Volver Noticias de Soria - SoriaNoticias.com
La España Vaciada irrumpe en las encuestas: 5 claves para entender el maremoto electoral que se viene

La España Vaciada irrumpe en las encuestas: 5 claves para entender el maremoto electoral que se viene

REPORTAJES
Actualizado 10/11/2021 23:26
Sergio García

PP y PSOE ven amenazado un caladero de escaños que tradicionalmente no reclamaba grandes esfuerzos electorales ni presupuestarios. Hablar de la España Vaciada como un todo es un error y hay que analizar provincia a provincia. El programa, las caras, las siglas o la investidura, grandes incógnitas.

Desde que el pasado 19 de septiembre la coordinadora de los diferentes movimientos que agrupan la España Vaciada anunciase su salto a la esfera política, era cuestión de tiempo que este nuevo actor se reflejase en las encuestas. Algo que ha ocurrido en las últimas horas cuando una encuesta publicada por El Español les adjudica 15 escaños y el panel de Electromanía les da 8 escaños.

Sin duda sería un cambio del escenario político nacional sin precedentes y obligaría a reajustar las aritméticas en el Congreso de los Diputados. En estos momentos, el ascenso de la España Vaciada se produce a costa del PP que, actualmente, sería el partido más votado en la mayoría de las provincias pequeñas y perdería ese último escaño.

Llegados a este punto hay muchas preguntas en el aire, comenzando por quién y qué es realmente este movimiento y cómo se articulará, continuando por las provincias donde se presentarán y la geometría electoral en cada una de ellas y acabando por el papel que estos nuevos diputados podrían tener en la confección de un nuevo Gobierno. Veámoslo.

¿Qué dicen las encuestas?

A principios de noviembre, Electromanía presentaba su panel de este mes otorgando 8 escaños a la España Vaciada. Son 4 en Aragón, 2 en Extremadura, 1 en Jaén y 1 en León. Hay que destacar que no se trata de una encuesta sino de un panel que se realiza con voluntarios (por lo que estaría sesgado hacia gente interesada en la política).

Si es una encuesta (1.200 participantes, SocioMétrica) la de El Español que sube la apuesta hasta el 1,1% del total del voto y 15 escaños (Zaragoza, Badajoz, León, Zamora, Ávila, Teruel, Cuenca, Soria, Palencia, Segovia, Huesca, Salamanca, Lugo, Burgos y Cáceres) convirtiéndose en el quinto grupo tras PP, PSOE, Vox y Podemos.

¿Qué es (políticamente) la España Vaciada?

El movimiento, impulsado por 2 plataformas con más de 20 años de experiencia como Soria Ya y Teruel Existe, tiene su embrión en la manifestación del pasado 31 de marzo de 2019 en Madrid. Gracias al éxito de esa convocatoria se crea una coordinadora y una agrupación de colectivos y asociaciones (muchos de ellos pequeños, con corta vida o sectoriales) de una treintena de provincias.

Con lucha contra la despoblación y el abandono rural como bandera, criticando el modelo de desarrollo español centrado en grandes ciudades, recalando que “ser pocos no resta derechos” y siguiendo el ejemplo de Teruel Existe, la ‘España Vaciada’ anuncia su salto a la política. Desde el pasado 30 de octubre está inscrita la marca en el registro oficial de partidos políticos teniendo como sede Alcañiz (Teruel).

Pese a ello queda por definir cómo se presentarán estos colectivos a los comicios y si lo harán solo a las nacionales o también a autonómicas e incluso municipales. Todo indica que se respetarán las marcas propias de cada provincia, aunque podrían compartir un paraguas común. Hay que recordar que Teruel Existe concurrió a las pasadas generales con la fórmula de agrupación de electores.

Pero ¿Dónde?

Esbozada la estructura de la España Vaciada, la pregunta es en que provincias podría presentarse. Lo cierto es que aquí la cosa ya comienza a ponerse difusa. Hay cerca de 30 provincias que tienen algún colectivo representado en este movimiento, pero algunas son tan sorprendentes como Madrid o Valencia.

Comenzando por lo sencillo, Teruel, Soria y Cuenca son las provincias con mayores problemas de despoblación de toda España (las únicas por debajo de 12 habitantes por kilómetro cuadrado y las únicas reconocidas por la Unión Europea). Agravios y olvidos comparten el resto de provincias de sus comunidades, aunque cada una con sus peculiaridades. Segovia, Huesca o Cuenca sufren problemas similares, mientras otras como Zaragoza, Valladolid o Guadalajara tienen más población, pero muy concentrada en la capital y generando en muchas ocasiones el efecto aguajero negro que se critica a Madrid.

