Volver Noticias de Soria - SoriaNoticias.com
Detrás de la maldición de la momia: 2 mentiras y 5 verdades sobre la momificación egipcia

Detrás de la maldición de la momia: 2 mentiras y 5 verdades sobre la momificación egipcia

Actualizado 05/04/2024 11:57

El antropólogo Jesús Herrerín explica a Soria Noticias todas las claves del proceso de momificación egipcia y desmiente algunos mitos que se han generado a su alrededor. Lo hace como preludio a la conferencia y presentación del libro 'La momificación egipcia. La vida eterna paso a paso', que tendrá lugar este viernes 5 de abril a partir de las 19:30 horas en el Casino organizada por la Fundación Científica Caja Rural de Soria.

¿Cuánto de mito y cuánto de realidad existe en el imaginario colectivo sobre la momificación egipcia? ¿Cómo se llevaba a cabo? ¿Disponían los antiguos egipcios de unos conocimientos de medicina superiores a los nuestros? ¿Respalda la ciencia las 'maldiciones de las momias'? Estas son algunas de las cuestiones que el doctor en antropología, profesor e investigador Jesús Herrerín responde a Soria Noticias como preludio a la conferencia y presentación de su libro 'La momificación egipcia. La vida eterna paso a paso', que tendrá lugar en Soria. Aunque es una práctica muy conocida, apunta que"sólo aquellos que se interesan más en profundidad se dan cuenta de lo complejo que era y de la cantidad de ritos que tenían que cumplir para que un cadáver se transformara en una momia". Y por eso, hoy nos explica dos mentiras y cinco verdades sobre el proceso de momificación.

Cinco verdades

Vamos a empezar por el principio. ¿Cuándo surgió? El antropólogo explica que en Egipto la momificación comenzó a aparecer entorno al año 4.000 a. C gracias a "un clima desértico que favorece las momificaciones naturales". Al enterrar a un individuo en una duna, el aire se va renovando entre la arena y eso, sumado al calor, hacía que fuera común la desecación de los cadáveres. "Los primeros egipcios seguramente verían que sus muertos se momificaban e intentaron replicarlo en los que estaban enterrando", explica. Poco a poco y después del "ensayo error" diseñaron un proceso que empleaba sal, resina y compuestos químicos antibacterianos. "Al final se formó un ritual que llega hasta la dinastía XXI, que es donde la momificación llega a sus más altas cotas", añade.

¿Y por qué se hacía? "En la religión egipcia para que el espíritu, el alma, pudiera ir al más allá y disfrutar con los Dioses necesitaba un cuerpo. El cuerpo tenía que mantenerse en buenas condiciones para que el alma volviese todas las noches", narra Herrerín. Por tanto la momificación era, al fin y al cabo, "una condición indispensable para poder disfrutar del más allá en la religión egipcia".

El proceso de momificación en sí, que duraba 70 días, era una práctica tanto religiosa como científica, ya que buscaba que las bacterias causantes de la putrefacción de los cuerpos dejaran de actuar. Primero se extraían las vísceras a través de una incisión en el abdomen. Los intestinos, el estómago, el hígado y los pulmones eran secados para luego ser introducidos en una serie de urnas. Posteriormente, el cadáver era rellenado y cubierto con sal durante 40 días para que, mediante un proceso de ósmosis, dejara el cuerpo sin agua. "Si no hay agua no hay vida y si no hay vida no hay bacterias", detalla el antropólogo.

Una vez seco, "se untaba con aceites olorosos de mirra o incienso y con resinas para dotarlo de un color adecuado" y luego "se vendaba y se metían amuletos entre medias, que dependiendo de la capacidad adquisitiva de cada uno podán ser de madera, de cerámica o de metal". El último paso era entregar la momia a la familia y los más pudientes podían permitirse introducirla en un sarcófago.

¿Quién podía aspirar a ser momificado? Al principio este proceso estaba restringido a los faraones, como detalla el antropólogo, y poco a poco se fue extendiendo a la familia real, a la élite de los sacerdotes y militares y a la aristocracia, terminando finalmente por "democratizarse". "A partir del Reino Medio todo el mundo quería convertirse en una momia para poder disfrutar del más allá en plenas condiciones", cuenta.

Pero como todo, la momificación también llegó a su fin. Esta práctica funeraria resistió la dominación romana. Incluso cuando el emperador Teodosio se convirtió al cristianismo y prohibió la momificación, muchos lo seguían haciendo. Herrerín sitúa el fin de esta práctica entorno al 300 d. C., cuando los cristianos coptos ganaron relevancia.

Dos mentiras

Explicado ya el proceso, toca explorar todos los mitos que han surgido al añadirle magia a la historia. "Hollywood es un espectáculo y los espectáculos ponen el acento en lo que más atrae a la gente", recuerda Herrerín. El principal mito al que han dado lugar estas narrativas, en palabras del antropólogo, es "pensar que el conocimiento médico que tenían los antiguos egipcios era muy superior al que tenemos hoy en día en muchas cosas". Porque aunque es cierto que sus avances eran de vanguardia para su época, siendo sus médicos los más cotizados por todos los gobernantes del momento (llegando incluso a "pedírselos al faraón"), el desarrollo del conocimiento anatómico y la medicina egipcia "no tiene nada que ver con el nuestro".

El segundo mito es creer en las curiosas maldiciones de la momia. "Son muy literarias, atraen mucho a la gente pero no tienen ningún recorrido científico", aclara. "No tienen tampoco bases biológicas, porque no puede ser que algún virus o bacteria se haya mantenido tanto tiempo", añade. "Claro que los que descubrieron la tumba de Tutankamón están muertos, todos nos morimos, pero la maldición no forma parte de los peligros que tenemos los investigadores cuando hacemos trabajos sobre momias", bromea.

Los apasionados de la cultura del Antiguo Egipto podrán continuar resolviendo sus dudas y aprender "paso a paso cuáles son los procesos que se llevaban a cabo" en la conferencia de esta tarde. Organizada por la Fundación Científica Caja Rural de Soria, comenzará a las 19:30 horas en el Salón Gerardo Diego del Casino con entrada gratuita. Habrá firma de ejemplares del libro a cargo de su autor, que recuerda que tienen una gran vinculación con Soria, ya que su tesis doctoral se centró en los restos humanos que fueron exhumados en la catedral de El Burgo de Osma.

Detrás de la maldición de la momia: 2 mentiras y 5 verdades sobre la momificación egipcia | Imagen 1

Únete a nuestro canal de whatsapp

En la agenda

Comentarios...