Volver Noticias de Soria - SoriaNoticias.com
El Plan Director de Promoción Industrial 2017-2020 incrementa el peso de la industria en Castilla y León

El Plan Director de Promoción Industrial 2017-2020 incrementa el peso de la industria en Castilla y León

CASTILLA Y LEóN
Actualizado 11/10/2021 19:20

En los últimos 4 años el VAB de la industria manufacturera se incrementó en un 18,5 %, representado el 18,4 % del VAB total autonómico, 2,3 puntos por encima de la media nacional. El plan contó con inversión global de 947.758.413 euros por parte de la Junta de Castilla y León, superando en un 13 % la inversión prevista inicialmente. Castilla y León se sitúa entre las Comunidades Autónomas con mayor crecimiento en I+D; tanto el gasto interno en I+D como el peso de I+D sobre el PIB crecieron por encima de la media española. Entre el 2017 y el 2020 la afiliación a la Seguridad Social creció en 2.000 cotizantes en el sector industrial a pesar del fuerte retroceso experimentado con la COVID-19.

La consejera de Empleo e Industria, Ana Carlota Amigo, ha comparecido hoy en la Comisión de Empleo e Industria de las Cortes de Castilla y León para dar cuenta del informe de 'Evaluación del I Plan Director de Promoción Industrial de Castilla y León 2017-2020' aprobado por la Comisión de Seguimiento el pasado 3 de septiembre.

La consejera ha señalado que, a la vista del informe de evaluación, el Plan Director de Promoción Industrial ha contribuido a consolidar el peso de la industria manufacturera en Castilla y León y ha destacado el alto grado de cumplimiento del PDPI, tanto en materia de inversión como con relación a los objetivos previstos. Si bien, ha precisado, muchos de los indicadores -referidos al ejercicio 2020 como fecha de finalización del plan- se han visto fuertemente condicionadas por la crisis económica y laboral derivada de la pandemia.

El Plan Director de Promoción Industrial es el instrumento de la Junta de Castilla y León para definir la política industrial de la comunidad, y orientar las actuaciones destinadas a fortalecer e impulsar el desarrollo de la actividad industrial en la Comunidad. El primer plan fue aprobado en junio de 2017, dando cumplimiento al Acuerdo de Reindustrialización suscrito el 29 de marzo de 2017 entre la Junta de Castilla y León y los principales Grupos Parlamentarios de las Cortes de Castilla y León.

El I Plan Director partía, además, del diagnóstico y los compromisos adquiridos en el III Acuerdo Marco para la Competitividad e Innovación, alineándose con la Estrategia Regional de Investigación e Innovación para una Especialización Inteligente de Castilla y León (RIS3) (2014 – 2020), a la vez que con los Programas Operativos de Castilla y León para los Fondos Estructurales de la Unión Europea, FEDER (Fondo Europeo de Desarrollo Regional) y FSE (Fondo Social Europeo), que tomaban como horizonte de ejecución el periodo 2014 - 2020.

Alto grado de consecución de los objetivos previstos

El documento fijaba cuatro grandes objetivos: avanzar hacia el liderazgo industrial de Castilla y León, de manera que la industria manufacturera representase el 20 % del Valor Añadido Bruto (VAB) de la Comunidad en 2020; incrementar el gasto público en I+D+i; en tercer lugar, favorecer nuevas actividades productivas, potenciar los recursos endógenos y reforzar los sectores más consolidados, y finalmente, en cuarto lugar, aumentar el tamaño de las empresas.

Incremento del peso del sector industrial

En relación al primero de los objetivos, el informe señala que en el año 2020 la industria manufacturera en Castilla y León generó 9.991 millones de euros de VAB, con un crecimiento de 1.563 millones con respecto al ejercicio 2017, representando el 18,4 % del VAB total regional. Este porcentaje, que se sitúa por encima de la media nacional (16,1 % en España), se acerca al objetivo del 20 % previsto en el Plan Director de Promoción Industrial 2017-2020 y representa un crecimiento de casi dos puntos porcentuales durante el periodo de vigencia del PDPI, pasando del 16,56 % (8.427.381.000 euros) del VAB registrado en el año 2017 al 18,4 % (9.991.142.000 euros) del 2020.

