Volver Noticias de Soria - SoriaNoticias.com
Caltojar: el pueblo de Soria con 'genio' malagueño

Caltojar: el pueblo de Soria con 'genio' malagueño

PROVINCIA
Actualizado 24/08/2022 12:31
Encarna Muñoz

En esta propuesta nos adentramos en las Tierras de Berlanga para fijar la mirada en peculiaridades que suelen pasar desapercibidas. Escapamos de las rutas habituales para descubrir al visitante una iniciativa única que, en su momento, sirvió para unir un pueblo, y ahora hace las veces de reclamo turístico. Picasso y su arte perviven en Caltojar y merecen una visita.

La provincia de Soria guarda rincones que constituyen auténticos tesoros. La riqueza histórica, monumental y paisajística de esta tierra sirven como reclamo para aquellos visitantes que disfrutan y se dejan atrapar por todo el potencial del interior. No obstante, Soria no solo bebe de la fuente de su intenso pasado, la creatividad y el talento de sus vecinos están consiguiendo reforzar el atractivo de numerosos núcleos con intervenciones que, lejos de deslucir el encanto rural, lo elevan y enriquecen.

Un ejemplo es, sin duda alguna, Caltojar. En Tierras de Berlanga y a la orilla izquierda del río Escalote, normalmente queda eclipsado por la fama de otros núcleos de su entorno y rutas de más fácil conexión. A pesar de esto, su riqueza patrimonial es incalculable, primando la calidad a la cantidad, y un homenaje muy bien trabajado bien merece una visita por sí mismo.

Un templo único

Caltojar: el pueblo de Soria con 'genio' malagueño | Imagen 1

Uno de los mayores atractivos de Caltojar es la iglesia de San Miguel Arcángel. El templo es único en Soria, pues su monumentalidad y buena factura hacen que se erija como una de las iglesias tardo románicas más importantes de la provincia. Se construyó en el primer tercio del siglo XIII y está declarada Bien de Interés Cultural en la categoría de monumento desde 1981.

San Miguel Arcángel constituye el reflejo de lo que supuso una época de esplendor en la zona y, en su construcción, destaca la portada meridional por su originalidad. Está formada por arquivoltas abocinadas y sencillas, excepto la exterior, decorada con zigzag y grandes puntas de diamante. Una especie de tímpano, donde aparece San Miguel con pinjante, da un toque de exotismo a la entrada.

Caltojar: el pueblo de Soria con 'genio' malagueño | Imagen 2

Atalayas musulmanas

Si el visitante gusta de caminar, debe tener en consideración que en el término de Caltojar hay dos atalayas musulmanas del siglo X. Construcciones típicas en el entorno que sirvieron para controlar militarmente el valle del Escalote. Son la de la Veruela (restaurada en el año 2001 y también llamada Los Pilones) y la de La Ojaraca. A la primera se accede desde un camino que se dirige a Bordecorex. A unos 2,5 kilómetros de distancia se coge un camino señalizado a la izquierda. A la segunda atalaya se llega por el camino que va a Rello. A 2 kilómetros parte otro camino hacia el punto donde se ubica la construcción.

Si la opción es decantarse por solo una, el consejo es priorizar la de Varuela. La instalación de una escalera de caracol para acceder a la entrada en alto permite ponerse en la piel de los habitantes del medievo y fantasear con las batallas que aquí tuvieron lugar.

Caltojar y Picasso

Caltojar: el pueblo de Soria con 'genio' malagueño | Imagen 3

Como parte de la historia reciente de la localidad, se distingue en letras mayúsculas el homenaje de los vecinos de Caltojar a Pablo Ruiz Picasso. En 1981, coincidiendo con el centenario de su nacimiento, el por aquel entonces alcalde, Ángel Molina, y el secretario, Ángel Nuño, se acompañaron de la maestra, los niños y algún adulto para vestir de arte las calles de la localidad.

Como recuerda la escritora Isabel Goig en su página web, “con alrededor de cien mil pesetas de entonces y muchísimo interés y trabajo, dotaron al pueblo de unas pinturas, realizadas siguiendo las líneas que marcaba un proyector”.

El resultado promueve un interesante paseo por más de 50 cuadros que marcaron la trayectoria del genio malagueño. Alrededor de seiscientos metros lineales de arte que, además, invitan a indagar en la obra de quien homenajean, pues a ‘Las señoritas de Avignon’, ‘El arlequín’, ‘El viejo guitarrista ciego’ o ‘Los Músicos’, les siguen otras menos conocidas que despiertan la curiosidad de grandes y pequeños.

El homenaje de Caltojar a Pablo Ruiz Picasso constituyó uno de los primeros ejemplos en la provincia, de lo que hoy se denomina lucha contra la despoblación. Hoy sigue siendo la muestra perfecta de los pros del buen trabajo en comunidad.

Quien recoja esta propuesta y se acerque hasta Caltojar agradecerá los trabajos de restauración que el Ayuntamiento del municipio encargó hace años a Mariano Las Heras (investigador muralista con una larga trayectoria a sus espaldas). Durante dos veranos, una especie de escuela-taller encabezada por Las Heras, consiguió devolver el esplendor a unas pinturas que habían perdido color y brillo con el paso del tiempo y la crudeza de los inviernos en la zona.

Este homenaje a Picasso puede servir también para enlazar con los orígenes que enlazan al pintor con la provincia. Gracias a la investigación de Rafael Inglada, ‘Picasso antes del azul’, hoy sabemos que su abuela paterna, María de la Paz Blasco Echevarría, procedía de la zona de Arguijo y La Póveda. Una excusa más para seguir recorriendo la geografía soriana.

Caltojar: el pueblo de Soria con 'genio' malagueño | Imagen 4

San Baudelio

Y hablando de excusas, la visita a Caltojar tiene siempre un complemento más que obligado. A solo seis minutos en coche de la localidad (tomando la SO-152 dirección Berlanga de Duero), se ubica una de las joyas del arte soriano: la ermita de San Baudelio. Considerada por los expertos como la Capilla Sixtina del mozárabe español, es uno de los monumentos más originales y emblemáticos del país.

Recibe cada año a más de 20.000 personas que quedan absolutamente admiradas por la exuberancia interior de una construcción más que sobria en su apariencia. A pesar del expolio ‘legalizado’ que sufrió el templo entre los años 1922 y 1926, el observador puede sentir “además de la sorpresa y el sobrecogimiento que produce la contemplación de su realidad insólita, una peculiar mezcla cultural y espiritual”, tal y como afirma Agustín Escolano en su obra ‘San Baudelio de Berlanga. Guía y complementarios’.

Destacan la extraordinaria columna cilíndrica, magnífica y esbelta, en forma de palmera pétrea; y, por supuesto, las huellas de un programa iconográfico, de una plástica narrativa que combina a la perfección los detalles ornamentales, la iconografía religiosa y las representaciones laicas. Con estas últimas, los artistas se desprendieron de todo lo establecido dando como resultado un tesoro único.

Comentarios...