedo. Aunque en esta última ha aumentado el nivel de trabajo de nuevo”, sostiene la enfermera de urgencias.

Por otro lado, Julia L. pasó la primera ola entre el Hospital Clínico de Madrid, donde acababa su residencia, e IFEMA. Se incorporó al servicio de urgencias del Hospital de Santa Bárbara en la segunda ola. “Cuando volví a Soria me costó bastante gestionar la pandemia. Al final soy de aquí, y al ser un sitio pequeño sueles conocer a los pacientes que llegan. Si no lo conoces tú, seguro que alguien cercano sí. Entonces, como profesional, es difícil aislarse ante eso”.

Para la médica, la tercera ola en Soria ha sido también muy dura: “En Madrid el problema principal es que hay mucho volumen de gente”, sostiene, “pero en Soria el problema es que el hospital es muy pequeño y somos un complejo que se apoya mucho en otros centros sanitarios de la comunidad autónoma, en un momento en el que otros no pueden gestionar las carencias o necesidades que podamos tener, porque están saturados. Los compañeros de la UCI han hecho un sobreesfuerzo enorme. En Madrid ha afectado muchísimo la pandemia, pero Soria ha sufrido otros problemas, como la falta de servicios”.

Julia López, médica de Urgencias

  • Edad: 30
  • Estudios: Licenciatura en Medicina
  • Especialidad: Medicina de familia
  • Años de experiencia: Dos como médica adjunta

julia lopez

Fuente: Julia López

¿Qué hubieseis necesitado?

Personal y tiempo. Sobre todo tiempo. Haberlo previsto, aunque realmente no creo que haya un culpable de eso. No sé si se hubiese podido gestionar de otra forma, pero al principio no creo que hubiese ningún culpable. Sí que es verdad que en la tercera ola hubo cosas que echamos de menos, como medidas más restrictivas en Navidad, pero creo que en ese sentido sí se ha intentado hacer cierto examen de conciencia y llevar más control de cara a Semana Santa.

Un momento duro que recuerdes

No sé cuál elegir. Creo que lo más duro ha sido ver a la gente en soledad ante el duelo por la muerte de un familiar del que no se han podido despedir. La gente ha fallecido sin sus familias cerca. Eso te rompe el corazón.

¿Algún momento feliz?

Como entras en una vorágine en el trabajo es complicado, pero había alegría cuando nos enviaban comida para cenar. En IFEMA, por ejemplo, venía una orquesta a tocar. Se montaba una fiesta por cualquier cosa. Celebrabas la vida en cualquier momento. Cada pequeño detalle. Para mí es lo único feliz.

¿Qué sacas en positivo de la experiencia?

A nivel profesional, mucho. A nivel personal creo que es difícil verlo como un aprendizaje. Es verdad que se ha formado un buen equipo entre los compañeros. Todos nos unimos mucho, nos apoyamos y nos consolamos. Pero no se puede ver algo positivo en esta pandemia porque se ha llevado demasiado. hemos sentido muy útiles, pero el coste emocional sale muy caro.

Julia González, enfermera en Urgencias y UCI

  • Edad: 27
  • Estudios: Grado en enfermería
  • Especialidad: Urgencias y UCI
  • Años de experiencia: Seis años

Julia González

Fuente: Julia González

¿Qué hubieseis necesitado?

Creo que nunca sabes lo que necesitas para poder sobrellevar este caos. Me ha dado mucha paz ver que la gente se ha volcado por ayudar en la medida de lo posible. Lo que necesito ahora es tiempo para asimilar. Este año no está reflejado en mi vida porque he tratado de olvidarlo. Necesito ver la luz. Ver que bajan los contagios, que la vacuna ayuda y que la gente es consciente de lo que ocurre. Necesito muchas cosas, pero sobre todo desconectar.

Un momento duro que recuerdes

Momentos malos y duros ha habido todos los días, la verdad. En mi caso, hablar con los compañeros y compartir emociones y sensaciones me ha ayudado bastante en la pandemia, por ejemplo.

¿Algún momento feliz?

