Volver Noticias de Soria - SoriaNoticias.com
San Saturio y La Monjía ya son Bien de Interés Cultural

San Saturio y La Monjía ya son Bien de Interés Cultural

NOTICIAS DE GOLMAYO
Actualizado 29/07/2021 12:53

La Junta acaba de aprobar en Consejo de Gobierno la declaración como BIC de ambos monumentos de la provincia tras décadas de espera. Además, también ha sido declarado BIC el Palacio de la Antigua Audiencia Provincial de Soria en la plaza Mayor de la capital.

La Junta de Castilla y León ha certidicado hoy en su Consejo de Gobierno la declaración de 3 patrimonios sorianos como Bienes de Interés Cultural. Se trata de la ermita del patrón de la capital, San Saturio, cuyo expediente fue incoado en 1979 y del Antiguo Palacio de la Audiencia, en la plaza Mayor de la capital (incoado en 1983) . Además, en Fuentetoba (Golmayo) se declara BIC la Ermita de la Monjía en Fuentetoba (incoado en 1995).

Ermita de San Saturio en Soria

La ermita de San Saturio, dedicada al Santo Patrón de Soria, se encuentra situada al este de esta ciudad en una situación elevada, dentro de un enclave paisajístico de gran belleza, con vistas al río Duero. Ubicada en una explanada comprendida entre los cerros de Santa Ana y el monte de las Ánimas, la ermita de San Saturio forma parte integrante del conjunto histórico declarado Bien de Interés Cultural “Margen izquierda del río Duero”, conjunto de gran relevancia e interés que concentra junto a importantes valores históricos artísticos, un alto interés ambiental y paisajístico, en el que la ermita de San Saturio constituye un hito fundamental y lugar de referencia para todos los sorianos.

Los primeros datos que dejan constancia de la existencia de un oratorio de San Miguel que luego pasó a llamarse San Saturio, datan del año 1148. Posteriormente se hicieron algunas reparaciones y debido a su hundimiento en el año 1694, la ciudad de Soria acordó reedificar una iglesia de nueva planta con la colaboración económica de todos los vecinos. En el año 1694 se dio comienzo a las obras de la actual Iglesia de San Saturio, sobre la Cueva de Peñalba, en el lugar que ocupaba la anterior ermita de San Miguel de la Peña, probablemente construida en el siglo XII.

A la ermita se accede por la cueva que se sitúa bajo la misma. En el recorrido ascendente hasta la iglesia, se encuentra una sala donde se reunía el Cabildo de los Heros, una especie de Tribunal de las Aguas y, por una pequeña escalera, se llega hasta el Oratorio de San Miguel. En un nivel más alto y antes de llegar a la iglesia se sitúan dos salas capitulares con balcones que ofrecen magníficas vistas hacia el río.

La iglesia es construcción barroca; posee planta octogonal muy alargada y se remata con cúpula también octogonal, en la que se abre la linterna Todos los paramentos interiores se hallan profusamente decorados con frescos pintados, entre 1704 y 1708, por el sacerdote y artista soriano Antonio Zapata.

Exteriormente la construcción es de mampuesto, reforzando con sillares los contrafuertes y ventanas. Únicamente la espadaña situada a los pies de la iglesia está realizada en ladrillo.

Ermita de la Monjía en Fuentetoba

Teniendo en cuenta la ubicación del monumento, se delimita un entorno de protección que garantice la correcta percepción del bien, como elemento integrado en el territorio en que se asienta, previniendo la posible degradación de los valores que aconsejan su declaración como bien de interés cultural.

La ermita de la Monjía se encuentra situada en el pueblo de Fuentetoba, en el término municipal de Golmayo, a unos 10 kilómetros de la ciudad de Soria. Se ubica en la ladera meridional de Pico Frentes, en un lugar pintoresco muy cerca del nacimiento del río Golmayo, en un entorno de gran interés.

La Monjía tiene su origen en una "pressura" en la Edad Media, es decir una incautación o posesión de tierra de nadie con autorización o permiso del Rey, a favor de los Monjes Benedictinos venidos de Valvanera, con el fin de conseguir pastos y prados para el ganado.

En 1507, el Abad y la Comunidad cedieron La Monjía a censo perpetuo enfitéutico a D. Diego Solier, pasando más tarde a manos de los Condes de Castejón, quienes lo fortificaron en el siglo XVI, pero la capilla es del siglo XI, con portada formada por tres arcos concéntricos de medio punto, sin labor ni molduras en las arquivoltas y capiteles cónicos, estilo que se repite en los capiteles del arco apuntado del ábside. En esta capilla se venera y custodia la imagen de Nuestra Señora de Valvanera.

El Monasterio se compone de piso bajo para vivienda de guardas y depósito de granos, y el alto para el alojamiento de los monjes.

Antigua audiencia de Soria

El edificio se encuentra situado en la Plaza Mayor de Soria, en un recinto monumental junto a otros edificios de interés singular como la Casa del Común, el Palacio de los Betetas con la Torre de Doña Urraca, el Palacio de los Doce Linajes y la Iglesia de Santa María la Mayor, que conforman un conjunto urbano de alto valor patrimonial. Atendiendo a estas circunstancias, se delimita como entorno de protección el espacio conformado por los espacios públicos y parcelas vinculadas visual y espacialmente al monumento, en el que cualquier intervención que se realice puede suponer una alteración de los valores que concurren en el monumento, o en el propio carácter del espacio urbano.

El Palacio de la Antigua Audiencia Provincial de Soria es una obra neoclásica del siglo XVIII, que se construye sobre un antiguo palacio renacentista, la casa del Marqués de Velamazán, como Ayuntamiento y cárcel de Soria. A lo largo de los años, ha albergado otras funciones siendo también Casa de los Linajes y no muchos años después Sede de la Audiencia Provincial. Por último, con el traslado de la audiencia a otro edificio de la ciudad de Soria, en el año 1986 se remodeló íntegramente para su actual uso de Centro Cultural. Posee en la actualidad tres plantas que albergan, además del teatro, dos salas de exposiciones y dos salas de conferencias.

El edificio presenta dos fachadas, la fachada este que se abre hacia la Plaza Mayor y posee dos plantas; la baja dispone de soportal con cinco arcos de medio punto, de los cuales destaca el central, con mayor altura y anchura, lo que otorga cierta simetría. En planta primera posee balcón corrido con ocho vanos que se rematan superiormente con frontones rectos. La fachada a la Plaza Mayor remata con un gran reloj instalado en 1862, con conjunto metálico de forja que sostiene unas campanas. Se trata del antiguo reloj de la Iglesia de Nuestra Señora de la Mayor, que se trasladó al palacio en 1862 junto con campanas, que se alojan en campanile superior.

La fachada perpendicular con orientación norte se abre hacia la Calle Sorovega. Tiene en planta baja también un arco de medio punto en testero del soportal y a continuación seis pequeños huecos que se distribuyen en dos alturas, con reja tupida de forja. Estos hacen referencia al uso como cárcel que tuvo el palacio. En planta primera se abren a esta calle cinco balcones con antepecho de reja forjada; cuatro de ellos con antepecho saliente de forja y el quinto con el antepecho empotrado en el muro.

La construcción es de sillería de piedra caliza vista en todas las fachadas, salvo una pequeña superficie en planta alta del último tramo hacia la Calle Pósito, que se encuentra enfoscada y pintada. Todas las cubiertas del edificio son de teja árabe y vierten sus aguas hacia la calle o hacia patios interiores.

Comentarios...