Volver Noticias de Soria - SoriaNoticias.com
Ruta de La Chorronera: 10 kilómetros de leyenda y de naturaleza

Ruta de La Chorronera: 10 kilómetros de leyenda y de naturaleza

RUTAS
Actualizado 06/11/2022 17:13
Pedro Lafuente

En esta propuesta, os invitamos a conocer un paraje apto para todos los públicos. A través de un terreno llano, observaremos una antigua mina de hierro, una cruz con mucha historia y una cascada. Recomendamos llevarla a cabo durante los meses otoñales, momento en el que se pueden apreciar estos lugares en su máximo esplendor con unos colores muy característicos. ¿Preparados para descubrir una nueva ruta con Soria Noticias y nuestro guía, Manolo Ciria?

Velilla de Medinaceli es el lugar que hemos elegido este mes de noviembre para realizar nuestra ruta. A lo largo de diez kilómetros y medio visitaremos una antigua mina de hierro abandonada, unos caminos teñidos por los colores del otoño, una cruz de leyenda, o una cascada que enamora a propios y extraños.

No obstante, antes de empezar será necesario que metamos en el maletero nuestros palos de andar, una botella de agua, el abrigo y una cámara de fotos. Con todo ello preparado, ¿estáis listos para descubrir un nuevo rincón de la provincia con nosotros?

En primer lugar, para llegar a nuestro destino desde Soria deberemos utilizar la A-15 en dirección a Medinaceli. Posteriormente, nos desviaremos por la Nacional A-2 hasta que observemos un cruce en el que se indica Velilla de Medinaceli. Siguiendo por este trazado, nos pararemos a 3 kilómetros del pueblo, en un cartel que señala la mina de hierro. Una vez ahí, aparcaremos el coche en un ensanche, dejando paso al resto de vehículos que quieran circular por el camino.

Vista al pasado

Al bajarnos del coche nos introduciremos en un sendero de unos 600 metros de distancia. Rodeados por carrascas, subiremos por una cuesta arenosa hasta desembocar en nuestro primer destino: una antigua mina de hierro. A nuestra llegada, lo primero que presenciaremos serán unas paredes montañosas en colores cobrizos. En este lugar también viajaremos hasta el pasado, recordando que hace muchos años allí se sacaba un mineral que era transportado hasta la estación de Jubera, lugar desde el que se trasladaban los materiales a los Altos Hornos de Vizcaya.

Después de esta clase de historia nos pondremos otra vez en marcha. Volviendo sobre nuestros pasos, descenderemos por el mismo camino unos 400 metros. De esa manera, alcanzaremos un camino a la izquierda que transcurre paralelo al río Blanco y a la carretera. Durante un kilómetro y medio continuaremos por él, llegando a parar a la calzada. En ese tramo, de la misma duración que el anterior, será importante que llevemos puesto el chaleco reflectante -la zona es tranquila y tiene amplios arcenes-.

Leyenda

A través de esta carretera nos adentraremos en Velilla de Medinaceli. Cruzando sus calles en dirección al cementerio encontraremos un cruce con una cruz al medio que tendremos que dejar a la izquierda. Sin embargo, antes de continuar es obligatorio hablar un poco sobre la historia de este símbolo. Según informan los lugareños, este fue levantado para homenajear a un chico de 16 años llamado Cirilo López Ballano. Este joven falleció, junto a su pollina, en julio de 1905 al caerle un rayo encima.

Además, en esta zona, la leyenda también cuenta que falleció Almanzor, un militar y político andalusí que ejerció como canciller del Califato de Córdoba. Un cartel situado en ese lugar explica que, tras fallecer en agosto de 1002 por un ataque de gota, su hijo, Abd al Mailk, enterró su espada y su cofre de viaje en algún punto de esta montaña. Con esa incertidumbre y con estas anécdotas históricas en nuestra memoria, nos introduciremos, a la derecha, en un sendero de un kilómetro y 200 metros que nos trasladará hasta el punto culmen de nuestra ruta. Durante los primeros compases descubriremos la riqueza vegetal de la zona con numerosos endrinos grandes, ciruelos de injertar, nogales, membrillos o cerezos silvestres. Entre todos ellos también aparecerán unos chopos que darán un colorido otoñal a nuestra ruta, llenando el suelo de hojas en tonos marrones.

Viajando por esta escena de película nos detendremos enfrente de un cartel, que nos desviará a la derecha por un camino de unos 200 metros. A mitad de este recorrido pasaremos por un túnel frondoso, que, en vez de impulsarnos hasta Narnia, nos dejará en uno de los parajes más bellos de la provincia de Soria, como lo es la cascada de La Chorronera. Esta nos recibe junto al experto en el territorio soriano, Manolo Ciria, encargado de guiarnos en esta fantástica aventura.

Dicho salto de agua se encuentra rodeado por rocas, llenas de musgo. Estas curiosas formaciones sedimentarias, llamadas travertinos, se originaron por la acumulación de depósitos de carbonato cálcico.

Actualmente, y a pesar de las fechas en las que estamos, cabe destacar la gran cantidad de agua que desciende por sus paredes. Esta nos proporciona un frescor muy agradable después de completar la mitad de nuestro trayecto.

Por otra parte, es importante conocer que el aporte de agua de la cascada y del río Blanco procede de un acuífero situado en la Sierra del Solorio, situada entre las provincias de Soria, Zaragoza y Guadalajara.

Iglesia con solera

Por último, antes de despedirnos de esta joya natural comprobaremos, gracias a un cartel informativo (la zona está muy bien explicada y señalizada en cada uno de sus puntos de interés), que este paraje cuenta con una vegetación muy variada como los zapatitos de la virgen o los helechos. Con esta última información, ponemos el broche de oro a una ruta que nos ha permitido conocer numerosas curiosidades e historias de la zona de Velilla de Medinaceli. No obstante, si todavía tenemos fuerzas a la vuelta, es muy recomendable parar a presenciar la iglesia de la Presentación de Nuestra Señora, construcción que conserva un retablo del s. XV y tres del s. XVIII.

Después de ello, solo queda regresar al coche por el mismo camino, recorriendo los cinco kilómetros de distancia. En ese tramo podemos recopilar todo lo que hemos conocido, sintiéndonos satisfechos por haber descubierto peculiaridades como la de Cirilo o la de Almanzor, o por haber presenciado, en primera persona, postales como la mina de hierro abandonada o la cascada de La Chorronera.

Muchas más rutas

Si os ha gustado esta propuesta y queréis conocer más, tan solo tenéis que acceder a la sección ‘Rutas’ de nuestra página web Soria Noticias, o a través del código QR que aparece en esta página. Más de 100 aventuras te esperan para que puedas realizarlas con nuestros consejos, acompañados por familiares o amigos. Además, la web ‘Soria ni te la imaginas’, de la Diputación Provincial, te muestra otros tesoros de la geografía soriana.

De esta manera, nos despedimos de una ruta de La Chorronera que nos ha permitido conectar, todavía más, con nuestro territorio y con nuestro yo interior ¡Nos vemos en la expedición del mes de diciembre, que será la última de un 2022 en el que hemos conocido 12 rutas muy recomendables dentro de nuestra provincia! ¡Coged fuerzas!

Comentarios...