Tengo la suerte de que mi hermana es enfermera y ha vivido la situación conmigo. He tenido la oportunidad de llamarla a diario y poner en común nuestras vivencias, eso me ha dado mucha vida y me ha ayudado mucho.

¿Qué has aprendido?

La pandemia me ha enseñado lo importante que es vivir, lo rápido que se desmorona todo, y lo poco que nos damos cuenta de la suerte que tenemos. Yo, que siempre he sido de hacer planes, de tener todo controlado, ahora me dejo llevar más . Tengo la suerte de que los míos están bien y de haber podido contar con su apoyo día a día. Mi hermana ha tenido un papel especial. Ella se ha convertido en mi escudo y, cómo no, en mi pañuelo.

Mercedes Manso, técnica en Cuidados Auxiliares de Enfermería

  • Edad: 53
  • Estudios: Módulo FP1 de Técnico Auxiliar de enfermería
  • Expecialidad: TCE de urgencias
  • Años de experiencia: Ocho años

Mercedes Manso

Fuente: Mercedes Manso (A la izqda)

¿Qué hubieseis necesitado?

El hospital no estaba preparado e íbamos aprendiendo a salto de mata. Aún estoy esperando a que nuestro gerente venga a darnos ánimos. También a algunos sindicatos que no aparecieron. Y por otro lado, el miedo es libre, pero si eres personal sanitario tienes que estar al pie del cañón: ayudar, comprender y hacer bien tu trabajo. La pandemia ha sacado lo mejor y lo peor de algunas personas.

Un momento duro que recuerdes

Un día que no teníamos capacidad, estaba urgencias lleno y había también gente esperando. Incluso las zonas reconvertidas, como la que utilizábamos para Juntas y ahora es Covid, estaba repleta. Entré sobre las 21:30h para ver cómo estaban los pacientes y un señor me pidió agua. Estaba bien. A las 21:45h ya había fallecido.

¿Algún momento feliz?

Cuando salió el primer paciente covid. Un señor que estuvo muy malito y unos 90 días en UCI. El primer día que salimos a lo de los aplausos estábamos desesperados, porque habían fallecido varios pacientes en urgencias, y una compañera mía propuso bailar para quitar un poco la tensión. Hubo gente que nos criticó pero para nosotros fue una vía de escape, dentro del horror había cosas bonitas.

¿Qué has aprendido ?

A valorar lo que tengo porque puede desaparecer en cualquier momento. Y a que el ser humano con un bichito, se hunde. Ahora me gusta, aún más, mi trabajo.

Clara Vinuesa, técnica en Emergencias Sanitarias

  • Edad: 22
  • Estudios: Grado Medio de Técnico en Emergencias Sanitarias
  • Especialidad: Emergencias
  • Años de experiencia: Tres años

Clara Vinuesa

Fuente: Clara Vinuesa

¿Qué hubieseis necesitado?

Más información. No sabíamos a lo que nos enfrentábamos. También más material, quizás. Yo tengo la sensación de que era una situación totalmente nueva, que no sabía nada. Estábamos un poco perdidos. También hubiésemos necesitado más refuerzo de personal. Sí que es verdad que en la primera ola, en mi caso, toda la empresa se volcó. Nos pusimos a ayudar y estuvimos al pie del cañón.

Un momento duro que recuerdes

Las despedidas. Es duro ver cómo muchos se dicen adiós porque no saben si volverán a verse. El notar que sienten miedo cuando los atiendes es complicado porque con el EPI, los pacientes ni siquiera pueden verte la cara. También el llevar el traje durante tanto tiempo. Mis jornadas son de 24 horas y muchas veces no podías ni quitarte el traje.

¿Algún momento feliz?

Suena tonto, pero estábamos un día en Urgencias dejando a un paciente y, de repente, llegó una mujer que iba a dar a luz. Me entraron ganas de llorar de alegría. Después de estar todo el día viendo tristeza y despedidas. Después de tanta muerte, ver vida... No sé. Fue bonito.

¿Qué has aprendido?

Profesionalmente he aprendido mucho, pero además, he asimilado que hay que lograr disfrutar de cada momento. Con la familia, con los amigos. Querernos mucho. Porque ahora echamos de menos lo que antes no valorábamos.

Comentarios...