Al margen de las dos Castillas y Aragón, un clásico es el sentimiento de agravio en las extremeñas Cáceres y Badajoz o de las gallegas Orense y Lugo. En el listado aparecen también colectivos de zonas muy concretas de provincias andaluzas (Jaén, Córdoba y Granada) o valencianas (Castellón y Valencia) e incluso regiones uniprovinciales como Madrid, Asturias, Navarra y La Rioja.

El diablo está en los detalles

Analizar todos estos colectivos como uno solo no es del todo acertado y hacer una previsión electoral conjunta supondría un error mayúsculo. La aritmética y las reglas electorales (junto a la realidad local) condicionan mucho las posibilidades de éxito en cada territorio. Por ejemplo, resulta difícil imaginar que estos colectivos pudieran lograr representación en provincias como Madrid o Valencia.

Paradójicamente, el lugar donde la España Vaciada va a tener más dificultades para lograr representación en el Congreso es la provincia más despoblada de España. Soria reparte solo 2 diputados y si Soria Ya quiere obtener representación en la cámara baja deberá superar al menos al PP o al PSOE número de votos. Tampoco es descartable, recordamos que Teruel Existe ganó a los dos partidos en 2019, pero el momento para ser otro actualmente y sabe Dios cuál será cuando haya comicios.

Luego están las 8 provincias (Ávila, Cuenca, Guadalajara, Huesca, Palencia, Segovia, Teruel y Zamora) que reparten 3 diputados. En ellas si se ven mayores similitudes y el resurgir del bipartidismo podría dar muchas opciones a los diferentes colectivos de lograr representación. Solo tienen que lograr la mitad + 1 voto de los logrados por la lista más votada, en torno al 20%.

10 provincias (Álava, Albacete, Burgos, Cáceres, León, Lérida, Lugo, Orense, La Rioja y Salamanca) reparte 4 diputados cada una y 7 territorios (Cantabria, Castellón, Ciudad Real, Huelva, Jaén, Navarra y Valladolid) 5. Aquí el porcentaje de voto necesario comienza a descender (se puede lograr un representante con menos del 15%) aunque comienzan a entrar en juego otros factores. Entre ellos, el principal son las sinergias o el canibalismo que puedan establecer las diferentes plataformas con movimientos como el BNG, el Partido Regionalista Cántabro, Compromis o los nacionalistas catalanes y vascos.

Candidatos, programa e ideología

Aunque parezca un asunto menor, la elección del candidato puede suponer una importante rémora o un poderoso plus en provincias donde, como dice la voz popular, “nos conocemos todos”. Partido Popular y Partido Socialista ven amenazo uno de sus principales graneros de votos, un granero que tradicionalmente no requería muchos esfuerzos ni electorales ni presupuestarios para conservarlo y repartírselo. La entrada de un factor externo y desestabilizante hace presagiar, y en algunos casos ya ha empezado, que la campaña contra los nuevos será dura.

En este panorama no resulta sencillo encontrar a las personas adecuadas; con la capacidad suficiente para aguantar el tipo, en campaña y en el escaño, y el compromiso real con la causa (¡alerta de jetas y paracaidistas!). En algunas provincias, como es el caso de Soria, ya hay un debate interno en estas organizaciones sobre si se debería apostar por alguno de los activistas más veteranos, capaces y comprometidos o buscar una cara externa, un profesional (médicos, profesores, periodistas, deportistas…) conocida y prestigiosa sobre el terreno.

Además del candidato, la España Vaciada se tendrá que preparar para explicar qué quiere hacer con sus votos. Más allá de peticiones localistas (una autovía por aquí, un tren por allá o la sede de este centro estatal en mi pueblo), el colectivo debería centrar su programa en una acción trasversal que pase por la descentralización del Estado, una fiscalidad incentivada para las zonas despobladas, inversiones vertebradoras, la protección del patrimonio y la naturaleza o leyes con perspectiva rural.

Aun consiguiendo eso, la España Vaciada no se librará de la pregunta del millón ¿Harán presidente a Sánchez o a Casado? Pese a presentarse como apolíticos en muchas ocasiones, la mayoría de estos colectivos están compuestos por personas con ideales de izquierdas y resulta complicado imaginarlos dando el visto bueno a un gobierno del PP con Vox. ¿Sánchez o Casado? ¿PP o PSOE y a cambió de qué? Esa será la última gran incógnita por resolver de lo que a día de hoy se presenta como la próxima revolución del panorama político español.

Comentarios...