En este apartado cabe destacar que el Índice de Producción Industrial (IPI) evolucionó de forma constante desde el 2017, hasta alcanzar el 97,7 en el 2019, sufriendo una fuerte caída en el año 2020, hasta situarse en el 88,8. Un retroceso que necesariamente debe ser atribuido a la COVID-19, pero que se está recuperando de forma muy significativa en este 2021. De hecho, según los últimos datos del INE, el Índice de Producción Industrial del pasado mes de agosto, aumentó en Castilla y León en un 7,7 % respecto a agosto del 2020; frente al incremento del 3,6 % registrado a nivel nacional. Mientras, en lo que va de año, respecto al mismo periodo del año anterior, el incremento fue del 11,8 % en la Comunidad y del 10,2 % en el conjunto nacional.

En términos globales, la cifra de negocios de la industria de Castilla y León creció un 2,7 % hasta el inicio de la pandemia, pasando de los 38.790.726 millones de euros a los 39.851.393 millones en el 2019. Los sueldos y salarios, por su parte, han aumentado un 7,7 % entre 2017 y 2019. El aumento, tanto de las cifras de negocios como de salarios, ha sido especialmente notorio en provincias donde la industria ha tenido tradicionalmente una menor relevancia, lo que induce a pensar que en los últimos años se ha ido avanzado hacia un mayor equilibrio territorial de la estructura industrial de la comunidad.

Entre los indicadores positivos, se aprecia también un importante incremento de la productividad por empleado a lo largo del periodo de ejecución del I Plan Director. La productividad se ha situado en el año 2020 en 82.973,94 euros, cuando en 2017 era de 76.468,75 euros, lo que supone un incremento de la productividad de más 6.500 euros por empleado-.

Igualmente, a lo largo del periodo de ejecución se ha registrado un incremento significativo del número de empresas exportadoras en la Comunidad pasando de las 5.483 en el año 2017 a las 6.848 en 2020. Sin embargo, a raíz de la pandemia y, en especial, del fuerte descenso de las exportaciones que el sector automoción, este incremento en el volumen de empresas exportadoras no ha tenido su equivalencia en el valor económico de las mismas que se ha contraído en un 19 %.

El impacto de la COVID-19 en las ventas al exterior del sector de la automoción explica las fuertes diferencias entre provincias. En este sentido, mientras su valor económico se ha incrementado de forma importante en provincias como Segovia (61,7 %), Salamanca (45 %) o Zamora (15 %), en aquellas provincias donde la industria del automóvil tiene un mayor peso se han registrado descensos muy significativos: un 45,2 % en Ávila, un 44,4 % en Palencia o un 27 % en Valladolid.

No obstante, este indicador está experimentado también una evolución muy favorable durante el 2021. Así, durante los siete primeros meses de 2021 el valor de las exportaciones en Castilla y León ascendió a 9.449 millones de euros, lo que supone un incremento del 18,1 % en términos interanuales, a pesar de que la afección de la pandemia durante los primeros meses del 2021 y de la crisis de los semiconductores que está ralentizando la recuperación del sector del automóvil. Con todo, de mantenerse la tendencia de los últimos meses el valor de las exportaciones volverá a superar este año el registrado en el 2017 que se situó en los 15.512 millones en el conjunto del año.

Incremento de la inversión en I+D

El segundo de los objetivos del Plan Director se centraba en un incremento de la inversión en I+D. En este sentido, el gasto público en I+D+i presupuestado en el ejercicio 2020 ascendió a 236 millones de euros, lo que representa un 2,83 % del gasto no financiero de las Consejerías, muy cerca del 3 % inicialmente previsto, cuando se partía del 2,19 % en 2017.

Por otra parte, el peso de la I+D sobre el PIB aumentó un 12,5 % (+3,3 % en España). El gasto interno en I+D se elevó en Castilla y León, en 2019, a 800,9 millones de euros, lo que representa el 1,35 % del Producto Interior Bruto regional, situando a Castilla y León entre las cinco Comunidades Autónomas con mayor porcentaje, detrás de País Vasco (1,97 %), Madrid (1,71 %), Navarra (1,67 %) y Cataluña (1,52 %).

