Volver Noticias de Soria - SoriaNoticias.com
Dos recetas sencillas con hongos que no fallan

Dos recetas sencillas con hongos que no fallan

REPORTAJES
Actualizado 28/11/2022 20:46

La crema y el carpaccio de hongos son dos recetas muy sencillas que no fallan. La primera se puede hacer con hongos frescos o congelados, y la segunda son con boletus frescos y si son recién recogidos mejor.

CREMA DE HONGOS

Ingredientes: 400 gramos de hongos limpios, un litro de caldo de pollo, cebolla, puerro, mantequilla y, si se necesita un cucharadita de café de harina de maiz (Maizena), un diente de ajo, sal, pimienta, un huevo y una lámina de hojadre.

Los hongos pueden ser congelados o frescos. Estos últimos dan más aroma y sabor, claro. En la cazuela se saltea la cebolla y puerro con aceite extra virgen, mantequilla de Soria y un diente de ajo. Luego se echan los hongos en trozos. Cuado pierdan el agua y ya esten dorados y hechos, vertir 200 gramos de nata. Que se reduzca y se haga con la mezcla, y se echa un litro de caldo de pollo (si es casero mucho mejor). Se puede echar una cucharada de vino blanco o cognac o nada, si se quiere que el aroma del hongo no se mezcle ni se confunda con nada. Se hierve todo lentamente y se pasa la batidora. Que la crema quede al gusto de espesor. Si no queda lo suficiencientemente cremosa y ligada, se puede echar una cucharadita de café de harina de maíz (removida en un poco de agua fría). Para presentar, se puede echar la crema en un bol, tapado con hojaldre pintado con huevo batido. Se mete al horno para que el hojaldre suba y se saca cuando dore. La presencia es muy llamativa, porque parece el sombrero de un hongo. La crema se echa al bol fría para que se caliente a la vez se haga el hojaldre. Es un éxito seguro.

CARPACCIO

Da respeto hacer un carpaccio, pero es muy fácil. Por supuesto, hay que hacerlo con mimo y cariño. De entrada hay que elegir unos hongos muy frescos, sanos y con muy buena presencia, y de tamaño pequeño o mediano, para poder filetear el tronco con el sombrero. Por supuesto, hay que limpiar muy bien los boletus con un cepillo, pincel y paño húmedo para retirar todos los restos de tierra. Nunca hay que limpiar bajo un chorro de agua, o sumergiéndolos en algún recipiento con agua. Luego hay que cortar los hongos en láminas muy finas, de dos o tres milímetros. Si se tiene una mandolina, mejor.

Se colocan las laminas en un plato, y se aliñan con una mezcla de aceite virgen extra, pimienta, sal, cebollino picado o perejil, y piñones partidos.

Comentarios...