Volver Noticias de Soria - SoriaNoticias.com
Reconocimiento a la labor de la mujer en las Fuerzas Armadas

Reconocimiento a la labor de la mujer en las Fuerzas Armadas

CAPITAL
Actualizado 12/11/2021 11:11

Una Oficial, una Suboficial, una Soldado profesional del Ejército de Tierra y una Comandante de la Guardia Civil acercan a los sorianos sus vivencias y experiencias en ambas Instituciones.

La Subdelegación de Defensa en Soria en colaboración con la Junta de Castilla y León y la Asociación Retógenes celebraban en la tarde de ayer una conferencia sobre la figura de las féminas en las Fuerzas Armadas con el título 'Mujeres de Uniforme', que ha tenido lugar en salón de actos de la Delegación Territorial. A la citada conferencia asistieron las principales autoridades civiles y militares como la delegada del Gobierno, el Subdelegado del Gobierno, la delegada Territorial, el Subdelegado de Defensa y miembros de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado.

Inauguró la jornada, la responsable autonómica, Yolanda de Gregorio, dando la bienvenida a las autoridades y al público asistente. Sus primeras palabras fueron para las Fuerzas Armadas españolas que durante estos últimos años han sido protagonistas de una profunda transformación. Cambio que ha afectado tanto a su organización y misiones, como a su reclutamiento y composición. El acceso de la mujer a la milicia “merece ser señalado como uno de los tres grandes pilares de modernización de las Fuerzas Armadas Españolas en la España democrática”. La mujer está plenamente capacitada para desempeñar cualquier misión, empleo o función con la misma eficacia que su compañero en las Fuerzas Armadas o en cualquier otra actividad que se proponga. La igualdad de oportunidades es un concepto mucho más profundo que la mera igualdad de trato o de condiciones. Es que no haya límites, frenos, discriminación o brechas”.

Por su parte, el subdelegado de Defensa, el coronel Miguel García, realizó un breve resumen de las vidas profesionales de cada una de las conferenciantes, recalcando que si bien el art 14 de la Constitución Española no permite la discriminación, entre otros, por razón de sexo a ninguno de los españoles, bien es cierto que hubo que esperar diez años para que el Tribunal Constitucional reconociera ese derecho a las mujeres para poder acceder a las Fuerzas Armadas. Fueron unos inicios difíciles, donde no existía ni la conciliación ni el apoyo social. Ahora después de 33 años, podemos decir que la integración de la mujer es una realidad consolidada.

La delegada del Gobierno en Castilla y León, Virginia Barcones, señaló que la contribución de las mujeres “de forma activa y profesional a la defensa y seguridad de nuestro país se ha consolidado como una cuestión de derecho, de eficacia, eficiencia y operatividad. Ha redundando en la seguridad de todos”.

La conferencia versó sobre las mujeres en el Ejército de Tierra y la segunda sobre las mujeres en la Guardia Civil. Para la primera parte intervinieron la Teniente Coronel Dª Margarita Pardo de Santayana, representante del Ejército de Tierra en el Cuarto Militar de la Casa de su Majestad el Rey, la Sargento 1º Dª Vanessa Miguel Pacheco, Brigada 'Aragón I' y la cabo 1º Lucía Peraíta García, brigada también en este destino, y para la segunda intervino la comandante María Teresa Miras Sosa. Todas ellas relataron sus experiencias a lo largo de sus dilatadas carreras militares, obstáculos encontrados y cómo fue su integración tanto en el Ejército como en la Guardia Civil.

Clausuró la jornada nuevamente la delegada territorial, señalando que hasta la última década del siglo XX, los ejércitos españoles contaban con personal voluntario y de quintas, procedente del servicio militar obligatorio, exclusivamente masculino. En la actualidad, España cuenta con unas Fuerzas Armadas profesionales, compuestas e integradas por hombres y mujeres voluntarias, y con una importante proyección internacional en cuanto a actuaciones y responsabilidades. La incorporación e integración de la mujer a las Fuerzas Armadas españolas, ha sido definido como un proceso tardío en el tiempo respecto a otros países occidentales, cuyo hecho determinante fue la Segunda Guerra Mundial, pero, por el contrario, el ritmo de ejecución ha sido notoriamente más rápido.

Sin embargo, la presencia de la mujer en las Fuerzas Armadas no se reduce a un mero incremento de efectivos, sino que ha conllevado y conlleva un ingente cambio normativo, cultural, logístico, de infraestructuras y de usos y costumbres. No olvidemos que ha sido toda una organización militar tradicionalmente integrada por hombres, la que ha tenido que adaptarse a su nueva realidad.

Por todo ello, no hay duda de que mucho se ha conseguido en los últimos años, alcanzando metas muy ambiciosas. No obstante, se debe seguir trabajando para que la igualdad efectiva entre mujeres y hombres militares sea una realidad completa, con el objetivo de hacer posible que la carrera militar no sea más gravosa para la mujer por el simple hecho de serlo. La contribución de las mujeres de forma activa y profesional a la defensa y seguridad de nuestro país se ha consolidado como una cuestión de derecho, de eficacia, eficiencia y operatividad, redundando en la seguridad de todos.

Comentarios...