Fortalecimiento de sectores, diversificación y apoyo a los recursos endógenos

El tercero de los objetivos era Impulsar nuevas actividades productivas, potenciar los recursos endógenos como fuente de riqueza y reforzar los sectores industriales consolidados en el territorio. A este objetivo se ha destinado el 27,6 % de las inversiones realizadas con un volumen total de 261.216.241 euros.

Dentro de este objetivo destacan los 152 millones de euros invertidos por la Consejería de Agricultura, Ganadería y Desarrollo Rural para apoyar a las industrias agroalimentarias y a los sectores de actividad relacionados con la producción y al desarrollo rural de nuestra Comunidad. Este impulso económico ha permitido que el número de locales destinados a la agroalimentación se haya incrementado en un 6,38 % entre el 2017 y el 2020. Igualmente, el sector de la salud y la calidad de vida, ha incrementado el número locales en un 5,68 %, durante el mismo periodo.

Por su parte, en el sector de la energía destacan los 42 millones de euros destinados a la iniciativa Forestalita por Somacyl y las actividades vinculadas con la biomasa con un incremento de la potencia instalada de más del 32 % entre el 2017 y el 2020. Porcentualmente, el mayor crecimiento en el número de locales se ha registrado en el sector de las TIC con in incremento de casi el 13 %. Igualmente, se han llevado a cabo actuaciones importantes en el resto de sectores estratégicos: hábitat, industria cultural y automoción donde, entre otras cosas se han impulsado varios proyectos industriales prioritarios.

Apuesta por el dimensionamiento de las empresas

Por último, el cuarto de los objetivos era incrementar el tamaño y las capacidades de las empresas del sector industrial. Este objetivo se ha visto también muy condicionado por la pandemia, de modo que el número de empresas industriales de Castilla y León sufrió un fuerte retroceso en el 2020 situándose en 9.969 No obstante, algunos indicadores han evolucionado de forma más favorable, resistiendo mejor el impacto de la pandemia, entre ellos, el número de afiliados a la seguridad social que se ha incrementado en 2.000 cotizantes durante el periodo de vigencia del PDPI con casi 140 mil afiliados. Otro dato positivo es el incremento, en un 1,79 %, del número de empresas industriales de entre 50 y 199 trabajadores.

Inversiones por valor de 947 millones de euros en los distintos ejes

En la ejecución de las distintas medidas y consecución de objetivos se han involucrado todas las consejerías, con un especial protagonismo de las consejerías de Economía y Hacienda (con un 57,4 % de las inversiones realizadas), Agricultura y Ganadería (con 18,9 % de las inversiones), y Empleo e Industria (con un 12,9 % de las inversiones) que ha asumido en esta legislatura la coordinación y seguimiento del plan.

Las actuaciones de las distintas consejerías han elevado la inversión total del I Plan Director de Promoción industrial a 947.758.413 euros, lo que supone que su ejecución presupuestaria ha superado en un 13 % la inversión prevista inicialmente. Estas inversiones se han distribuido entre los 5 ejes de actuación y las medidas sectoriales específicas, donde se incluyen los programas territoriales de fomento y los proyectos industriales prioritarios.

En el primero de los ejes, la dimensión del tejido industrial se han desarrollado medidas de apoyo al emprendimiento y la creación de empresas, consolidación de las ya existentes y captación de nuevas inversiones. En estas actuaciones se han invertido a lo largo de la vigencia del plan 35.630.491 euros

El segundo eje, apoyo a la innovación tecnológica y digitalización, se han realizado actuaciones dirigidas a apoyar o impulsar el esfuerzo inversor de las empresas, fomentar la transformación digital, mejorar la formación, favorecer la transferencia de conocimiento y la colaboración entre universidad, empresas con una inversión de 236.665.884 de euros.

Al tercer eje, correspondiente a actuaciones de internacionalización, se han destinado 4.501.252 euros con iniciativas destinadas a la promoción internacional, cooperación empresarial e institucional, Información, asistencia individualizada, formación y red exterior.

