Volver Noticias de Soria - SoriaNoticias.com
Culebras, la despedida de un entusiasta del fútbol

Culebras, la despedida de un entusiasta del fútbol

DEPORTES
Actualizado 18/05/2022 21:20

El jugador atiende a Soria Noticias días antes de vivir su último partido como futbolista en el Tardelcuende.

A sus 43 años, José Antonio Culebras colgará las botas este domingo a las 17:00h en el Municipal ‘Abel Antón’ de Tardelcuende en el partido que enfrentará a su equipo frente al C.P. Salas. De esta manera, el jugador pondrá el punto y final a una exitosa carrera que le ha llevado a jugar en Primera División y a vestir las camisetas de algunos históricos como el Numancia, Levante o Tenerife.

En una entrevista con Soria Noticias, el central explica cuáles son las causas que le han llevado a tomar esta decisión: “Me daba vértigo dejar algo que había hecho desde los diez años. Al final, mis compromisos laborales y las molestias físicas me han hecho pensar que este era el momento. El Tardelcuende entendió mi decisión a la perfección y les estoy eternamente agradecido porque son un club de categoría superior”

A pesar de que su último año no ha sido nada fácil, con tan solo siete partidos disputados, Culebras expresa que no ha parado de aprender y “de sufrir a distancia con un equipo que nunca se ha dado por vencido. Podrían haber abandonado a mitad de temporada, pero han sido consecuentes y se ha comprometido hasta el final”. Con esa lección de vida, el club homenajeará a esta leyenda del fútbol soriano como se merece, animando a todos los aficionados a este deporte a aplaudir al central soriano en su último baile sobre un césped.

Respecto a este acto, Culebras ha indicado cómo le gustaría que se le recordase: “Sé que va a venir mucha gente. Mi idea es que se proyecte el adiós de una persona que tenía mucha ilusión por ser futbolista y que lo consiguió con mucho cariño. Un reconocimiento a un entusiasta de la profesión que cierra una etapa de 33 años”.

Recuerdos imborrables

Después de que el equipo de su colegio lo rechazará con diez años y de probar con el baloncesto, José Antonio Culebras siguió insistiendo. En esa dirección, el futbolista señala que deseaba alcanzar este deseo por encima de todo: “Desde que llegué lo disfruté al máximo y prueba de ello es que guardo todas mis fotos como oro en paño. Gracias a la ayuda de mi psicólogo, Carrascosa, multipliqué por tres mi rendimiento y llegué a cotas que creo que están por encima de mis condiciones futbolísticas”.

Con todo ello, Culebras logró llegar a Primera División, enamorando a todas las aficiones de los equipos en los que jugó. Toledo, Numancia, Levante y Tenerife son solo un ejemplo de la enorme trayectoria que tiene a sus espaladas. Sobre esos pasos, el defensor soriano se muestra emocionado al recordar sus vivencias por Tenerife, club al que le tiene un cariño inmenso, o su satisfacción por jugar en su Numancia, “equipo del que soy un aficionado más”.

Dentro de esos momentos, Culebras añade que jamás se olvidará de uno: “Cuando he estado en la grada y no he participado, ha sido especial para mí porque he seguido con la misma ilusión y con la convicción de mejorar para volver a aportar. Mi lema es perseverar y no tirar la toalla. Todos recordamos lo bueno, pero también hay que estar orgulloso de sacar las cosas adelante cuando no van bien”. En esa tesitura, el defensor recuerda también la temporada 2000-2001 en la que apenas tuvo protagonismo en el Numancia hasta que llego Celestino Vallejo y le dio la oportunidad de cambiar su vida.

Cambio de mentalidad

Otro de los instantes que marcaron su carrera fue cuando tuvo que dejar el fútbol profesional: “Sentí un vacío muy importante. Quería seguir sintiéndome jugador y me quedé desorientado. No fue fácil la transición, pero la pureza del fútbol continuaba y mi objetivo era seguir disfrutando de este deporte”.

En ese cambio de rumbo, Almazán y Tardelcuende se han convertido en su hogar durante unos últimos años “en los que no he parado de seguir aprendiendo de este maravilloso mundo”. Con ese aprendizaje, Culebras recomienda a todos los niños “vivir intensamente y con ilusión el fútbol, sin presión de la familia, y trabajando para llegar más lejos de lo que uno puede pensar”.

Con esta última lección, Culebras vivirá sus últimos minutos vestido de corto con la elástica del Tardelcuende. De esa manera, el fútbol soriano y el nacional se despedirán de un entusiasta del fútbol que luchó contra todas las adversidades por convertirse un jugador de primer nivel.

Comentarios...