El cuarto eje, eje de financiación ha contado con actuaciones por valor de 153.446.972 euros orientadas a facilitar la inversión, la innovación y el crecimiento industrial de las empresas. Además, dentro de este eje se han llevado a cabo actuaciones de asesoramiento a pymes y autónomos, refuerzo de los instrumentos de capital riesgo, potenciación del sistema de garantías, e impulso de nuevos instrumentos financieros.

En el quinto eje, destinado mejorar del entorno industrial, se han invertido 256.297.571 euros. Estas inversiones se han centrado, fundamentalmente en mejoras y ampliaciones de suelo industrial e infraestructuras logísticas, ahorro y eficiencia energética; Infraestructuras de telecomunicaciones, simplificación administrativa, capital humano, seguridad y aprovechamiento de recursos endógenos.

Por último, las actuaciones sectoriales específicas, donde se incluyen los programas territoriales de fomento y los proyectos industriales prioritarios, han contado con una inversión de 261.216.241 euros.

Proyectos Industriales Prioritarios y Programas Territoriales de Fomento

El Plan Director de Promoción Industrial regula también el uso de las figuras de Programa Territorial de Fomento y de Proyecto Industrial Prioritario. Los Programas Territoriales de Fomento persiguen un desarrollo industrial equilibrado en el conjunto de la Comunidad estableciendo medidas de apoyo específicas para territorios con especiales necesidades de industrialización y desarrollo empresarial. Por su parte, los proyectos industriales prioritarios son instrumentos concebido para impulsar y apoyar propuestas de inversión que suponga una expansión significativa del tejido industrial de la Comunidad o que contribuyan a su consolidación.

Durante el periodo de vigencia del PDPI se han desarrollado actuaciones en: el Programa Territorial de Fomento de Municipios Mineros (2016- 2021), el Programa Territorial de Fomento de Miranda de Ebro (2017-2020), el Programa Territorial de Fomento de Villadangos del Páramo (2018-2021), el Programa Territorial de Fomento de Béjar (2019-2021): el Programa Territorial de Fomento de Benavente (2019-2022), el Programa Territorial de Fomento Para Ávila y su entorno (2020- 2024).

A estos programas, se sumará el Plan Territorial de Fomento de Medina del Campo y comarca cuya aprobación está prevista para las próximas semanas; así como el Plan Territorial de Fomento de Segovia Este que comenzará a elaborarse en breve. La consejera de Empleo e Industria ha reiterado además el compromiso de la Junta de Castilla y León de desarrollar instrumentos de este tipo en las comarcas de Tierra de Campos y Sierra de la Demanda.

En cuanto a los proyectos industriales prioritarios en el periodo 2017-2020 se han desarrollado actuaciones en el Plan Industrial del Grupo Renault, Plan Industrial de Nissan en Ávila, Plan Industrial del Grupo Network Steel en Villadangos del Páramo y el Plan Industrial de Kronospan en Burgos. Mientras, durante el año 2021 se han aprobado el Proyecto Industrial Prioritario de Latem Aluminium 2021-2025, y el nuevo Proyecto Industrial Prioritario de Renault 2021-2024. Al mismo tiempo, se tramitan las ampliaciones de los proyectos Industriales Prioritarios de Nissan y Network Steel con el fin de finalizar las inversiones previstas.

En su conjunto, la gestión de los PIP declarados en Castilla y León supone la movilización de inversiones por valor de 1.117 millones de euros y han permitido generar o mantener 14.055 empleos.

Todas estas medidas, y a pesar del gran impacto de la pandemia, han permitido reforzar el peso del sector industrial. Aunque la vigencia del PDPI finalizó el pasado mes de diciembre, la Junta de Castilla y León ha continuado desarrollando programas y ejecutando inversiones en las distintas líneas para impulsar y fortalecer la actividad industrial. Al mismo tiempo, desde la Consejería de Empleo e Industria se ha estado trabajando en la elaboración del II Plan Director de Promoción Industrial cuya aprobación está prevista antes de que finalice el año con el fin de que la Junta de Castilla y León mantenga un papel proactivo en el desarrollo y equilibrio industrial de la Comunidad.

Comentarios...